SANTORAL-ONOMÁSTICA

Santos del día 15 de Agosto

La Asunción de la Virgen. Nuestra Señora de los Reyes. Arnulfo, Tarsicio, Alipio, Ruperto


LORENA

Es el nombre de una región histórica de Europa, situada entre Francia y Alemania, llamada en francés Lorraine y en alemán Lothringen. Originariamente se llamó Lotharingia, a raíz de la fundación del ducado por Lotario II, hijo del emperador Lotario I, allá por el año 855. La región se dividió de formas diversas a lo largo de la historia entre Francia y Alemania, llamándose Alta Lorena la parte que quedaba en territorio alemán, y Baja Lorena la que quedaba bajo dominio francés. Aquí se erigió un santuario en honor de la Virgen, al que se denominó Nuestra Señora de Lorena. De ahí que el nombre de Lorena pasase a formar parte de los nombres de mujer (no suelen los nombres geográficos por sí mismos usarse como nombres de persona) junto con los numerosos que se deben a advocaciones de la Virgen vinculadas a la toponimia. El significado último de Lorena está en relación con su antiguo nombre de Lotharingia y su fundador Lotario. Está formado por Leud -arin, poblado de águilas, ave de altísimos vuelos, símbolo de poder y dominación. Las Lorenas celebran su onomástica en una de las dos grandes fiestas de la Virgen: la Ascensión (15 de agosto), o el nacimiento (8 de septiembre).

Lorena es el nombre de la región geográfica que sirvió de nombre gentilicio a más de 400 miembros que forman el árbol genealógico de esta familia. El primer duque de Lorena fue el conde Reginar, que al sublevarse contra el rey Arnulfo destronó a la dinastía franca, fundando el ducado independiente de Lorena en 911. Pero la historia de la región empieza mucho antes. En la época prerrománica dos pueblos ocupaban la actual Lorena: al S los leucos, y al N los mediomátricos. Les afectó la dominación romana, pero la paz que siguió, junto con el instinto ingeniero de los romanos, favoreció la roturación de grandes extensiones para la agricultura, la construcción de calzadas y puentes, y la fundación de ciudades: Divodorum (Metz), Toul, Scarpona (Dieulouard)... El valle del Mosela se hizo próspero y se convirtió en nudo de comunicaciones. Con la caída del imperio Romano, la región se dividió cultural y políticamente, quedando germanizada desde la línea de Thionville, Dieuze y el Donon hacia arriba. La fundación de numerosas abadías en el siglo VII favoreció la cristianización del ducado. El fundador de la dinastía Carolingia, Arnulfo, poseía extensas propiedades en esta región. En ella residieron Pipino el Breve y Carlomagno. Fue a menudo esta región escenario de los enfrentamientos entre Francia y Alemania, y se convirtió a menudo en botín del vencedor. El nombre de Verdún nos recuerda el papel de esta región en las últimas contiendas.

He aquí un bello nombre, que, procedente de Francia, ha venido a formar parte de nuestra onomástica por su sonoridad. Los nombres de personas son una especie de avanzadilla cultural, claro indicador del aperturismo universalista. El de Lorena, además de evocar los atractivos de una rica y fértil región, y de asociarse al de tantos centenares de grandes personas que a lo largo de la historia, épica a veces, lo han llevado, nos retrotrae al cautivador y poderoso vuelo de las águilas para recordarnos que el nombre tiene una fuerza que le viene no sólo de muchos y de muy lejos, sino también de muy alto. ¡Felicidades!

Copyright  EL ALMANAQUE  todos los derechos reservados.