SANTORAL - ONOMÁSTICA

Santos del día 6 de Julio

Santas Dominica, Lucía y María Goretti, vírgenes; santos Rómulo, Dion y Antonino.


ISAÍAS

Es éste uno de los grandes nombres bíblicos. Significa "Yahvé es salvación", si la grafía es Yesa-Yahu. Si como señalan otros etimologistas nos atenemos a la forma Isa-Yah, la más frecuente en los códices, su significado sería "Nuestro Dios tensa". Y una tercera grafía, Ishua-Yah significaría "Dios es salud". Cualquiera que sea su significado, tiene el componente Yah (Yahvé).

El profeta Isaías estuvo al servicio del pueblo de Israel transmitiéndole la palabra de Jahvé durante 50 años. Sabemos de Isaías que es el más grande de los profetas del Antiguo Testamento. Vivió en una de las épocas más turbulentas de la historia de Israel, hacia el 750 antes de Cristo y le tocó cumplir una misión jamás confiada a ningún otro profeta. Nació en una de las más nobles familias de Jerusalén. Una tradición judaica, registrada en el Talmud, le hace sobrino del rey Amasías. Gozaba de una cultura privilegiada; estaba casado con una profetisa, según dice él mismo, y tuvo dos hijos. Sus obras de misericordia le acompañaban adonde iba. Cumplió su sagrado ministerio a lo largo del reinado de cuatro reyes: Ozías, Joatán, Acaz y Ezequías. Es dodoso de que alcanzase hasta el reinado de Manasés, por más que la tradición, muy antigua, se empeña en que efectivamente vivió hasta alcanzar el reinado de este último, y que por orden suya sufrió un martirio especialmente cruel: fue condenado a ser serrado por la mitad, como si fuese un tronco. La ocasión para esta condena parece que fueron las palabras del profeta: "He visto al Señor sentado sobre un solio...", que, según el rey constituían una blasfemia, porque estaba en abierta contradicción con lo que dijo Yahvé a Moisés: "No podrás ver mi rostro, porque ningún hombre verá mi rostro y seguirá viviendo". Se cree que la muerte del profeta fue hacia el año 690. Su tumba estuvo en Páneas, según la tradición, y fueron luego transportadas sus reliquias a Constantinopla el 422, durante el reinado del emperador Teodosio. El libro de Isaías es una colección de profecías, incluído el llamado Apocalipsis de Isaías. La idea constante de las profecías es que Israel tiene la salvación a su alcance, con tal que vuelva a la ley de Dios y practique la misericordia y la justicia con sus hermanos israelitas. La esperanza mesiánica es el mensaje de fondo del libro de Isaías. Los 39 primeros capítulos, en especial el Libro de Emmanuel, contienen diferentes profecías que van en esta dirección. Los 15 capítulos siguientes tienen como tema la Consolación de Israel durante el destierro. Su tema principal es la caída de Babilonia. Los diez últimos capítulos se escribieron durante los primeros años de la restauración por los seguidores de Isaías. Tanto los escritos como la predicación de Isaías sostienen que si Dios es santo, también su pueblo debe ser santo y apartarse de las alianzas con otros pueblos que apartan a israel de su pacto con Dios. Hay que añadir a la calidad doctrinal, la calidad literaria. Isaías es uno de los grandes poetas de Israel.

Los que llevan el recio nombre de Isaías celebran su onomástica el 6 de julio. El gran profeta profeta de la esperanza, el soñador y poeta que defendió con su vida sus sueños y su poesía, es un buen ejemplo y patrón. ¡Felicidades!

Copyright  EL ALMANAQUE  todos los derechos reservados.