BeyBlade 120x600

 


Inicio | Nacional - Internacional - Rural | Guías | Ocio | Hoteles | Restaurantes

GIF Cruceros 728x90

Túnez, exotismo, festivales, arquitectura romana e historia se reunen en un destino con encanto

 

 

Cartago, Kerkennah, Jerba, Tataouine, Sidi Bou Said y Hammamet, puntos fuertes de su turismo

 

 

La salida es del puerto de Sfax. Un ferry parte desde este punto hacia la isla de Kerkennah para participar en su tradicional festival de los pulpos. Una vez en ésta, lo primero que los viajeros participantes en este festival deben llevar a cabo es acudir al museo de Abbasia, que es donde se recoge y se expone parte de la historia del lugar.

 

 

Artesana de la isla de Kerkennah, en el festival de los pulpos.

 

Destacan los utensilios artesanos empleados en la pesca, ánforas, cestas, redes para la pesca del pulpo y otras especies del mar, así como también diferentes instrumentos utilizados en la molta del trigo, lámparas de aceite, ropa típica de sus gentes y otros elementos de la vida cotidiana dentro de las casas del archipiélago de Kerkennah.

 

Es un museo que cuenta con 3.000 metros cuadrados, dividido en arquitectura de la época kerkeniana; la caza de Kerkennach; y las etapas de preparación de la boda en la isla.

 

En el festival, que tradicionalmente se celebra sobre el mes de marzo, en una de sus playas se reunen artesanos, pescadores y gente relacionada con el folclore que rememoran viejas tradiciones sobre la cultura y el arte de la pesca del pulpo y otras especies marinas del mar Mediterráneo. Todos reviven el pasado, siempre teniendo presente que las tradiciones son las que orientan su camino hacia el futuro. Este festival culmina con la celebración de una comida popular con lugareños y con gente venida de diferentes punto del país tunecino.

 

 

Mujeres de Kerkennah luciendo los trajes típicos de la isla.
 

En la edición de este año, el ágape celebrado a orillas del mar Mediterráneo consistió en una ensalada de pulpo, un cuscus con calabaza, un pescado preparado a la brasa, y como postre naranjas y repostería de Túnez. Durante el ágape, un grupo de tambores y trompetas actuó interpretando música autóctona de la isla de Kerkennah.
 

Artesanía, pulpo, folclore, música y alegría, dieron color a una celebración llevada a cabo en las mismas orillas del mar, en su playa de Sidi Fonkhal, justo en el punto donde las olas mediterráneas se rompían en medio de un ambiente de fiesta y alegría.

 

Festival de los Ksours de Tataouine

 

Tataouine, ciudad situada en el sud de Túnez, a 280 quilómetros de Sfax, es uno de los puntos neurálgicos de la arquitectura troglodítica. Chinini, villa ubicada a unos 25 quilómetros de Tataouine, es un lugar marcado por las casas trogloditas que se sitúan en su punto más alto y en forma de colmena. Es espectacular su configuración arquitectónica, destacando las que fueron casas de los bereberes en siglos pasados.

 

 

Celebración del Festival de los Ksours de Tataounine


 

Tataouine celebra tradicionalmente el festival de los Ksours con una recreación de la vida cotidiana de sus ciudadanos bereberes del Desierto del Sahara. En la edición de este año han participado grupos folclóricos de Líbia, Argelia y del sur de Túnez.
 

Esta recreación tenía como protagonista a la boda tunecina en estos puntos saharianos, las vivencias de éstos, las enseñanzas en las escuelas, las luchas entre sus pueblos y gentes, y las danzas y ritos tradicionales.
 

Un espectáculo lleno de color, música, danza y vivencias de los ciudadanos de los tres países limítrofes, un espectáculo que en su clausura llenó el recinto de celebración de gente del lugar y de turistas que vinieron a disfrutar de este magno acontecimiento cultural.

 

 

Festival de los Ksours de Tataouine.


 

A pocos quilómetros de Tataouine, surge Kar Oueld Soltane, pequeña población que en su época fue la despensa de los árabes de la zona.

 

 

Arquitectura trogloditica de Chenini.

 

 

 

 

Granero troglodítico de Kar Oueld Soltane. 

 

Ésta, se configuraba en forma de una ciudad troglodítica, aunque en lugar no vivía gente en sus orificios surcados en la tierra si no que servían de granero para guardar cereales y los alimentos de sus pobladores.

 

Jerba, ciudad turística

 

Después de dos horas de carretera en dirección hacia el noreste del país, se presenta Jerba, una isla que se une al continente al través de una pequeña carretera. Jerba es uno de los pulmones turísticos del país tunecino. Uno de los símbolos más destacados y a la vez visitados es la sinagoga de Ghriba, que data del año 580 a.de C. Cuenta con el libro más antiguo del Tora, con más de 500 años de historia.
 

La alfareria de Jerba es de una singularidad única. La arcilla para la elaboración de las diferentes piezas artesanas se extrae de un punto situado a 150 metros debajo del nivel de la tierra. Tiene un gran aprecio para los artesanos de la zona, y con ella se obtienen diferentes objetos que tienen fama a nivel internacional.

 

 

Cerámica de la isla de Jerba.


 

Los hornos los ponen a calentar durante 3 días. El primer día con leña de olivo; el segundo con leña de palma; y, finalmente, el tercero con hojas de la propia palma. En estos hornos cuecen, entre otros, lámparas, jarros, teteras, tajins, y ánforas.
 

Pasear por la ciudad de Jerba es descubrir rincones pintorescos salpicados de colores, olores y ambientación a través de su mercado de pescado, de frutas y verduras, así como también de especies. Este paseo por el centro de la ciudad da la oportunidad de comprar alfareria y souvenirs típicos de la isla.
 

A Jerba se puede llegar por mar a través de pequeñas embarciones, y por tierra a través de una carretera que une la península con la isla. Los colores que más prenominan en sus casas son el blanco de sus paredes y el azul de sus puertas y ventanas.

 

Jerba es unos de los pulmones turísticos de Túnez, garantizando durante una buena parte del año el sol, además de una excelente oferta hotelera con algunos hoteles destacados en sol y playa, y talasoterapia.
 

Desde este punto se llevan a cabo excursiones con ferry hasta la isla de los flamencos, donde conviven diferentes especies de ave.

 

Túnez capital

 

Túnez capital está salpicada de vestigios arquitectónicos de la época romana. No en vano, Cartago, que fue la capital cartaginesa, guarda aún su magnífico anfiteatro y las termas de los emperadores Hadrien y Antonino (145-162 a.C.), los restos de una casa del siglo IV d. de Cristo con el peristilo, la sala de recepción en forma de triángulo y reconvertido en mosaico. También, la cámara funeraria púnica de los siglos VI-V a.de Cristo, construida debajo tierra, así como también la necrópolis púnica.

 

 

Termas romanas de Antonino, en Cartago.

 

A poca distancia de Cartago y de su legado histórico-arquitectónico, se encuentra Sidi Bou Said, un barrio eminentemente turístico de Túnez capital, pintado con los colores blanco y azul, y dotado de una muestra de la arquitectura modernista de Túnez, y dotado de hoteles con encanto como el Dar Sidi, y de rincones turísticos para grabar en el recuerdo.

 

Hammamet se presenta como un lugar de relax turístico relacionado con la talasoterapia, con hoteles lúdicos y de salud que lo hacen ser uno de los pilares del turismo de salud del país.

 

 

Sidi Bou Said.

 

Justamente en esta ciudad está el hotel Jasmine Hammamet Hasdrubal, que ofrece como singularidad la suite más grande del mundo, con 1503 metros cuadrados e inscrita en el libro Guiness de Records; y también el Alhambra Thalasso, hotel de cinco estrellas. Una de las visitas genuinas de Hammamet es la Medina, lugar lúdico, de ocio y congresual. La fortaleza construida por los españoles en Hammamet es otro de los valores turísticos.

 

 

Centro de ocio y congresual La Medina de Hammamet.

 

El mercado central de Túnez capital tiene color, sabor y olor a productos que la tierra produce para sus ciudadanos. Frutas, verduras, especies, y otras materias primas se entremezclan en sus puestos de venta en una oferta diaria y de primera calidad destinada a nutrir las despensas de éstos. Hinojo, ensalada, tomates, coles, naranjas, menta y una explosión más de colores se reunen en este mercado, además de pan, aceitunas, lentejas, garbanzos, quesos y un arco iris de especies autóctonas. Todo ello sin pasar por alto las carnes y los pescados.
 

Los zocos, con sus joyerías, tenderetes de ropa, perfume y artesanía del cuero invitan -con la compra- al turista a inmortalizar este trabajo artesano con siglos de tradición. Dentro de la zona de los zocos se localiza una de las mezquitas más importantes de Túnez capital, la Mosquee Zitouna, y también el restaurante Dar Bel Hadj, que ofrece una selecta cocina tunecina, con el famoso cus-cus de cordero, el mixto o el de pescado, entre otras sugerencias gastronómicas.

 

Museo del Bardo

 

Alojado en un antiguo palacio beylical, el museo nacional del bardo es el más importante del Magreb y uno de los más importante del mundo en cuanto a mosaicos romanos se refiere. Creado en 1882 e inaugurado en 1888 bajo el nombre de Museo Alaoui. Rápidamente sus colecciones se enriquecieron gracias a la inagotable fecundidad arqueológica del suelo tunecino, y están repartidas en sus diferentes departamentos correspondientes a las grandes etapas de la historia de Túnez: departamentos de prehistoria; romano; cristiano; arabo-musulman; de excavaciones submarinas; y de Mahdía.

 

El departamento de prehistoria ofrece una idea sobre la riqueza y variedad de los emplazamientos prehistóricos de Túnez. El púnico presenta un conjunto de salas en la planta baja de Baal Hammon, sala de la cerámica y un corredor donde se exponen estelas neopúnicas, así como una sala en el primer piso consagrada a una preciosa colección de joyas.

 

El romano es el más importante del museo. Recoge esculturas, objetos de cerámicas y joyas, entre otros, que constituyen un vivo testimonio sobre la evolución del arte en Túnez, durante la época romana. El cristiano, además de algunos sarcófagos, comprende esencialmente cuadros en barro y numerosos mosaicos que dan testimonio de la vitalidad del cristianismo africano.

 

El árabo-musulmán abriga el antiguo museo con colecciones repartidas en dos secciones: de la edad media musulmana; y una sección de arte y tradiciones populares.

 

El de excavaciones submarinas de Mahdía ofrece objetos de arte griego que han sido encontrados a la altura de Mahdía, en los restos de un barco que naufragó en el año 86 a.C. Éste está constituido esencialmente de obras de arte en bronce y en mármol originario de Atenas, de las cuales algunas son verdaderas joyas. Es el caso, por ejemplo del Agon de Hermes, pilar firmado por Boethos de Calcedonia.

 

Oficina Nacional de Turismo de Túnez

Alberto Aguilera,11 - 1º C

28015 MADRID

Tel. 915481435

Fax. 915483705

E-mail: tunezturismo@destino-tunez.com

www.destino-tunez.com

 

Enric Ribera Gabandé

E.mail: riberaenric@telefonica.net

www.rutasviajeras.com

www.gourmetvinos.com

Fotos: Pilar Rius

 

GUIAS DE VIAJES
 

 
LIBROS - TUNEZ (TROTAMUNDOS 2005) TUNEZ (TROTAMUNDOS 2005)
GLOAGUEN, PHILIPPE
SALVAT EDITORES SA, 2005
18.00€

Fruto de un extenso trabajo de campo, actualizado regularmente por un equipo de 17 viajeros-redactores y 80 colaboradores, las guías trotamundos ofrecen: informaciones generales, un recorrido por la historia y la sociedad actual, lo que se puede ver y hacer en cada etapa, las mejores direcciones para comer y alojarse en función de cada presupuesto y los mejores locales para tomar una copa, escuchar música o bailar.

LIBROS - ARGELIA TUNEZ Nº 743 (1:1000000) (NATIONAL) ARGELIA TUNEZ 
VV.AA.
MICHELIN 
(SERVICE DU TOURISME DE LA, 2003
5.95€

Cubre la mitad Norte de Argelia. Ampliaciones de las regiones de Tlemcen, Argel y Kabylie, Túnez. Planos de Argel, Túnez.

 

ESCAPADA A TUNEZ  (paseo por su historia y cultura)

http://www.elalmanaque.com/turismo/tunez/index1.htm

 

DESTINOS DE OCIO - OFERTA DE VIAJES

www.zonaregalo.com
 




 

PORTADA DEL ALMANAQUE - LEA COMPLETO EL ALMANAQUE DE HOY - EL ALMANAQUE DEL HOGAR