SANTORAL-ONOMÁSTICA

Santos del día 10 de Septiembre

Nicolás de Tolentino, Cándida , Ninfodora, Rosalía, Teodardo,  


ROSA - ROSALÍA

El nombre de Rosa es inagotable. De él han salido todo un rosario de nombres de mujer que quieren recordar a la reina de las flores, la flor que enamora por su belleza perfumada. Rosa, Rosario, Rosalía, Rósula, Rosalina, Rosina, Rosamunda, Rosalba, Rosana o Rosanna... todos hablan de la rosa, que la tenemos adornando nuestra cultura desde su mismo nacimiento. Los griegos nos transmitieron no sólo el nombre, (rodon / ródon), sino también la admiración y el culto a esta flor. Ellos mismos tenían una cincuentena de palabras en las que estaba presente el elemento "rosa", y ellos fueron los que fundaron la ciudad con el evocador nombre de Rosas mirando al Mediterráneo y al Oriente.

El culto a la rosa inunda nuestra cultura. En la mitología de Lituania la aurora es representada per una guirnalda de rosas que atrae el amor del sol. En la Roma antigua la rosa era un símbolo capital especialmente en el culto de Júpiter, y en la región de Pangea se daba el nombre de rosalias a las fiestas dionisíacas; en esta región colocaba la leyenda los famosos jardines de rosas del rey Midas, aquel que convertía en oro todo lo que tocaba. La rosa era para los griegos y romanos el símbolo de la luz, del amor i del placer; en los grandes banquetes los convidados se coronaban de roses porque creían que los inmunizaban contra la embriaguez. Por este mismo motivo se decoraba con rosas la copa en que se bebía. En náutica se llama rosa de los vientos, rosa náutica o rosa de la aguja el principal instrumento de navegación. En música se llamaba rosa instrumental el motivo ornamental que se solía colocar en la apertura circular practicada en la caja de algunos instrumentos de cuerda (laúd, salterio, tiorba, clave, mandolina, guitarra, etc). En arquitectura se llama rosetón la gran vidriera redonda de la fachada principal de las iglesias. En cosmética i medicina tenemos el aceite de rosas, la esencia de rosas, el agua de rosas. Diversas variedades de rosas son empleadas tradicionalmente en medicina desde hace milenios. Incluso la Iglesia, desde el siglo XII concede la Rosa áurea a quienes se han distinguido por su dedicación al bien común. Es la madre de todas las condecoraciones: una rosa de oro que el papa bendice y consagra con un ritual solemnísimo.

Las Rosas celebran su onomástica el 23 de agosto, fiesta de santa Rosa de Lima, una mujer extraordinaria, que llamándose de nombre de pila Isabel, todos la llamaban Rosa por su vitalidad jovial, que contagiaba una serena alegría a cuantos la trataban. Era, como san Francisco de Asís, una enamorada de la naturaleza, a la que cantaba en sus poemas. Murió en 1616 a los 27 años. Otra fecha, si no para celebrar, sí para recordar esta onomástica es el 7 de octubre, fiesta de la Virgen del Rosario, sólidamente implantada en todo el mundo de habla hispana. Especialmente en mayo, el mes de las flores, y el primer domingo de octubre, se celebran bellas fiestas en torno a la rosa.

Está claro que la humanidad está fascinada por la rosa, que se ha dejado llevar por su perfume y su belleza, que quiere tener presente por doquier: en las fiestas, en la más noble construcción, en la navegación, en la geografía, en la música, en el color... y sobre todo en los nombres de niñas y mujeres, para embellecerlas aún más. Belleza sobre belleza. ¡Felicidades, Rosalía!

Copyright  EL ALMANAQUE  todos los derechos reservados.