DIARIO MULTIMEDIA DE INFORMACIÓN - DESARROLLO PERSONAL - OCIO - CULTURA - TURISMO - Desde 1998 en la red
EL ALMANAQUE DE HOY REVISTA EL ALMANAQUE
 

LÉXICO

ALIMAÑAS

Animalia se llaman en latín "los animales" (el singular es exactamente igual que en castellano: animal). Al perder la noción de que animalia era ya plural, se le añadió una "s", con lo que quedó "animalias". De aquí se pasó por metátesis (intercambio de la "n" y la "l") a "alimanias" y finalmente la transcripción fonética de la pronunciación resultante nos llevó a "alimañas". Alimaña resulta ser, pues, la forma arcaica de "animal", pero en plena vigencia, que se usa para denominar despectivamente a los animales, con preferencia (no en exclusiva) a animales grandes y dañinos para el ganado, para los animales domésticos* y para la caza menor. He ahí, pues, que tenemos un nombre despectivo para los animales. A todo animal por el que nos sentimos perjudicados lo llamamos alimaña (lo utilizamos también para insultar a las personas que nos caen mal). Primero ha sido denominarlos apropiadamente. Luego el exterminio es una consecuencia inevitable. Tenemos todo el derecho a defendernos* de las alimañas, y su exterminio es la única defensa eficaz. Y perfectamente justificada. Puede sonar raro, pero la verdad es que esta palabra es responsable de la persecución sistemática de determinadas especies (pongamos como paradigma el caso del lobo*) a las que se sigue persiguiendo incluso cuando han dejado de ser un peligro. Llevan colgada la etiqueta de "alimañas" que las señala como enemigo a batir dondequiera que se las encuentre. A los animales peligrosos y dañinos simplemente se les mantiene a raya, como hacen todas las especies con los animales de los que se han de defender. En cambio a las alimañas se las extermina. Pasar a llamar alimaña a un animal, es declararle la guerra santa. Es abrir contra él las hostilidades para convertirlo en la víctima expiatoria de todos nuestros males, para hacer de él la hostia perfecta (ver web 17-12). Hasta el punto de haber creado el oficio especial de alimañero, que era el guarda encargado de matar alimañas. En las nóminas de los reyes y nobles, figuraban como zorreros los guardabosques encargados de matar zorros, lobos, aves de rapiña, serpientes, víboras y demás alimañas. "La caza del zorro" que practican los nobles ingleses sólo se puede explicar en el contexto de un rito sacrificial en que el zorro es la víctima expiatoria de los males que ocasiona al hombre; y en este caso no basta con matar a la víctima: hay que sacrificarla, esto es, celebrar con ella un sacrificio, convertirla en hostia. Detrás de las alimañas hay toda una filosofía de hostilidad que todavía no hemos sido capaces de desactivar totalmente. Es el especialísimo estilo humano de combatir a sus enemigos y competidores: el exterminio gracias al cual cada vez tenemos menos enemigos y en justa compensación cada vez somos más los individuos de nuestra especie. Porque ése parece ser nuestro fin último: vivir y crecer indefinidamente a costa de lo que sea.

Mariano Arnal

Libros relacionados con el Léxico:

Copyright EL ALMANAQUE todos los derechos reservados.