SANTORAL - ONOMÁSTICA

ONOMÁSTICA

Santos del día 21 de Junio

Luis Gonzaga jesuita, confesor; Eusebio, Terencio, Ursicino, Martín, Simplicio y Raúl (Radulfo) obispos; Rufino, Marcia, Ciríaco, Apolinar, Albano, Tecla y Basilisco mártires; Demetria virgen; Leutfrido abad.


LUIS

De origen germánico, tiene varias etimologías, como todos los grandes nombres, y múltiples formas. Ludovico fue la latinización del nombre, de cuya procedencia germana hay varias hipótesis. En el supuesto probable de que estuviese formado por Hluo (guerrero) y dowic (famoso, renombrado), el significado original de Luis sería "Guerrero famoso". En el caso de que la forma original del nombre fuese Hluot vig o Hlogvig, significaría "baluarte del pueblo". Como todos los nombres de su categoría ha formado el femenino Luisa, con las variantes de Eloísa, Liuva, Alvisa, y una gran variedad de formas en masculino: Clodoveo, Clovis, Clodovico, Ludovico, Aloit, Alós Eloy, Lajos...Desde la entrada de los germanos en lo que fue el imperio romano, este nombre se ha extendido abundantemente por toda la geografía cristiana.

San Luis (Lluis IX, rey de Francia), hijo de Luis VIII el León, nació en 1214.Durante su minoría de edad ejerció la regencia su madre, Blanca de Castilla; era la primera mujer que gobernaba en Francia y la dejó seguir gobernando su hijo hasta 1242. La experiencia acumulada junto a su madre le sirvió para gobernar con prudencia y sabiduría. En el interior suprimió la revuelta de los barones del Midí y del Oeste, tras lo cual Francia quedó pacificada. Controló a los bailíos y senescales, impuso su moneda en todo el reino, transformó la corte feudal en un órgano de gobierno, dando lugar al nacimiento del parlamento y del tribunal de cuentas; llevó en general con tanto acierto la administración y el ejercicio del poder, que elevó la monarquía a las más altas cotas de prestigio. En el exterior evitó las guerras. Repelió a Enrique III de Inglaterra, que había ido a apoyar la revuelta de los Barones de Poitou. Firmó un tratado con Jaime I el Conquistador, evitó intervenir en las luchas entre los Estados pontificios y Federico II. Dirigió con entusiasmo la séptima cruzada. En 1267 organizó la octava cruzada, en la que murió (1270) víctima de la peste igual que buena parte de su ejército. Con Luis IX alcanzó la monarquía de los Capetos un éxito incomparable.

Los Luises celebran su onomástica generalmente el 25 de agosto (san Luis rey de Francia) o el 21 de junio, fiesta de san Luis Gonzaga. Tienen también la opción de celebrarla por San Luis de Toulouse o de Anjou (19 de agosto), San Luis Alemán (17 de septiembre), san Luis Beltrán (9 de octubre), o san Luis María Grignion de Montfort (28 de abril) y así hasta una veintena de santos.

Los reyes tuvieron una gran predilección por este nombre. Se cuentan por decenas los que en Europa lo llevaron y dieron su nombre a los luises, moneda de oro muy apreciada. Así se llamaron cuatro emperadores (Luis I el Piadoso, llamado también Ludovico Pío; Luis II, emperador de Occidente; Luis III el Ciego y Luis IV de Baviera). En Francia hasta Luis XVIII llegó la lista de los Luises, destacando entre ellos además de San Luis (Luis IX), Luis XIV el Grande, "El Rey Sol", a quien debe el nombre el estado de Luisiana, de los EE.UU. de América. Un nombre, el de Luis, que respira grandeza y nobleza por todos sus costados. ¡Felicidades!

Copyright  EL ALMANAQUE  todos los derechos reservados.