SANTORAL - ONOMÁSTICA

Santos del día 11 de Julio

Santos Olga, Juan, Sabino, Abundio, Marciano y Benito.


OLGA

Nombre de origen germánico, basado en la raíz hail, que significa alto, divino y por extensión se le asignan también otros atributos de la divinidad como invulnerable, inmortal... Olga es el resultado de la eslavización de Helga, nombre escandinavo que se relaciona con el de Elena, del que muchos consideran como una variación, porque ese fue el nombre que adoptó la princesa rusa santa Olga al convertirse al cristianismo. Al salirnos de los estrechos límites de los nombres tradicionales, una de las líneas por las que se abrió nuestro caudal onomástico fue por las formas a menudo más sonoras o al menos más nuevas que otras lenguas dan a los mismos nombres, en este caso escandinavas y eslavas.

Santa Olga es una princesa rusa del siglo X, esposa del príncipe Igor. Al morir éste, la princesa ejerció la regencia durante la minoría de edad de su hijo Sviatoslaf y al quedar libre de sus responsabilidades de gobierno, se convirtió al cristianismo y recibió el bautismo solemnemente. Murió en 969. La iglesia rusa celebra su fiesta el 11 de julio, día que suelen elegir las Olgas para celebrar su onomástica. Otras prefieren celebrarla el 18 de agosto, fiesta de santa Elena emperatriz.

Otras Olgas dignas de tener en cuenta son Olga Constantinovna, reina de Wurtemberg, nacida en Rusia en 1822 y muerta en Friedrischshafen en 1892. Era hija de Nicolás I y de Alejandra Feodorovna. A los 22 años contrajo matrimonio con el que sería más tarde rey de Wurtemberg, Carlos, que en honor de su esposa creó la Orden de Olga, para premiar los méritos tanto de caballeros como de damas. Digna también de mención Olga Nikolaievna, nacida en Rusia en en 1851. Hija del gran duque Constantino de Rusia, casó con el rey Jorge I de Grecia. De este matrimonio nació Constantino I, padre del rey Alejandro. De Pablo I de Grecia nacieron Constantino II y su hermana Sofía, reina de España.

La referencia máxima de las Olgas y Helgas es santa Elena, madre de Constantino el Grande, el que dio a la historia de Roma un giro de 180 grados, vinculando la administración del imperio a la religión que hasta entonces había sido declarada el enemigo número uno del imperio, causa de todos sus males, y perseguida por tanto encarnizadamente. Cuenta la tradición que la madre del emperador, santa Elena, tuvo la mayor parte en su conversión; no es de extrañar, a tenor del entusiasmo que puso en la recuperación de los grandes símbolos del cristianismo (el santo Sepulcro, la Vera Cruz, y en general todo lo que hoy llamamos los santos lugares), sólo explicable por una fe profunda. La imagen de santa Elena transmite una gran firmeza y energía en las resoluciones, auténtico talante de emperatriz, pero con una humanidad desconocida hasta entonces. Fue santa Elena la precursora de un incontable séquito de reinas y princesas que a lo largo de la historia del cristianismo dedicarían parte de sus energías y de sus bienes a ejercer la caridad para con los más desfavorecidos. Y como si fuese por contagio del nombre, también las Olgas y Helgas se distinguieron además de por su firmeza en el gobierno de sus reinos y principados, en la generosidad para con sus gobernados. Tienen las Olgas un buen espejo en que mirarse. ¡Felicidades!

Copyright  EL ALMANAQUE  todos los derechos reservados.