Los jugadores de ruleta más famosos de la historia

En el siglo XVII, el francés Blaise Pascal, uno de los matemáticos y físicos más renombrados de la historia, intentó diseñar una máquina de movimiento perpetuo, que, después de un impulso inicial, sería capaz de continuar funcionando eternamente sin necesidad de energía externa adicional. Aunque no tuvo éxito en su búsqueda, sí creo una versión primitiva de la rueda de la ruleta. La rueda inventada por Pascal se mantuvo intacta durante siglos. Sin embargo, todo cambió a finales del siglo XIX, cuando los hermanos François Blanc y Louis Blanc añadieron el número cero a la ruleta para el rey Carlos III de Mónaco. El monarca necesitaba desesperadamente aliviar los problemas financieros del Principado, y la mesa de la ruleta se convirtió en una gran fuente de ingresos y el símbolo principal de la cultura de los casinos en Montecarlo.

La ruleta no escapó de la influencia estadounidense. El juego de azar cruzó el océano Atlántico y llegó a las costas de Estados Unidos, donde demostró ser muy popular también, especialmente durante la fiebre del oro (fenómeno social ocurrido en el país entre 1848 y 1855). Como resultado de este incremento de la popularidad, los propietarios de los establecimientos de juego decidieron aumentar la ventaja de la casa con la introducción de la casilla del doble cero, siendo la contribución estadounidense más destacada en la historia de la ruleta. Hoy en día, los aficionados a los juegos de azar pueden disfrutar de la versión francesa y la versión americana en los casinos online. Una modalidad de juego que muy pocos jugadores han podido dominar a lo largo de la historia. En este artículo hablamos de los jugadores de ruleta más famosos.

Joseph Jagger

Joseph Jagger, también conocido como “el hombre que rompió el banco en Montecarlo”, es considerado el primer jugador famoso de la ruleta. Este trabajador del molino de Yorkshire (condado histórico en el norte de Inglaterra) pasó meses, incluso años, en el Casino de Montecarlo, donde ganó 80.000 libras de la época, unos 7.5 millones de libras, según el libro en From the Mill to Monte Carlo: The Working-Class Englishman Who Beat the Monaco Casino and Changed Gambling Forever de la escritora Anne Fletcher. En el siglo XIX, los jugadores podían jugar en la mesa de la ruleta siempre que el crupier tuviera las fichas suficientes para pagar las ganancias. De esta forma, si perdía todas sus fichas, la mesa estaba obligada a cerrar. Jagger fue capaz de ganar todo el bote de una mesa del establecimiento de juego monesco, convirtiéndose en una figura inmortal de la ruleta.

A pesar de ganar 7.5 millones de libras, el británico no era un gran jugador de ruleta y tampoco utilizó una estrategia específica en el Casino de MontecarloLa clave del éxito de Jagger es que había observado que algunas ruedas de la ruleta tenían defectos de fabricación y, utilizando estos defectos a su favor, podía predecir dónde aterrizaría la bola. Jagger fue uno de los pocos jugadores en su época que descubrieron que estas imperfecciones eran lo suficientemente importantes como para determinar dónde se detendría la bola de la ruleta. Sin embargo, los propietarios de los establecimientos de juego descubrieron estos problemas y actuaron para resolverlos, cambiando cada noche el orden de las ruedas.

Ashley Revell

Ashley Revell acaparó todos los titulares de la prensa internacional en 2004 cuando apostó todos los ahorros de su vida jugando a la ruleta en el Casino Plaza Hotel de Las Vegas. Antes de aterrizar en la ciudad del juego de Estados Unidos, este británico vendió todas sus propiedades en Reino Unido, con las que consiguió 135.000 dólares. Con todo ese dinero, Revell entró en el primer casino que vio en Las Vegas y apostó al rojo, que tenía menos de cincuenta por ciento de posibilidades de ganar, con el objetivo de conseguir el dinero necesario para invertir en un negocio que le rondaba la cabeza desde hacía años.

La bola de la ruleta aterrizó en el número 7 rojo y Revell ganó 270.600 dólares. El británico jugó a la ruleta una vez en su vida, arriesgó todos sus ahorros y ganó, pero solo porque era un hombre afortunado. “El giro de la ruleta en el Casino Plaza fue el momento más asombroso de mi vida”, dijo Revell. La victoria de Revell fue transmitida por Sky One, un programa de televisión británico que acompañó al jugador en su experiencia en Las Vegas hasta la apuesta. Además, también inspiró el reality show de Simon Cowell, directivo británico de la compañía musical Sony Music, llamado ‘Red or Black’.

Norman Leigh

En el verano de 1966, Norman Leigh entró en el Casino de Niza acompañado de un grupo de 12 personas, que compartían su pasión por la ruleta, con el objetivo de ganar sistemáticamente en esta modalidad de juego utilizando el sistema Labouchere inverso. Después de ocho días de juego, el británico consiguió 800.000 francos, una cantidad de dinero muy alta para esa época. Una vez realizado el pago, el gerente del establecimiento de juego de la Costa Azul de Francia expulsó a Leigh, y posteriormente lo demandó para que fuera incluido en la lista de clientes no deseados del resto de los casinos franceses. Dos semanas más tarde, todos los casinos del país galo prohibieron la entrada a Leigh y su grupo.

A pesar de nacer en Londres, Leigh siempre mostró cierta obsesión con el Casino de Niza. Esto se debe a que en su juventud presenció cómo su padre, propietario de un negocio hotelero en Reino Unido, era expulsado del establecimiento de juego de la Costa Azul tras perder todo el dinero en la ruleta. Desde entonces, el británico se empeñó en crear el sistema más infalible para derrotar a todos los casinos, y especialmente al Casino de Niza. El propio Leigh describió detalladamente su aventura en el libro Trece contra la banca: un sistema infalible para ganar. ¡Siempre que el casino le permita seguir jugando! Un emocionante relato para todos aquellos aficionados a la ruleta del casino.