BODEGAS DOMECQ
JEREZ 1730

Inicio | Nacional - Internacional - Rural | Guías | Ocio | Hoteles | Restaurantes | Bodegas | Embutidos | Varios

LA HISTORIA Y ORIGEN DEL NOMBRE - LA FAMILIA DOMECQ -  LAS BODEGAS

LOS VINOS DE  DOMECQ - EL BRANDY  DE JEREZ - LOS BRANDIES

DOMECQ TRES SIGLOS DE HISTORIA

16. LA FAMILIA DOMECQ

16.1. ORIGEN GENEALOGICO

La familia Domecq procede de la antigua comarca francesa del Bearn que lindaba con Navarra y Aragón y que actualmente forma el departamento de los Bajos Pirineos. Documentos de 1.385 ya citan a la Casa Domecq de la "Verguerie d'Usquain" como una de las más antiguas de la región, al rendir Juan de Domecq homenaje a Luis XIV, el 18 de Marzo de 1.666, recibía en la investidura un par de guantes blancos del rey.

El nombre de Domecq, deformado por el "patois", subdialecto de la zona, equivale al latín dominium y, en definitiva, quiere decir señor.

Esta familia de la nobleza provinciana francesa no podía ni remotamente imaginar que su nombre iba a permanecer, a lo largo de las generaciones, profundamente ligado a la historia de los vinos y los brandies de Jerez.


16.2. LOS PRECURSORES DEL NEGOCIO

La historia arranca cuando un irlandés, Patricio Murphy, se presenta en Jerez en 1.725, con el propósito de establecer un negocio de telares. Todo hace indicar que Patricio poseía una gran visión empresarial que le hizo dejar de lado sus telares y dedicarse en cuerpo y alma al mundo vinatero. De esta forma, y casi sin darse cuenta, funda el negocio en 1730.

Unos años más tarde, aparece en Jerez un curioso hombre de negocios francés llamado Juan Haurie Nebout, que comienza a ser conocido por su intensa actividad comercial. El insólito encuentro de un irlandés y un francés en el Jerez del XVIII acabó en una sólida amistad. De hecho, Haurie deja sus negocios, se convierte en asesor de Murphy y se ponen a trabajar juntos en la bodega. Al morir Murphy en 1762, soltero, le dejó a Haurie en herencia todos sus bienes. 

El viejo Haurie se dedica por completo al negocio del vino y, en el plazo de unos años, lo hace crecer adquiriendo importantes instalaciones. En el año 1772 gana un pleito al Gremio de la Vinatería, severísimo, y consigue de esta forma tomar parte en las tres ramas que componen el negocio: crianza, almacenaje y exportación. Perfila una arriesgada operación y se apoya en cinco sobrinos de tal modo que, en 1791, se funda la razón "JUAN HAURIE Y SOBRINOS".

Juan José, Juan Pedro y Juan Luis, hijos de su hermano Pedro; Juan Carlos, hijo de su hermano Juan Pedro y Pedro de Lembeye y Haurie, hijo de su hermana María y Arnald de Lembeye, heredaron el negocio con la muerte de su tío, en 1794. Al mismo tiempo recibieron el encargo de disolver la sociedad y fundar otra nueva por veinticinco años que sólo debería deshacerse al final de los mismos, o antes si hubiesen fallecido cuatro de los titulares.

La realidad es que, en 1814, ya habían desaparecido todos excepto Juan Carlos Haurie quien, continúa con la sociedad. Pero la empresa se encontraba agonizando por aquellas fechas debido a las secuelas de la Guerra con Francia. 


17. CONSOLIDACION Y EXPANSION DEL NEGOCIO FAMILIAR


17.1. FUNDACION DE PEDRO DOMECQ

En este cerrado horizonte aparece un personaje extraordinario llamado Pedro Domecq Lembeye que pronto se caracterizará por su eficaz capacidad de gestión y por sus altas dotes de organización. Es el primer Domecq que viene a España, en 1.816, con un único objetivo, triunfar.

Pedro era hijo de Juan de Domecq y Catalina Lembeye. Dicho de otro modo, era nieto de María Haurie, la hermana del fundador de la firma "Juan Haurie y Sobrinos".

Por su condición de noble, Pedro Domecq Lembeye había tenido que dejar Francia junto con su familia para huír de la persecución de los revolucionarios de 1789.

Muy joven, comenzó a trabajar en Londres, en "Gordon, Murphy and Co." para posteriormente constituír, en 1809, con John James Ruskin - padre de J. Ruskin, famoso filósofo y crítico de arte - y en unión de Henry Telford, la sociedad "RUSKIN , TELFORD & DOMECQ", compradores de sherry y agentes exclusivos en Inglaterra de la firma instituida por su tío-abuelo, "Juan Haurie y Sobrinos," de Jerez. 

En 1818, Pedro Domecq Lembeye firma la escritura por la cual adquiere de su tío, Juan Carlos Haurie, los derechos de la firma "Juan Haurie y Sobrinos". De esta forma, en 1.822, funda la razón "PEDRO DOMECQ". 

Durante su gestión, la empresa se sitúa a la cabeza del comercio de los vinos de Jerez y adquiere una sólida estabilidad financiera. Trajo de Francia un revolucionario aparato rectificador para aguardientes de alta calidad, haciendo venir de París a Pedro Alegre para instalarlo en la zona conocida como Puerta de Rota. El 12 de octubre de 1.823 recibió la visita del rey Fernando VII, que lo nombraría, un año más tarde, Gentilhombre de Cámara, haciéndole proveedor suyo y concediéndole el privilegio de unir las Armas Reales a la Casa.

Era la primera vez que un rey visitaba una empresa de vinos y, para tal acontecimiento, se traza el hermoso jardín que se encuentra hoy frente a la entrada de la bodega. 

Pedro Domecq tuvo cinco hijas que llegaron a casarse con la más refinada nobleza francesa. Con ello, las herederas se desligaron por completo de los negocios de su padre. Esta circustancia le llevó a tomar la decisión de proponer a su hermano Juan Pedro Domecq Lembeye que se convirtiera en su colaborador, con una participación en la empresa.

Pedro Domecq Lembeye fallecía de forma accidental, en 1839, a los 52 años.


17.2. SUCESION Y CONTINUIDAD DE LA OBRA DE PEDRO DOMECQ


A la muerte de su hermano, Juan Pedro formó sociedad con sus sobrinas por sextas partes iguales. Con el paso del tiempo, todas fueron vendiéndoles su participación hasta que, en 1864, se convierte en el único titular del negocio.

Durante su gestión tuvo lugar, en 1855, la adquisición de la bellísima casa-palacio situada en la Alameda del Marqués de Casa Domecq, que perteneció al primer Marqués de Montana, Antonio Cabeza de Aranda y Guzmán. Esta casa sirvió, a lo largo de las generaciones, de cálido punto de encuentro para toda la familia. 

Juan Pedro permanece soltero pero decide adoptar, en 1866, a Juan Pedro de Aladro, el cual llegó a transformarse en un personaje verdaderamente fascinante que llevó el negocio y al mismo tiempo desempeñó tareas diplomáticas dentro y fuera de España.


17.3. PEDRO DOMECQ LOUSTAU, CREADOR DEL PRIMER BRANDY ESPAÑOL

En el año 1869, murió Juan Pedro Domecq Lembeye. Dos años antes, había formado con su sobrino Pedro Domecq Loustau, que trabajaba con él en la empresa, una sociedad regular comanditaria. Juan Pedro Domecq nombó heredero universal a Juan Pedro Aladro. 

 

Pedro Domecq Loustau había llegado a Jerez cuando contaba dieciocho años. Pese a su juventud, gozaba de gran experiencia comercial, pues estuvo en Londres en "Ruskin Telford and Domecq", sociedad que desde 1865, al disolverse, se convertiría en "Peter Domecq and Co.". Con él, la Casa Pedro Domecq se engrandeció sobremanera. Completó las obras de "El Majuelo" en los viñedos de Macharnudo y amplió las bodegas. 


Pedro Domecq Loustau había recibido el encargo de elaborar 500 bocoyes de un alcohol de calidad excepcional, sin fijar limite de tiempo ni cantidad para tal menester. El planteamiento no había podido ser más afortunado ya que, para un profesional como él, constituía todo un reto. Al cabo de dos años, consiguió un aguardiente de máxima calidad. la sorpresa fué mayúscula cuando el demandante de tan especial encargo confesó la imposibilidad de hacer frente al pago del mismo.


Ante esta difícil situación, Pedro Domecq rescinde el contrato y ordena que toda esa enorme cantidad de alcohol se almacene en las botas de roble americano de la bodega. El tiempo pasa lentamente y, al cabo de cinco años, pide una muestra. Aquel líquido dorado y de fuerte aroma es un brandy extraordinario. Este inusitado descubrimiento abre de pronto las puertas a nuevos horizontes de mercados. Pedro Domecq se apresura a importar alambiques y maquinaria inglesa y, cuando ya dispone de las suficientes reservas, lanza una nueva marca, "FUNDADOR", que aparece en el año 1874, y que se convierte en el primer brandy producido y comercializado en España. 

Pedro Domecq Loustau fué el primero de la saga familiar en casarse con una mujer española, Carmen Núñez de Villavicencio que le dió diez hijos de los cuales vivieron seis y que fueron los primeros Domecq españoles y jerezanos. El creador de Fundador falleció el año 1894.

Carmen Núñez de Villavicencio fue una mujer de un carácter dinámico que supo sacar adelante esa gran empresa que era su familia. El rey Alfonso XIII, en 1920, como reconocimiento a la labor de su marido, le concedió el título de Marquesa de Domecq D'Usquain.


 

La descencencia de Pedro Domecq Loustau se diversificó en cinco grandes ramas:

Puertohermoso o Soto-Domecq, Domecq-Rivero, Domecq-Dìez, Domecq González, y Domecq-De la Riva.

Juan Pedro de Aladro, copropietario de la bodega con Pedro Domecq Loustau, murió en 1914, sin descendencia. 

Su viuda convino con la empresa en la liquidación de la parte de su esposo.


18. LA HISTORIA DE LOS TIEMPOS MODERNOS

En la dirección de la empresa, sucedieron a Pedro Domecq Loustau sus hijos: Pedro, Marqués de Domecq, que dirige la empresa hasta 1.921, asistido por sus hermanos. Ellos vivieron el tremendo embate de la filoxera que asoló los viñedos jerezanos a finales del siglo pasado. Durante este período se producen las visitas del rey Alfonso XIII en 1.904 y 1.915, la segunda en compañía de su esposa, la reina Victoria Eugenia. 

En el período de los años treinta, dirigen el negocio cuatro hombres, Pedro Domecq Rivero, Pedro Domecq González, Pedro Soto Domecq y Juan Pedro Domecq. En ese periodo, la empresa inicia un segundo proceso de expansión, esta vez de cara a la exportación.

En 1941, Pedro Domecq Rivero lleva a cabo la transformación de la sociedad regular colectiva en sociedad anónima, consolidando además la presencia de la empresa en el mercado nacional. Los hermanos Pedro y José Ignacio Domecq González, se ocuparán de potenciar el mercado europeo e implantarán empresas con tecnología propia en varios países de América Latina.

A partir de 1950, los importantes desequilibrios en las balanzas de pago de los países de Hispanoamérica hacen caer las exportaciones. La empresa entiende que debe reorientar su sistema de ventas y comienza así una tercera fase de decisiva expansión. En 1955, José Ignacio Domecq recibe el encargo de iniciar la elaboración y supervisión de los brandies que Domecq producirá en México, Argentina, Colombia, Venezuela y Brasil. En él se sintetizaron la experiencia y la dedicación plena al estudio de los procesos de producción y las calidades de vinos y brandies de Jerez. Fué el último patriarca de los Domecq en la bodega y reconocido internacionalmente por los expertos como "La Nariz", gracias a su especial don para la cata y la clasificación de los vinos.

En 1980 se produce la incorporación del grupo Mora-Figueroa al accionariado de Domecq. En este periodo se comienzan los procesos de diversificación e incorporación de nuevas marcas para su comercialización en el mercado nacional.

La incorporación de DYC, primer productor de whisky nacional, en 1991 y de Fernando A. De Terry, empresa productora del brandy Centenario, en 1992, llevan al Grupo Domecq al liderazgo nacional en el sector alimentario. Es una nueva etapa de pujanza y de brillantes resultados empresariales.

En 1994, la multinacional británica Allied Lyons, que ya tenía participación en el accionariado de la compañía, adquiere la totalidad de Domecq, pasando a denominarse Allied Domecq y constituyendo uno de los primeros grupos mundiales en el sector de vinos y bebidas espirituosas.

En estos últimos años, Domecq se ha transformado en una empresa que, respetando valores arraigados en la más honda tradición, ha sido capaz de situarse a la cabeza en innovaciones tecnológicas e implantación de sistemas que aseguran y garantizan la calidad a sus miles de clientes y consumidores.

LA HISTORIA Y ORIGEN DEL NOMBRE - LA FAMILIA DOMECQ -  LAS BODEGAS

LOS VINOS DE  DOMECQ - EL BRANDY  DE JEREZ - LOS BRANDIES

Inicio | Nacional - Internacional - Rural | Guías | Ocio | Hoteles | Restaurantes | Bodegas | Embutidos | Varios

 

Benabola Hotel & Apartments Puerto Banus: Hotel in Puerto Banus.