ALMANAQUE
DEL TURISMO


Inicio | Nacional - Internacional - Rural | Guías | Ocio | Hoteles | Restaurantes | Bodegas | Embutidos | Varios

ESCOCIA

Mapa.gif (31199 bytes)

¿Qué es lo que da a Escocia su carácter distintivo?

Escocia cuenta con una serie de rasgos exclusivos, pero en realidad, no existe ni un solo elemento que defina el país. Por el contrario, se trata de toda una variedad de ingredientes que se han ido añadiendo y combinando a lo largo de los siglos para dar lugar a una mezcla inconfundible. Aquí podrá tener una primera toma de contacto con estos ingredientes: el pasado a menudo turbulento del país, el carácter extraordinario de sus gentes, la gran diversidad de la cultura y las artes y los muchos otros elementos característicos que se encuentran en este país y que han dado lugar a una nación que guarda su pasado como un tesoro y anticipa su futuro con entusiasmo.

Historia de Escocia

Desde los círculos megalíticos de las Orcadas hasta el nuevo edificio del Parlamento que se está construyendo en Edimburgo, la turbulenta historia escocesa abarca un periodo de ocho mil años caracterizado por la invasión y la independencia, la guerra y la agitación religiosa, la intriga y la represión. Pero Escocia también sería testigo del florecimiento de la imaginación y el ingenio en muchas esferas del campo del empeño humano, gracias a lo cual llegó a ocupar una posición privilegiada, no sólo dentro del Reino Unido, sino en Europa y el resto del mundo? La calificación del Glasgow decimonónico de segunda ciudad del Imperio Británico no es un simple alarde. La historia del país ha dejado huella en el alma de su pueblo, así como en el paisaje, y ha contribuido en gran parte al enardecido orgullo con el que los escoceses de hoy se ven a sí mismos y a su tierra.

Datos y Estadísticas

Escocia tiene una extensión de unos 78.783 km² y se encuentra entre los paralelos situados a 55º y 60º al norte del ecuador. La región central de Escocia (que comprende las ciudades de Glasgow y Edimburgo) se encuentra casi a la misma latitud que Moscú, mientras que las islas Shetland están más cerca del círculo polar ártico que del sur de Inglaterra. Escocia ocupa alrededor del 34% del territorio británico, con una extensión que equivale a dos tercios de Inglaterra, aproximadamente.

Escocia (sin contar las islas) está rodeada de mar por tres partes, por lo que son pocos los lugares que distan más de 64 km del agua salada. El litoral tiene una longitud de 10.000 km.

El número de destilerías de whisky en Escocia supera la centena.

En Escocia hay unos seiscientos campos de golf.

Escocia tiene 284 munros (picos de más de 914 m), de los cuales nueve superan los 1.219 m. El monte más alto de Escocia (y del resto de Gran Bretaña) es el Ben Nevis, con 1.344 m.

Hay 790 islas, 130 de las cuales están habitadas.

Agua: Hay cuarenta rías (sea lochs, o 'lagos de mar') en Escocia (sin contar las islas). La masa de agua dulce de mayor superficie de Gran Bretaña es el lago Lomond, con 70 km². El lago con un mayor volumen de agua es el Ness (siete mil millones de metros cúbicos), el de mayor profundidad es el Morar (328 m) y el más largo el Awe (41 km). El río más largo es el Tay, con 193 km.

De región a región

Se trata de un juego de contrastes, de modo que déjese sorprender por las muchas y variadas caras de Escocia.
Desde los montes de Dumfries y Galloway, en el sur, hasta los paisajes escarpados y solitarios de las Tierras Altas del norte, Escocia ofrece una increíble variedad de ambientes que le están esperando. También le sorprenderá el contraste en la arquitectura y la misma atmósfera de las dos principales ciudades del país.
En Edimburgo le espera un recorrido regio, con los dos castillos históricos, callejones medievales y edificios dieciochescos en la New Town. Edimburgo, capital de la elegancia, es una de las ciudades que ha cosechado una mayor fama por su magnífico estilo de vida.
El vanguardismo domina la ciudad de Glasgow, con su arquitectura victoriana perfectamente restaurada y fábricas y talleres convertidos en tiendas y restaurantes con un fondo moderno de un encanto irresistible.

Las islas exteriores: las Shetland, las Orcadas y las islas del oeste

STANDING STONES OF STENNESS, ORKNEY SUMBURGH HEAD, SHETLAND ST CLEMENT'S CHURCH, HARRIS

Las islas de las Orcadas forman un archipiélago inolvidable con montes ondulantes al norte. Su incomparable tranquilidad garantiza unas vacaciones de total relajación, aunque también hay muchas cosas que descubrir. Hace tiempo, una tormenta azotó las Orcadas llevándose una serie de dunas y dejando al descubierto una pequeña aldea de la Edad de Piedra, aún equipada con pequeños muebles de piedra. En las proximidades encontrará cementerios con siglos de antigüedad, círculos megalíticos y restos de los vikingos. Las Orcadas estuvieron bajo dominio noruego hasta el siglo XV y aún se ven vestigios de su ocupación en los pueblos y sus habitantes. Las Shetland se encuentran a 180 km de la costa escocesa y es un mundo aparte, con su propia cultura de gran influencia escandinava. Aquí encontrará muchos restos de la Edad de Piedra y la Edad de Bronce. Las Shetland, las Orcadas y las islas de la costa occidental son auténticos santuarios para muchas colonias de aves marinas, lo cual las hace muy atractivas para los aficionados a la ornitología. Las Hébridas, en los confines del océano Atlántico, constituyen el centro de la cultura gaélica. Tienen unos paisajes magníficos con playas arenosas, lagos y rías, páramos y pastizales costeros cubiertos por una multitud de flores silvestres y muchos yacimientos históricos.

Las Tierras Altas de Escocia

DUNROBIN CASTLE GLENFINNAN


Si aún queda en Europa un entorno natural que siga conservando toda su belleza original, las Tierras Altas son ese lugar. La belleza agreste de las montañas, el silencio de las grandes extensiones de brezo, las vistas que dejan sin habla, el excentricismo de la costa con sus fascinantes bahías y sus tranquilos pueblecitos pesqueros y el encanto exótico de las islas al fondo... Todo el mundo debería visitar esta región al menos una vez en su vida. Mientras que la costa oriental cuenta con un clima templado y de pocas precipitaciones, la costa occidental nos deja fascinados con su belleza, que nos permite olvidarnos del mundo exterior mirando a unos paisajes que se extienden hasta el infinito. No se olvide del monstruo del lago Ness (y de otros miles de fantasmas y espíritus), pero con una copita de whisky reunirá el valor necesario para enfrentarse a ellos. A poca distancia de la costa, la isla de Skye hace las funciones de 'compendio' de Escocia, con unos paisajes impresionantes de montes de picos recortados, una costa pintoresca, una destilería y muchos otros rasgos insólitos.


Aberdeen y los montes Grampianos

WHISKY TRAIL ELGIN CATHEDRAL


Alrededor de Aberdeen hay una región (Royal Deeside, un valle espléndido rodeado de bosques de abedules) conocida por su gran cantidad de castillos, entre ellos el magnífico Balmoral, residencia veraniega de la Reina. Balmoral es una de las muchas casas solariegas y castillos que descubrirá en la ruta de los castillos (Castle Trail). Con más de 240 km de costa, esta región ofrece infinidad de vistas panorámicas (y unos platos de pescado deliciosos). Hacia el norte, los montes Grampianos, más altos y completamente cubiertos de brezo, conducen al Speyside, todo un paraíso para los amantes del whisky. Más de la mitad de las destilerías de whisky de malta de Escocia se encuentran en las proximidades del río Spey y sus afluentes, y sobra decir que puede visitarlas y disfrutar de una degustación.

Perthshire, Angus, Dundee y el reino de Fife

CRAIL, FIFE QUEEN'S VIEW, PERTHSHIRE

'El corazón de Escocia', 'el país de los árboles gigantes'... Si quiere saber por qué Escocia es tan famosa, no deje de recorrer esta región. Las altas cimas de los legendarios montes Grampianos y las colinas boscosas ofrecen unas vistas panorámicas excepcionales. Los tranquilos ríos y lagos del condado de Perthshire suponen una aventura inolvidable para los aficionados a la caña de pescar. Los bellos pueblos de Aberfeldy y Pitlochry son perfectos para alojarse en ellos y hacer excursiones por la zona. La altiva y pequeña región de Fife, al sudeste de Perthshire, defiende con tesón sus fronteras. Sus habitantes pueden remontarse generación tras generación hasta la época de los pictos, cuando era un reino independiente. Esta región se ha convertido en lugar de peregrinación para todos los amantes del golf, con Saint Andrews como capital, y para aquellos que buscan la paz y la tranquilidad de las aldeas de East Neuk. Angus y Dundee, al este, forman una región costera donde la 'paz' y la 'tranquilidad' son las reinas soberanas, con montes cubiertos de brezo, bosques transitables, grandes cañadas, magníficas playas arenosas, pintorescas aldeas pesqueras, pueblos y ciudades históricos e infinidad de testimonios de un pasado celta y un presente innovador.

Las Tierras Altas e islas

LOCH LOMOND STIRLING CASTLE

Aquí es donde las tierras bajas (región situada por debajo de una línea imaginaria que va de Dundee a Glasgow) se encuentran con las Tierras Altas en un paisaje de una belleza inimaginable. Aquí descubrirá una Escocia diferente, con jardines magníficos, colinas boscosas, acantilados escarpados y lagos románticos. Esta es una zona de gran atractivo turístico gracias al impresionante castillo de Stirling, la pintoresca región de los Trossachs y el lago Lomond con el parque forestal Queen Elizabeth, que forma parte del primer parque nacional de Escocia. El campo, dotado de una belleza llena de poesía y tierra del héroe legendario Rob Roy Macgregor, ofrece infinitas posibilidades para los amantes del senderismo, el ciclismo y los deportes acuáticos.

Las islas ofrecen toda una variedad de paisajes y vistas panorámicas. La isla de Mull y su vecina Iona se encuentran entre las favoritas para pasar unas vacaciones relajantes. Jura e Islay están muy cerca, pero tienen caracteres muy diversos. Jura es una selva en miniatura con varios picos donde podrá gozar de una gran tranquilidad, mientras que Islay, una isla con grandes reservas de turba y ocho destilerías, se ha convertido en un paraíso para los amantes del whisky. Las demás islas, más pequeñas, son más llanas y suelen atraer a los aficionados al surf.

Edimburgo y la región de los Lothians

DIRLETON CASTLE LINLITHGOW PALACE

Los Lothians, una región situada al oeste y al este de Edimburgo, podrían llamarse 'las tierras bajas de Escocia'. Con una costa magnífica, infinidad de rasgos insólitos y un paisaje impresionante, es el lugar ideal para excursionistas y ciclistas. Edimburgo, la ciudad de los festivales por excelencia, es el destino ideal para darse una escapada de unos días. El casco antiguo de la ciudad bimilenaria cuenta con magníficos ejemplares de la elegancia artística del periodo que finaliza en el siglo XVII, mientras que la parte moderna (cuya construcción comenzó en el siglo XVIII) es el ejemplo perfecto de una planificación urbanística acertada. La capital escocesa se ha hecho famosa gracias a su hospitalidad, sus muchas tiendas y centros comerciales, sus festivales de verano, sus magníficos museos y sus monumentos. Teniendo en cuenta los cientos de pubs que hay en la ciudad y su población estudiantil, ya se puede imaginar el estupendo ambiente festivo que la caracteriza.

Glasgow y el valle del Clyde

NEW LANARK WORLD HERITAGE SITE CITY CHAMBERS, GLASGOW

Glasgow se está transformando poco a poco en una gran ciudad británica para la arquitectura, la cultura y las compras. Varios edificios antiguos se han convertido en centros comerciales modernos y vistosos y sus muchos museos alojan una enorme variedad de colecciones de arte. Los aficionados a la música y el ballet tampoco se llevarán una decepción, y aquellos que prefieran sumergirse en el pasado marítimo y comercial de la ciudad pueden ver cumplidos sus deseos en Glasgow Harbour. Si le apetece visitar lugares más pequeños, siga la ruta turística hacia el sur de Glasgow a través de la exuberante vegetación del valle del Clyde y descubra pueblos pintorescos, aldeas encantadoras y, la verdadera joya de la región, la localidad de New Lanark, declarada Patrimonio de la Humanidad.

La Escocia meridional

ABBOTSFORD, SIR WALTER SCOTTS HUIS CULZEAN CASTLE, AYRSHIRE


La región de los Borders, en la frontera con Inglaterra, ha sido testigo durante siglos de numerosos conflictos entre ingleses y escoceses. El producto de este antagonismo es una serie de abadías y castillos fortificados. El paisaje de colinas ondulantes suele ser perfecto para los aficionados al ciclismo o al senderismo (con rutas bien señalizadas). Las fértiles tierras de cultivo, el río Tweed y su espectacular paisaje, los pueblos de pasado textil y las tranquilas aldeas ofrecen una diversidad muy estimulante.
Más al oeste, Dumfries, Galloway y Ayrshire (donde dejó su huella Robert Burns, el gran poeta nacional de Escocia) no tienen el paisaje de imponentes montañas escarpadas y grandes valles del norte, aunque en el parque forestal de Galloway encontrará montes y lagos que no tienen nada que envidiar al espectáculo de las Tierras Altas. El resto del paisaje de la región es muy pintoresco, con tierras de labranza y pastizales, salpicados aquí y allá con colinas solitarias y bosquecillos. En el sur encontrará el encanto de una amplia y soleada costa. Ayrshire, al norte, cuenta con 130 km de paisajes costeros de gran diversidad, uno de sus mayores atractivos turísticos, aunque tiene mucho más que ofrecer: castillos históricos, una campiña ondulante de gran belleza, cuarenta y cuatro campos de golf e infinidad de conexiones con Robert Burns. También puede tomar el transbordador a Arran (isla que recibe el apodo de 'Escocia en miniatura') para descubrir el carácter extraordinario de las islas del litoral occidental.


El sabor de Escocia 

Caza, pesca, marisco, carne, quesos, miel y, por supuesto, whisky. Escocia no es sólo un paraíso natural, sino uno de los países con una oferta de productos alimenticios de mayor calidad. La comida forma parte de la cultura escocesa y, como tal, existen, durante todo el año, festivales que la celebran.   

A couple enjoy a whisky in a pub Meeresfrüchte A man in a kilt holding a glass of whisky

Escocia tiene fama de disponer de algunos de los mejores productos naturales del mundo. Por toda Escocia y en cualquier época del año, se puede disfrutar de festivales de comida así como de mercadillos de productos locales. La variedad de comida es magnífica e incluye carne, como la ternera “Aberdeen Angus” o el cordero; caza, como el ciervo, el faisán, el urogallo o la perdiz; pesca, como el salmón o la trucha; y, por supuesto, marisco, con unas de las mejores ostras y mejillones del mundo. 

Uno de los productos más tradicionales de la cocina escocesa es el Haggis, un plato económico y nutritivo que se sirve con puré de patata y de boniato. Nunca se cuenta de qué está hecho hasta que se ha probado… ¡sólo apto para carnívoros! Cabe destacar que para aquellos no tan aficionados a la carne, también existe una versión tradicional de este plato. 

La comida ha sido siempre parte integral de la cultura escocesa. En los famosos Highland Games, que se celebran durante gran parte de año por toda Escocia, la comida es el elemento de unión de la fiesta y, en muchas ocasiones, se puede asistir a catas de whisky. 

El fácil acceso a todos estos productos de gran calidad está haciendo que se cree una nueva hornada de cocineros escoceses que saben sacarle el mayor partido a los sabores tradicionales, dándoles un toque más actual y creando una fusión perfecta entre lo tradicional y las nuevas tendencias culinarias. De esta forma, podemos disfrutar de la mejor cocina tradicional escocesa, con un toque moderno, en restaurantes como el Grain Store, en Victoria Street, Edimburgo, o en el Corinthian, 191 de Ingram Street, Glasgow. 

Algunos de los mejores festivales de comida y bebida de Escocia son el Orkney Food Festival, festival de comida que se celebra cada año en septiembre en las maravillosas islas al norte de Escocia, que albergan el mejor restaurante escocés de 2004; el Skye & Lochalsh Food Festival, del 24 a 27 de junio en Skye, la más bella isla de las Hébridas escocesas; y el Highland Food Festival, celebrado en octubre en varias localidades de las Highlands. 

Pero no se puede olvidar el producto estrella, el que más ha marcado a Escocia, y aquel con el que todo el mundo relaciona este país, el “uisge beatha” o “agua de la vida”: el whisky. Esta bebida está arraigada a las más profundas raíces de la cultura del país y se ha relacionado siempre con la cordialidad y la candidez de los escoceses. Antiguamente, cuando alguien llamaba a tu puerta, tenías que ofrecerle un vaso de whisky, que probablemente fuera de destilación casera. Esa era la forma de dar la bienvenida a conocidos y extraños. 

Hoy en día esta tradición ya no está al uso, pero los curiosos pueden hacer el Malt Whisky Trail y descubrir, destilería por destilería, la ancestral tradición de la destilación del whisky de Malta. Aquellos que amen de verdad este whisky pueden acudir al festival Spirit of Speyside, un evento que gira entorno al “agua de la vida” y se celebra del 30 de abril al 3 de mayo. 

Se puede encontrar más información sobre la gastronomía escocesa en la página web de VisitScotland www.visitscotland.com/es, para información en castellano, o www.visitscotland.com/ca, para información en catalán, o llamando al teléfono de información 902 170 545

HOTELES EN ESCOCIA - EDIMBURG0


DESTINOS  DE OCIO  - OFERTA DE VIAJES

Inicio | Nacional - Internacional - Rural | Guías | Ocio | Hoteles | Restaurantes | Bodegas | Embutidos | Varios

 

Benabola Hotel & Apartments Puerto Banus: Hotel in Puerto Banus.