Inicio | Nacional - Internacional - Rural | Guías | Parques Ocio | Hoteles | Restaurantes | Bodegas | Alimentaria
 
Especiales - Reportajes - DESTINOS -

DESTINOS DE VIAJES THE ALMANAC English Version
 

Busca en el Almanaque. Miles de articulos 

 

VIAJAR A TAILANDIA Y LAOS. 3 SEMANAS EN EL PARAISO

 

Playas paradisíacas, bosques de ensueño, espectaculares rascacielos, una vida nocturna interminable… Estas son algunas de las razones por las que viajar a Tailandia, un lugar único en el mundo y unos de los 10 lugares más visitados del planeta. ¿Cómo te organizarías si dispusieras de tres semanas en el paraíso asiático? Esta es nuestra propuesta.

 

BANGKOK (5 días)

 

Actualmente 1 de cada 10 Tailandeses vive en la capital, siendo esta, sinónimo de movimiento, bullicio y un atractivo choque cultural constante. Recorrer sus calles es dejarse envolver por una explosiva mezcla de colores, formas y aromas desconocidos.

 

El culto religioso está siempre presente y es altamente contagioso para el turista. Los templos más visitados son el Wat Traimit (Golden Buda), el Gran Palacio (Buda Esmeralda) y el Wat Arun; este último, regala unas de las vistas más bellas que ofrece el río Chao Phraya a todo aquel que se atreva a subir la vertiginosa escalera hasta llegar a la cumbre. Mención especial merece el What Pho con su Buda reclinado de 46 metros de largo, capaz de dejar sin palabras al más escéptico.

 

 

Una de las alternativas más demandadas en Bangkok está relacionada con el Shopping. Llaman la atención sus inmensos Centros Comerciales, donde todo aquel que domine el arte del regateo, puede conseguir precios que rozan lo ridículo. Los más conocidos son el MBK y el Central Word, aunque no hay que olvidar el lujoso Siam Paragon donde, como excepción, no está demasiado bien visto regatear.

 

Para los enemigos de los grandes almacenes existen infinidad de mercados que recorren las calles de punta a punta con una disparatada variedad de artículos. Destacan el mercado nocturno de Patpong, considerado el barrio rojo de Bangkok, y el de Chatuchak, el mercado al aire libre más grande del mundo que solo abre sus puertas los fines de semanas y festivos.

 

 

A la hora de elegir alojamiento recomendamos el hotel Rembrant,  que cuenta con lujosas habitaciones y una coqueta piscina disponible para todo aquel que desee tener una perspectiva diferente de la noche oriental.

 

 

Se encuentra situado en el barrio de Sukhumvit, a pocos minutos de las principales líneas de Skytrain y MRT, que sería algo parecido a los trenes y metros europeos. Esta zona destaca, por su mercado y por albergar los restaurantes más elegantes de la ciudad. No obstante, el propio hotel consta de 3 selectos restaurantes temáticos (un mexicano, un italiano y un hindú). Siendo el Rang Mahal el más galardonado gracias a su exquisita comida India.

 

Otras de las atracciones más turísticas son los mercados flotantes. Por falta de tiempo, solo pudimos visitar uno y elegimos el conocido Damnoen Saduak. Gran error, ya que nos encontramos con un escenario descaradamente prefabricado, por y para el turismo. Por esa razón, y aunque solo sea por descarte, recomendaríamos visitar el de Amphawa, no tan colorido, pero mucho más veraz y auténtico.

 

 

A unos 80 kilómetros de Bangkok, con dirección a Chiang Mai, existe una parada emblemática: Ayutthaya. No sería desproporcionado afirmar, que toda la ciudad es un auténtico museo lleno de templos en ruinas. Sobrecoge pensar como sería en sus inicios, antes de que en 1767 fuera aniquilada por el ejército birmano.

 

LUANG PRABANG (5 días) 

¿Cómo sería viajar a Tailandia antes de esa invasión turística? La única forma de saberlo es hacer una escapada a cualquiera de los países vecinos como: Camboya o Laos dónde el turismo, aún no ha llegado de forma tan masiva.  

Luang Prabang es una pequeña ciudad de Laos, que ofrece una oportunidad única para reconciliarse con el mundo. Esta antigua capital del reino, declarada Patrimonio Mundial por la UNESCO, traspasa literalmente el alma de cualquiera que tenga algo de soñador, poeta o filósofo frustrado.

 

 

La amabilidad de su gente y la felicidad de los niños jugando alegremente en cada uno de los rincones, hace que toda la ciudad respire un halo mágico de bienestar.

 

A pesar de su limitada extensión, ofrece un sinfín de actividades como subir a la colina Phu Si, darse un baño en alguna de sus cascadas, recorrer el colorido mercado nocturno o deleitarse observando a los monjes en sus quehaceres diarios.

 

 

Sería un pecado despedirse de este lugar sin vivir dos experiencias imprescindibles:

 

·         Asistir a la Ceremonia de Entrega de Limosnas a las 5:30 de la mañana, donde los monjes de cada templo recorren las calles en fila, dentro del más absoluto silencio, para recoger la “limosna” que los habitantes entregan en caridad.

 

·         Recorrer en barca el Río Mekong hasta llegar a las Cuevas de Pak Ou (Las Cuevas de los Mil Budas), parando en alguno de sus poblados para observar el modo de vida de sus habitantes.

 

Como guinda a la estancia en esta encantadora ciudad, recomendamos alojarse en el hotel “Villa Maidou”, compuesto por dos fantásticas casas de madera al más puro estilo arquitectónico tradicional de Laos. Para entrar en las habitaciones del hotel es necesario quitarse los zapatos para no deteriorar su suelo original de madera; ritual que todos los laosianos cumplen cuando entran en sus propias viviendas.

 

 

El hotel está rodeado por un jardín tropical con todo tipo de comodidades y un trato exquisito e inmejorable. A tan solo unos pasos, tenemos el templo Wat Meuna y dando un corto paseo podemos llegar al viejo puente del río Nam Khan.

 

Consejo práctico: Escucha el ruido del silencio, pasea por sus calles, sonríe a su gente siempre que puedas, adéntrate en su vida, saborea cada "sawadee" (el simpático saludo que todos regalan acompañado de una enorme sonrisa), habla, siente, vive Luang Prabang y este se quedará para siempre en tu corazón.

 

CHIANG MAI (5 días)

 

Chiang Mai es una ciudad amurallada de unos 150.000 habitantes que se ha convertido en una auténtica Meca para los amantes de la naturaleza. Sus calles están repletas de agencias y particulares ofreciendo trekking, visitas a tribus locales, paseo en elefante por la selva, etc. Las dos excursiones más responsables con los elefantes son Patara y Baan Chang partiendo ambas de Chiang Mai. Pueden presumir de ser las únicas que ofrecen dar el paseo a lomos del elefante, ya que las sillas, que el resto de empresas suele utilizar para el confort del turista, acaban destrozando la espalda del animal.

 

Otros de los grandes atractivos de la ciudad son sus evolucionadas técnicas de terapias alternativas y puestos de masajes. Por ese motivo, elegimos el hotel Rarin Jinda para hospedarnos. Este hotel cuenta con numerosos especialistas dedicados al cuerpo y un Doctor, que tras una breve entrevista en la que explora la energía y las constantes vitales del organismo, recomienda una serie de tratamientos personalizados: todo tipo de masajes, spa, hidroterapia, aromaterapia, y un etcétera que completa una larga lista de tratamientos.

 

 

Además de la infinidad de mercados (como el de los fines de semana) y sus más de 300 templos, destacan dos colinas: Doi Inthanon y Doi Sutep. Ambas se levantan sobre Chiang Mai con grandeza y espiritualidad, haciendo sentir al visitante como un abstracto que conforma un todo con la naturaleza.

 

 

SUR DE TAILANDIA. Phuket, Phi Phi y Koh Samui (9 días)

 

Phuket es la más grande y poblada isla de Tailandia. Ofrece excepcionales playas en un idílico entorno montañoso. A pesar de ser conocida como la "capital del pecado" por su agitada vida nocturna, alberga numerosas alternativas de ocio para grandes y pequeños como grandes centros comerciales, zonas recreativas, centros de buceo, etc.

 

Una buena opción es el hotel Avista Phuket Resort and Spa, situado a tan solo 3 minutos andando de la playa Kata Beach. Sus habitaciones son un auténtico lujo con una decoración tan refinada como elegante. Todas ellas cuentan con amplios balcones o terrazas, algunas con vistas al mar. Además, en el Sukko Spa se puede disfrutar de un masaje y un adecuado tratamiento corporal.

 

 

Todo aquel que visita Phuket, tiene una excursión obligatoria a Phi Phi. La mayoría de las visitas suelen ser de ida y vuelta en el mismo día; sin embargo, recomendamos pasar allí, al menos, una noche para poder ver y vivir el ambiente de los garitos de la playa.

 

 

Phi Phi Island está formado por 4 islas, pero la única que está habitada y tiene oferta hotelera es Phi Phi Don. Allí se encuentra el Phi Phi Blue Sky Resort, su ubicación ofrece una tranquilidad difícil de encontrar en una isla tan animada. Además sus bungalows están prácticamente a orillas de la playa.

 

 

Existen varias maneras de conocer la isla de Phi Phi Leh, lo más recomendable es ir en long tai (embarcación típica privada que se alquila allí mismo o en el hotel). La barca de madera da la vuelta a toda la isla, haciendo numerosas paradas para hacer fotos y poder nadar entre peces en un entorno que roza lo irreal. El color del agua transparente es el protagonista omnipresente, pasando de un verde pastel al azul más intenso, según la profundidad y la altura de las impresionantes rocas que configuran este magnífico entorno sumergido. Entre las paradas más emblemáticas está la famosa Maya Bay, lugar que Leonardo Di Caprio popularizó, dando vida a Richard en la película “La Playa”.

 

Por último, proponemos olvidar “el reloj” durante 5 días en la isla de Koh Samui, conocida por la belleza de sus paisajes naturales

 

El hotel Banana Fan Sea es, sin duda, el lugar idóneo para hospedarse, ya su ubicación es sencillamente perfecta; ofreciendo una sensación de bienestar y relax a orillas de la playa Chanweng, la única de arena blanca.

 

 

El hotel se encuentra, en una de las más conocidas zonas de entretenimiento, plagada de locales con música en vivo, espectáculos de cabaret, discotecas y restaurantes. Destacando el Baitong Restaurant,  calificado por Tripadvisor con nota sobresaliente.

 

Aunque la idea inicial sea de descanso, sería imperdonable dejar escapar la ocasión de conocer el parque Nacional Marino de Ang Thong; un espacio protegido de 240 kilómetros cuadrados formado por 40 islas, las cuales están muy cerca unas de otras, configurando un impresionante panorama.

 

 

VUELTA A BANGKOK (2 días)  

 

Dado que Bangkok suele ser el lugar de partida hacia el país de origen, no es mala idea reservar un par de días en la capital para realizar las últimas compras y llenar las maletas.

 

Para conocer otro entorno totalmente distinto al anterior sugerimos alojarse en Kao San Road. Aquí se encuentra el hotel Buddy Lodge, con modernas habitaciones al estilo tailandés y un gimnasio donde enseñan Thai Boxin; deporte extremo (primo hermano del boxeo), que se ha convertido en todo un símbolo nacional.

 

 

En definitiva, viajar a Tailandia es algo más que hacer turismo: es un aprendizaje continuo en el que siempre se acaba llegando a la misma conclusión: “hagas lo que hagas, estés como estés o te sientas como te sientas… SONRÍE, porque serás correspondido y ese será tu premio. Sonríe al color, a la belleza, a la vida… todo es más fácil con una sonrisa”. 

TEXTO: Ángel Carrera Durio

FOTOS: Aurora Arbona Spiniza

COORDINA: Jose Buitrago Prieto 

HOTELES MENCIONADOS 

BANGKOK

Hotel Rembrant - http://www.rembrandtbkk.com/  

Hotel Buddy Lodge - http://www.buddylodge.com/  

LUANG PRABANG

Hotel Villa Maidou - http://villamaydou.com/  

CHIANG MAI

Hotel Rarin Jinda - http://www.rarinjinda.com/  

PHUKET

hotel Avista Phuket Resort and Spa - http://katabeach.avistahotelsandresorts.com/  

PHI PHI

Phi Phi Blue Sky Resort - http://www.phiphibluesky.com/  

KOH SAMUI

hotel Banana Fan Sea - http://www.bananafansea.com/

 

MIRA NUESTRAS OFERTAS DE VIAJES
PROMOCIONES Y OFERTAS EN VUELOS, PAQUETES , HOTELES

<

DIRECTOR JUAN LUIS ALVAREZ  : Información y/o consultas Tel : 687 91 32 12

Tarifas de publicidad del Almanaque del Turismo - COORDINA LA SECCIÓN  José Buitrago Prieto

PORTADA ALMANAQUE - LEA COMPLETO EL ALMANAQUE DE HOY