Archivos

rel


    Twitter Facebook Google Plus LinkedIn RSS Feed Email

UN PRINCIPADO DE CUENTO

UN PRINCIPADO DE CUENTO

Como aquellos cuentos donde el reino, principado en este caso, era un lugar bellísimo de gentes encantadoras, paisajes de ensueño, nevados en invierno y todo lo que la imaginación pueda hacerles imaginar, así es Andorra. Un país situado en el corazón de los Pirineos, entre Francia y España, y donde no hay espacio en este pequeño territorio europeo de 468 kilómetros cuadrados de superficie, que no valga la pena ser visto, sentido o disfrutado. País de la nieve, país de las compras, país del agua, país del deporte, país del románico…el Principado de Andorra se tilda de muchas maneras y todas ellas acertadas.

En ocasiones se tiende a encasillar determinado lugar por una característica concreta, con bastante o poco acierto, y se olvidan otras muchas que son realmente valiosas o cuando menos más relevantes. Es lo que sucede con el Principado de Andorra donde su régimen fiscal bastante menos exigente que los de los países vecinos lo encuadran como una especie de  paraíso para ahorrar impuestos. Pero el auténtico paraíso es todo lo demás. Como dato, en tan sólo 468 kilómetros cuadrados, Andorra ofrece 5 estaciones de esquí con más de 279 kilómetros de pistas para esquiar. La situación privilegiada de las pistas, en el corazón de los Pirineos, hace que se pueda disfrutar de una temporada suficientemente fría y un alto porcentaje de días de sol todo el año

Sin embargo, cada vez es más numeroso el turismo que visita Andorra en primavera o verano que durante el invierno, ya que pueden hacer grandes rutas de montaña, adentrarte en sus valles, el valle de Madriu-Perafita-Claror es Patrimonio de la Humanidad, y conocer más en profundidad las peculiaridades de este singular país.  Pero sobre todo es un país donde se disfruta se vaya como se vaya y cuando se vaya, y en familia las posibilidades son interminables. Porque no siempre es fácil elegir un destino para todos y que a todos guste o donde todos disfruten. Pero este sí lo es. Hasta para los niños que siempre suelen plantear dificultades, este lugar es ideal para ellos y seguramente serán los que pidan repetir en las próximas vacaciones. O en cualquier momento, porque un fin de semana basta, al menos para conocerla en principio.

Y en estos momentos, en este tipo de turismo en grupo o en familia, el alojamiento ideal para todos es alquilar un apartamento donde disfrutar del Principado como un vecino más. Sin horarios, sin problemas de cocina, con un ahorro considerable al alojarse todos en el mismo, y con la comodidad que disfruta el que está en su casa. Visiten apartamentos Andorra y elijan el suyo. No lo piensen más porque los paraísos están cotizados. No tarden y vayan.