Día Internacional para la Erradicación de la Fístula Obstétrica

Se estima que dos millones de mujeres en África Subsahariana, Asia, la región árabe, América Latina y el Caribe viven con esta lesión,
 y que cada año se producen entre 50.000 y 100.000 casos más.

En 2012 la Asamblea General de las Naciones Unidas en la Resolución 67/147 proclamó el 23 de mayo Día Internacional para la Erradicación de la Fístula Obstétrica. “La Asamblea General llama a la comunidad internacional a usar todos los años el día internacional para crear conciencia e intensificar de manera significativa las medidas dirigidas a erradicar la fístula obstétrica”. 

 Luchemos contra la fístula, ahora más que nunca

La lucha para poner fin a la fístula obstétrica, una de las lesiones más graves y trágicas que pueden ocurrir durante el parto, podría verse amenazada por la pandemia de COVID-19.

Existen maneras de prevenir esta lesión: retrasar la edad del primer embarazo, poner fin a ciertas prácticas tradicionales nocivas y proporcionar un acceso oportuno a la asistencia obstétrica.

Se prevé que haya 13 millones más de matrimonios infantiles en el curso de 10 años a causa de la pandemia, ya que es probable que muchas familias se apresuren a casar a sus hijas para reducir el coste de cuidarlas, especialmente ante las consecuencias económicas del coronavirus.

También se espera que la pandemia cause retrasos significativos en los programas para acabar con la mutilación genital femenina (MGF), algo que podría conducir a un aumento en los casos de MGF, según el UNFPA.

A medida que el virus avanza en estos países, los servicios de salud se sobrecargan o bien ofrecen servicios muy limitados para lo que las mujeres necesitan. Al mismo tiempo, muchas mujeres y niñas también se saltan importantes revisiones médicas por temor a contraer el virus.
Con este posible futuro escenario de medidas preventivas en peligro, ahora más que nunca, es importante pedir a la comunidad internacional que utilice el Día Internacional para la Erradicación de la Fístula Obstétrica para aumentar significativamente la conciencia sobre el problema e intensificar las acciones para terminar con la fístula obstétrica, así como instar a realizar seguimientos posoperatorios y apoyo a las pacientes que la padecen.