Breve Introducción a la Psicología

¿De qué se trata? | La máquina suave | Vivimos y aprendemos  | El recuerdo y el olvido |
La búsqueda de un motivo | La revelación de nuestros sentimientos | "Soy lo que soy"
 Descarrilándose | Hacia un mundo mejor | Bibliografía


 ¿De qué se trata?

He aquí una historia sobre Nasrudin, quien durante siglos fue personaje central de las leyendas orientales:
Un vecino fue a pedir prestada a Nasrudin una cuerda para tender la ropa.
“Lo siento”, dijo, “pero estoy secando harina en ella”.
“¿Pero, cómo puedes secar harina en una cuerda?”
“Es menos difícil de lo que te imaginas cuando no la quieres prestar”.
Este ejemplo muestra algo sobre una de las actividades de la mente humana: la capacidad de razonar. Si no queremos aceptar o hacer algo, siempre encontraremos “buenas” razones para negarnos e incluso para convencernos a nosotros mismos de que no lo podemos hacer.
En esta historia tenemos un modelo exacto de dicho proceso, aun cuando nadie en esa época lo llamara “racionalización”.


La psicología y la vida

Todos somos en cierto modo psicólogos. En nuestra vida diaria hacemos lo que un psicólogo hace en un laboratorio. Observamos a nuestros compañeros humanos y escuchamos lo que dicen, Observamos cómo reaccionan ante lo que hacemos. Juntamos toda la información de nuestras observaciones y establecemos teorías (las personas de baja estatura son agresivas; las mujeres, nerviosas para manejar; los estudiantes de pelo largo fuman marihuana, etc.). Luego probamos estas teorías observando si nuestras predicciones son acertadas o buscamos alguna evidencia para apoyarlas. A menudo nos equivocamos, aun cuando no lo admitamos fácilmente. Nuestro sentido común puede ser suficiente en varias situaciones y tareas, pero también nos puede llevar a falsas conclusiones y hacer inútil nuestro trabajo. Muchas de nuestras ideas sobre la naturaleza humana, la personalidad o las influencias culturales pueden no ser más que simples prejuicios o estar basadas en suposiciones derivadas de nuestra propia naturaleza, personalidad y educación.
Posiblemente seamos malos observadores de los fenómenos, personas que no discriminan la información, o también carecer de una adecuada capacidad para asimilar las ideas complejas, y todo ello nos puede llevar a un mal empleo de la psicología, es decir, a “psicologisar”.

Resulta fácil tratar de explicar o entender el comportamiento, secundar argumentos falsos o demasiado simplificados para apoyar nuestras proposiciones. Decimos, tomando un ejemplo sencillo, que: “La violencia característica en las familias numerosas y pobres, se debe a las condiciones de hacinamiento en que viven”. ¿Por qué? Porque todos sabemos que si muchas ratas son puestas en una jaula pequeña, al final se atacarán unas a otras, llegando incluso a matar a las más débiles.

La idea es interesante, la inferencia, tentadora, pero los supuestos son incorrectos. Es cierto que algunas personas pueden reaccionar violentamente y que otras pueden sentir pánico o inquietud en condiciones de hacinamiento, pero la mayoría no lo hará. Aun para las que sí lo experimenten, podría haber muchas  razones que explicasen su comportamiento evidentemente típico”. Las ratas no son iguales a los humanos y éstos no son iguales entre sí. Las ratas almacenan sus alimentos, algunos gitanos también. ¿Son avaros todos los gitanos? ¿Matarían a sus hermanos en una caravana con demasiadas personas? No. Sin embargo, este proceso de simplificar el mundo en que vivimos, estableciendo analogías entre cosas sin relación alguna, puede dominar todas nuestras respuestas, incluyendo nuestro estilo de vida.

Cuanto más compleja o desconcertante es una situación, tanto mayor es nuestro deseo de simplificarla. Los psicólogos se estremecen ante esta tendencia. Alegan que mientras más complejas sean las situaciones a las cuales nos enfrentamos, tanto mejor, si es que estamos interesados en la verdad sobre nosotros y en nuestra forma de comportarnos. Cuanto más maduros seamos, menos tendremos que simplificar o psicologisar y mejor será nuestra adaptación a la vida real, lo cual no es sencillo. A esto se debe que los psicólogos intentan seguir los métodos científicos.

Descifrando los misterios

Hace unos cien años, la idea de adoptar un criterio científico para el estudio de las personas fue
una emocionante novedad. En aquella época parecía un gran progreso el descubrir qué tan grande
tenía que ser la diferencia entre dos pesos para que una persona -cualquier persona- fuera capaz
de discriminar esa diferencia. Luego se descubrió que más o menos sucedía lo mismo cuando se
juzgaban diferencias en cuanto a la intensidad del volumen, color o longitud de las líneas. Este fue
un descubrimiento importante: implicaba que el ser humano se comporta en formas regularmente
repetibles y predecibles, para las cuales resulta apropiado un método experimental de
investigación.

Este desarrollo condujo directamente a los grandes progresos subsecuentes que tuvieron lugar por
el uso de métodos científicos para tratar de responder a la pregunta: “¿Cómo nos convertimos en
adultos competentes?”. Todos empezamos como niños indefensos: por lo menos una parte de la
nueva conducta, adquirida a lo largo del camino del desarrollo hacia la edad adulta, debe ser
aprendida: ¿cómo opera entonces el proceso del aprendizaje?

La primeras respuestas científicas fueron las del psicólogo ruso Pavlov y las del psicólogo
norteamericano Thorndike. Ellos demostraron que el aprendizaje se basa en la recompensa y el
castigo, pero sus descubrimientos fueron más sutiles de lo que sugiere este enunciado. No
cualquier recompensa, dada en cualquier momento, funciona: debe ser algo verdaderamente
deseado por el organismo a un nivel biológico y debe llegar rápido (aproximadamente medio
segundo) después de haber ocurrido la conducta que se debe aprender.

Ahora sabemos que el aprendizaje en realidad es un proceso mucho más complicado, pero esa
fue la semilla de donde surgió gran parte de la psicología. Un aspecto importante del trabajo de
Pavlov y Thorndike fue su experimentación con animales. Con otros innovadores, fueron capaces
de demostrar que el aprendizaje del comportamiento humano se puede relacionar confiadamente
con el mismo proceso de los animales inferiores. Esto no significa -como vimos en el ejemplo de
las ratas y los gitanos- que los humanos se comportan como los animales, sino que ambos
aprenden algunos de sus patrones de conducta de manera similar. En realidad, los humanos hemos
aprendido mucho acerca de nosotros mismos, al investigar metódicamente aspectos específicos
del comportamiento animal.

De este modo, a la psicología se le daba el nombre de “ciencia de la conducta”, o, en forma más
precisa, “ciencia del comportamiento de los organismos”. Pero una definición más antigua fue la de
“ciencia de la vida mental”. Muchos psicólogos modernos están regresando a esta definición que
hace de la “conciencia” un concepto central y propicia el estudio de los sueños, la fantasía, los
recuerdos, los procesos del pensamiento, las sensaciones, etc. -es decir, de todos los aspectos del
funcionamiento mental.

Los primeros psicólogos, en particular los primeros conductistas, negaban la importancia de
dichos fenómenos o los veían como tipos especiales de comportamiento. Argüían que, por
ejemplo, los pensamientos tienen muy poca relación con lo que la persona piensa, es o hace en
realidad. Un hombre puede considerarse a si mismo como un león, pero ser visto por sus amigos
como un ratoncito, como un apacible y gentil sujeto con ideas un poco ridículas. De acuerdo con
los conductistas, lo que hace es lo que en realidad importa a los demás y, a la larga, a él mismo.
Las acciones dicen más que las palabras.


La psicología como ciencia

Como ciencia moderna, la psicología ha entrado a una etapa excitante, en la cual un
descubrimiento sigue a Otro. Las técnicas de investigación se han venido desarrollando firmemente
a lo largo de este siglo y los resultados de muchos experimentos psicológicos posteriores poseen
una autoridad y una claridad de las que carecían los trabajos iniciales. Estos resultados, fundidos
en un cuerpo teórico, también se han vuelto más accesibles e inteligibles y, como tal, pueden ser
de mucha mayor utilidad para cada uno de nosotros.

¿Es la psicología, entonces, una respuesta a nuestros problemas? ¿Explicará satisfactoriamente
todo nuestro comportamiento? ¿Nos ofrecerá los medios para “curar” la conducta que calificamos
de “mala”? ¿Abrirá nuestra mente? No es tan sencillo como eso.


Una cuerda de muchos hilos

Existe un sorprendente número de teorías que llevan a la interpretación e investigación psicológica.
Originalmente algunas fueron formuladas como respuesta a las preguntas que parecían importantes
en el momento de su concepción o que parecían acordes con las ideas filosóficas prevalecientes.
Por ejemplo, es posible atribuir la paternidad de las ideas freudianas tanto al clima social e
intelectual de la Viena victoriana tardía, como a la originalidad del maestro. El trabajo del gran
psicólogo suizo, Jean Piaget, sobre la inteligencia, puede considerarse indeleblemente asociado
con la tradición intelectual racionalista europea. La proliferación y amplia aceptación de las teorías
conductistas se puede hallar en el predominio de las ideas científicas norteamericanas de la
segunda mitad del siglo XX. Inclusive, el interés tan común por la psicología oriental coincide con
nuestra fascinación contemporánea por la conciencia del sí mismo.

Sin embargo, la transitoriedad de las condiciones en que se concibe una teoría no deben afectar la
durabilidad de su validez o utilidad más de lo que, el hecho de que Mozart haya muerto hace cerca
de 200 años, pueda afectar el significado de Don Giovanni.
Por lo tanto, no es sorprendente que la psicología no sea la disciplina sencilla que podríamos
desear que fuera. Su patrón ha sido tejido intrincadamente por varias teorías como las que dan
preponderancia a los procesos cognoscitivos, a las etapas críticas del desarrollo, a las metas y
aspiraciones futuras, a las expectativas y presiones sociales, a los “impulsos”, a los fenómenos del
“aquí y ahora” o al hecho de que “así nacimos”, etc.

Con tantas y tan diferentes conjeturas sobre la naturaleza humana, resulta difícil saber exactamente
qué necesita ser investigado y explicado. Cada teoría no sólo lleva a sus propias preguntas,
también tiende a mostrar cierta preferencia por una metodología que puede ser diferente de todas
las demás. Esto puede dar como resultado, y a menudo sucede, que los hallazgos logrados por un
solo punto de vista sólo sean imperfectamente compatibles, o estén en completo desacuerdo con
los de otros. El comportamiento, por así decirlo, no es algo que se pueda entender o definir con la
precisión de, por ejemplo, el funcionamiento de una caja de velocidades automática o incluso de
una computadora. Sin embargo, la psicología científica nos provee de un marco de referencia, así
como de muchas claves para la interpretación de la conducta humana.

Por lo cual examinaremos algunas de las áreas centrales de la psicología, vistas por un psicólogo
cuyo entrenamiento inicial se desarrolló dentro de la escuela conductista y quien proclama su
importancia en la psicología contemporánea. Este planteamiento tiene como objeto estudiar las
respuestas observables (actividades, movimientos), las cuales también deberán ser medibles. Aun
cuando existe un considerable desacuerdo respecto de lo que constituye la “conducta” en sí
misma, la mayoría de los psicólogos estarán de acuerdo en que la conducta es lo que.
“visiblemente”, un organismo hace.

Esta Introducción Breve a la Psicología no intentará explorar los límites de la teoría o la práctica
psicológica donde la explotación y el descubrimiento continúan. Busca proporcionar el tipo de
mapa que nos muestre los caminos más importantes, los principales puntos de llegada, así como
las rutas secundarias más útiles para llevarnos por un país grande y poblado, más que proveemos
del plano a gran escala que se emplearía para encontrar el camino, a pie, a través de un kilómetro
de terreno boscoso.

En La máquina suave se destaca la importancia del cerebro y de nuestros sentidos -es una
introducción a la psicología fisiológica y a los misterios de cómo, lo que llamamos “materia gris”
(localizada en la parte más alta de nuestra cabeza). controla nuestra conducta y cómo los órganos
sensoriales, los cuales aparentemente nunca fallan -aunque algunas veces si lo hacen- influyen en
ella.

En Vivimos y aprendemos se explica el proceso del aprendizaje y se demuestra que es básico en
toda conducta. Sin la capacidad para aprender no podríamos sobrevivir ni desarrollarnos como
seres humanos.

En El recuerdo y el olvido se explora la forma como almacenamos lo aprendido. Este capítulo
también ofrece consejos prácticos sobre cómo mejorar la memoria.

En La búsqueda de un motivo y La revelación de nuestros sentimientos volvemos nuestra
mirada hacia las fuerzas, sentimientos y actos que dirigen nuestra conducta.

En “Soy lo que soy” se hecha un vistazo al concepto de la personalidad, así como a la manera en
que algunos psicólogos “unen todas las piezas”. Descubriremos que la personalidad significa
mucho más para los psicólogos que una sonrisa abierta y un apretón de manos. En este capítulo
también se proporcionan ejemplos de cómo los psicólogos empiezan a medir la personalidad.

En el capítulo denominado Descarrilándose se consideran algunas de las formas en que las
personas dejan de actuar adecuadamente. Aquí se habla de las enfermedades psicológicas y de las
esperanzas que las diferentes terapias ofrecen a la persona mentalmente enferma o que tiene una
conducta mal ajustada.

Finalmente, en Hacia un mundo mejor se analiza brevemente el papel que la psicología podrá
tener en el mundo del mañana y se pregunta cómo podrá contribuir al mejoramiento cualitativo de
la raza humana.


La psicología a nuestro servicio

La psicología no se relaciona únicamente con el mundo en general. Se relaciona con los individuos
dentro de su propio mundo y se puede aplicar a la vida diaria. Pero muchas personas -quizá la
gran mayoría- simplemente no saben cómo esta ciencia de la mente y la conducta los puede
ayudar a superar y a enfrentarse a los problemas de la vida. A menudo ello se debe a la idea de
que el conocimiento psicológico sólo se puede adquirir mediante la lectura de difíciles textos
académicos.

A continuación se usa el método de pregunta-respuesta para proporcionar una guía que nos lleve
al fondo de la materia.

¿Cuál es la diferencia entre psicoanalistas, psiquíatras y psicólogos? ¿No son todos ellos
“médicos encargados de curar la mente”?

El psicoanalista practica y cree en el psicoanálisis, en las teorías y métodos desarrollados a partir
del trabajo de Sigmund Freud y sus discípulos. Se trata de un método especifico de tratamiento de
los desórdenes mentales, el cual consiste en investigar y explorar los procesos inconscientes de la
mente. Las causas de un desorden, como es el caso de los recuerdos reprimidos de la niñez, son
sacados a la superficie e identificados como parte del proceso terapéutico. Generalmente, los
psicoanalistas son médicos calificados con un entrenamiento adicional en técnicas analíticas. Como
parte de su entrenamiento, muchos deben someterse a un análisis personal.

La psiquiatría es una rama específica de la profesión médica, se podría decir que los psiquíatras
son “los médicos de la mente”. Todos son médicos calificados. La psiquiatría intenta prevenir,
evaluar y tratar las enfermedades mentales. Como una extensión de la profesión médica, la
corriente principal de la psiquiatría tiende a considerar la conducta desviada o anormal como algo
equivalente a lo que solemos llamar “enfermedad mental”. Pero algunos limitarán este término
“enfermedad” a estados tales como la esquizofrenia. Los métodos de tratamiento varían de
acuerdo al psiquiatra y a la naturaleza y grado de complejidad de los problemas del paciente. Los
métodos incluyen la psicoterapia, la farmacoterapia, y menos comúnmente, la electroterapia.

La principal diferencia entre los psiquíatras y los psicólogos clínicos -aquéllos que están
entrenados para tratar con las mentes “enfermas”- consiste en que los primeros tienen la
capacidad de utilizar drogas y electroterapia, además de la psicoterapia, en un intento por alterar
los patrones de conducta o curar las enfermedades. En cambio, los psicólogos sólo emplean la
psicoterapia. No obstante, comparado con el psiquiatra, el psicólogo elabora un espectro de
estudio y experiencia mucho más amplio como base de operaciones. El psicólogo habrá estudiado
la conducta de los animales y de las personas en sus estados normal y anormal, esperando
arrojar alguna luz sobre por qué los organismos se comportan como lo hacen en el “vida real”.

¿ Qué clase de problemas se supone que los psicólogos deben ayudarnos a resolver?

Como profesión, la preocupación de la psicología es el bienestar del ser humano. Presupone que
los seres humanos sanos dan lugar a una sociedad sana, la cual, a su vez, hace que la vida sea
agradable y provechosa. Para lograr esto, los psicólogos tratan de entender cómo y por qué las
personas actúan como lo hacen. Existen por lo menos treinta subdivisiones identificables dentro de
la práctica de la psicología -muchas de ellas ahora se toman como disciplinas distintas-, cada una
de las cuales ha contribuido de una manera notable y ha mantenido celosamente sus contribuciones
al campo total de la psicología.

¿Podría yo familiarizarme con lo que hacen los psicólogos?

Todos podemos encontrarnos con algunos de ellos. Los psicólogos trabajan en las escuelas, en los
servicios de asesoría y orientación; existen los psicólogos infantiles, sociales, fisiológicos,
experimentales, académicos, industriales, vocacionales, de ingeniería y del espacio, militares,
psicoterapéuticos y clínicos. Aun más, los psicólogos están interviniendo en la política, dando
asesoría en cuestiones que van desde la discriminación racial y la violencia en los medios de
comunicación masiva, hasta las estrategias militares y las condiciones ambientales de la vida
urbana.

Cada año se llevan a cabo miles de experimentos, en todo el mundo, sobre asuntos tan variados
como las causas de ser zurdo”, del constante movimiento de los párpados, de las formas de
persuadir a un adicto a dejar la bebida, el cigarro o las drogas, los patrones de crianza de los niños
(que los harán convertirse en adultos felices y competentes), de cómo prevenir las enfermedades
mentales y los desórdenes conductuales, así como la manera de promover una eficaz vida
cooperativa, etc. -casi cualquier aspecto de la vida puede ser investigado por los psicólogos y casi
ningún problema está tan alejado de la conducta humana que no pueda ser de utilidad.

A pesar de tener muchas teorías diferentes y evidentemente conflictivas, y a pesar también del gran
número de “curanderos” sin entrenamiento y algunas veces peligrosos -que insisten en usar el
término- la psicología actualmente es una disciplina profesional tan reconocida como el derecho o
la medicina (y se puede complementar con ambas).

¿Trabajan la mayoría de los psicólogos en las clínicas, con los enfermos mentales?

Los psicólogos clínicos forman una tercera parte del total de profesionales de todo el mundo.
Llevan a cabo un largo entrenamiento, tanto teórico como práctico, el cual culmina en un internado
dentro de algún hospital para obtener el grado de doctor que los capacita para diagnosticar,
conducir una terapia y dar “consultas” sobre una amplia variedad de aspectos, variando éstos
desde problemas serios de adaptación, tensiones familiares, conflictos maritales y problemas
sexuales, hasta retrasos mentales, drogadicción y delincuencia. También caen, dentro de su
campo, las enfermedades mentales y otros problemas conductuales más serios. Los psicólogos
clínicos trabajan, por ejemplo, en hospitales para enfermos mentales, instituciones para ancianos o
para retrasados mentales, así como en centros de rehabilitación o bien en la práctica privada, quizá
con algún equipo de colegas. En la actualidad, los psicólogos clínicos se están dedicando en mayor
escala a este tipo de práctica.

¿ Qué hay sobre las especializaciones no-clínicas?

La psicología social es una especialidad importante que estudia al individuo dentro de su ambiente
natural, social y cultural. A menudo, estos especialistas “observan” el comportamiento como su
método principal de estudio y examen al investigar las bases psicológicas de la vida social. La
mayoría de los psicólogos sociales trabajan en instituciones académicas o de investigación. Otros
colaboran en proyectos de investigación de mercado y de publicidad. Muchos otros también
aplican sus hallazgos de investigación científica a los problemas prácticos como, por ejemplo,
cuando enseñan las habilidades sociales a quienes buscan mejorar su comportamiento
interpersonal.

Los especialistas en psicología educativa trabajan, por lo regular en conjunción con las
autoridades educativas, en clínicas de orientación para niños o en agencias gubernamentales con
servicio de psicología escolar. Están facultados para dar consejos o investigar sobre algún
proyecto para promover una educación más efectiva. Estos proyectos pueden abarcar temas tales
como el mejor uso de los auxiliares visuales o la manera de promover la interacción
padre-maestro-alumno. Los psicólogos educativos pueden aplicar sus conocimientos de varias
maneras: en el entrenamiento de psicólogos escolares, en la orientación a maestros o trabajadores
sociales, en la asesoría y terapia, así como en el diagnóstico y solución de los problemas infantiles
en el hogar o en el salón de clase.

¿Puede un psicólogo ayudarme en el trabajo?

Una vez más, sí. Los especialistas en psicología industrial se preocupan por readaptar al
“elemento humano” a la industria y por encontrar los medios para lograr una mayor eficiencia.
Llevan a cabo investigaciones sobre todos los aspectos del trabajo: la satisfacción laboral, la
frecuencia de accidentes, la selección de personal, la productividad, etc. Pueden organizar
programas de entrenamiento para mejorar la calidad y rendimiento de cada empleado, desde el
director administrativo hasta el encargado de hacer el aseo.

Los psicólogos en ingeniería son aún más especializados. Estudian la relación entre personas y
máquinas tomando en cuenta el funcionamiento humano para un mejor diseño de la maquinaria.
Esto puede variar desde la ayuda en la planeación del tablero de instrumentos de un jet jumbo
hasta el mejoramiento del diseño de algún accesorio de una bombilla eléctrica. En esta rama de la
psicología se encontrarán términos como ergonomía (diseñada para adaptarse a las características
humanas) y bioingeniería (la mejor forma de mezclar hombres y máquinas) según la rama de que se
trate.

Por lo tanto, ¿la psicología no es sólo una rama del “aprendizaje” o de la “personalidad”,
sino que comprende todo cuanto hacemos?


Un psicólogo puede desarrollarse en la mayoría de los aspectos de la vida. Existen, por ejemplo,
psicólogos ocupacionales cuyo objetivo es obtener lo mejor de los recursos humanos, de una
manera más práctica y eficaz. Los psicólogos experimentales usan métodos científicos para
investigar la manera como los individuos responden al mundo que los rodea, pero también en otras
áreas de la psicología se emplea la experimentación (y la comprobación de hipótesis). Del mismo
modo, los psicólogos fisiológicos tratan de descubrir lo que pueden sobre la asociación entre los
procesos biológicos mentales (y corporales) y la conducta humana.

Pero, ¿pueden todos realizar su trabajo en la misma forma?

Existen varias tentativas para los psicólogos. Por ejemplo, los neurofisiólogos originalmente
descubrieron la existencia de áreas especificas del cerebro, las cuales producen diferentes
emociones como el dolor y el placer. Asimismo, mediante la producción repetida de efectos
particulares, establecieron la noción de que la conducta humana se halla controlada por la
actividad del cerebro y las neuronas. Esta forma aparenta ser la mejor para investigar aspectos
específicos de la conducta humana, tales como el aprendizaje. Sin embargo, está muy lejos de
explicar efectos más complicados.

El psicoanálisis es completamente distinto. Se trata de un complejo cuerpo teórico basado en la
observación, pero es especulativo en sus interpretaciones. El psicoanálisis considera que una gran
variedad de deseos o instintos, enterrados en lo más profundo de nuestro inconsciente y de los
cuales podemos estar completamente ignorantes, influye (e incluso mueve) la mayor parte de
nuestra conducta. Los psicoanalistas piensan que el proceso de revelación de tales sentimientos
inconscientes ayuda al individuo a comprender mejor sus problemas y coadyuva a un desarrollo y
realización psicológicos.

Al enfoque conductista se le puede describir como una forma intermedia de los dos métodos
arriba mencionados. Los psicólogos conductistas se hallan entrenados para observar la conducta
con el fin de comprender la condición humana. Las demás personas pueden adivinar lo que usted
siente, pero sólo usted tiene la experiencia consciente de sus emociones. Otras únicamente se
apoyan en lo que usted les cuenta. Como esto a menudo puede ser desconcertante, los
observadores entrenados usan criterios estandarizados que los ayudan en la interpretación de la
conducta.

A este tipo de planteamiento se le conoce como psicología del estímulo (lo que se ve)-respuesta
(la reacción al mensaje) o E-R para abreviar. A los conductistas les interesan más los estímulos y
las respuestas de las personas que lo que ocurre dentro de un solo individuo. Aun cuando los
enfoques de los analistas y los de los conductistas pueden parecer similares, vistos
superficialmente, difieren en la aceptación de lo que constituyen sus “datos”, en la forma de lograr
sus descubrimientos y particularmente en su forma de explicar cómo y por qué las personas se
comportan de tal o cual manera.

Estos tres enfoques, ¿abarcan todas las posibilidades?

No, existen otros. Tal es el caso de la psicología existencial, la cual sostiene con optimismo que
las personas son “libres” para elegir y determinar sus acciones y que son responsables ante si
mismas por cada una de ellas. Una fuerte motivación hacia la “realización personal” nos lleva
siempre adelante, conforme buscamos desarrollar, de la mejor manera posible, nuestra
potencialidad en la vida. Y la meta final es la comprensión de dicha potencialidad. El movimiento
de los grupos de encuentro tiene sus raíces en el existencialismo.

Estos diferentes enfoques, ¿se presentan siempre juntos?

La psicología cognoscitiva combina algunos, si no es que a todos ellos. En este contexto,
“cognoscitivo” se refiere al proceso por el cual pensamos acerca de las cosas, las vemos y
sabemos que existen. Los especialistas de esta rama afirman que, así como los estímulos del
ambiente llaman nuestra atención y alteran nuestra conducta, también recordamos experiencias
pasadas. Ellos se proponen investigar los procesos mentales responsables de dichos recuerdos. Al
analizar todo lo anterior, y examinar sus partes componentes, podemos llegar a comprender más
fácilmente lo que es la conducta.

¿Así, el enfoque de los conductistas y analistas sería, digamos, diferente al de los
cognoscitivistas, al enfrentarse al mismo problema? ¿Cuál de ellos estaría en lo correcto?

Los psicólogos de diferentes corrientes pueden abordar toda la variedad de problemas humanos
con lo mejor de sus propios conocimientos tradicionales. Muchos psicólogos no siguen una sola
escuela de pensamiento, más bien adaptan sus métodos de aproximación al tipo de problema que
tratan. A esto se le conoce como psicología ecléctica. En ella, las suposiciones, teorías y niveles
de análisis y tratamiento se utilizan para adaptarse a la ocasión, más que para dejar que un criterio
predomine. En términos generales, resulta imposible decir cuál es el correcto. Uno se puede basar
únicamente en los resultados -y éstos pueden ser “buenos” o “malos”, dependiendo
completamente de los criterios que el investigador haya adoptado.

¿Cómo encontrar al psicólogo adecuado para sus problemas?

Una regla fundamental sería: asegurarse de que el psicólogo está bien preparado y tiene un
prestigio legitimo. Una vez establecido esto, siempre es prudente elegir a un psicólogo con cuya
corriente estemos de acuerdo y a la cual aprobemos. Habremos de asegurarnos de que sus
conocimientos abarcan el área donde nuestros problemas se pueden localizar y de que el (la)
psicólogo (a) nos agrada, pues de otra manera habrá muy poca oportunidad de obtener resultados
productivos.

Pero, si existen tantos tipos de psicólogos, la mayoría desacordes entre sí, ¿cómo puede ser
la psicología una disciplina única y efectiva?


Existe un compromiso preponderante de todos los psicólogos en cuanto a los métodos
profesionales y los propósitos comunes a todas las ramas -la descripción, explicación,
comprensión, interpretación, predicción y control. Estas etapas, en el proceso de comprensión y
desarrollo de la mente y del cuerpo humanos, se aplican continuamente en la búsqueda del
mejoramiento de la calidad de toda nuestra vida -siendo éste el objetivo final de la psicología y de
los psicólogos de todo el mundo.