Logo

DIARI0 MULTIMEDIA DE INFORMACIÓN - DESARROLLO PERSONAL - OCIO - CULTURA - TURISMO 

LEA COMPLETO EL ALMANAQUE DE HOY - EFEMÉRIDES

Recopilación de ediciones de EL ALMANAQUE

Busca en la hemeroteca del Almanaque. Miles de artículos

Google  

SANTORAL-ONOMÁSTICA - FEBRERO

Santos del día 3 de febrero

Blas y Óscar (Anscario) obispos; Celerino diácono; Laurentino, Ignacio, Celerina,
Hipólito, Félix y sinfronio mártires; Lupicino, Tigrido, Adrián y Remedio presbíteros; Nitardo y Adelino monjes; Olivaria virgen y mártir; Vereburga abadesa;
Claudina Chévenet fundadora de la congregación de Jesús María.


BLAS

De origen incierto, al proceder San Blas de la iglesia de Oriente, se buscan las raíces del nombre en el léxico griego referentemente: y tenemos ahí dos a elegir. El verbo blaptw (blápto), que significa herir, lesionar, de donde deriva la etimología de "lisiado", "cojo"; y la raíz blast- (blast-), que significa germinar, brotar y que bien podría estar presente en el nombre, al ser San Blas uno de los hitos del calendario agrícola. También admite la variante Blay, menos frecuente por haber pasado a usarse como apellido. El nombre se mantuvo en alza hasta la llegada del Renacimiento, pero luego decayó con rapidez su uso y sólo ha vuelto a reaparecer discretamente en nuestro siglo.

San Blas vivió en la segunda mitad del siglo III y primeros años del IV. Su vida y su personalidad causaron tal impacto, que experimentó en seguida la sublimación de la leyenda, de manera que toda ella nos ha llegado embellecida con los atributos propios de los grandes santos de Oriente. Eso hizo que fuese uno de los santos más populares de la Edad Media. Según la leyenda, San Blas fue médico en Sebaste (Armenia). Se hizo muy famoso en esta profesión porque realizó muchas curaciones milagrosas. Al quedar vacante la sede episcopal, fue consagrado obispo de aquella ciuadad. Pero deseoso de huir del bullicio del mundo, se retiró a la soledad y a la austeridad de una caverna. Allí vivió en perfecta armonía con la naturaleza. Compartía su morada con las fieras, que nunca intentaron siquiera agredirle. Allí le descubrieron, rodeado de sus fieras, los criados de Agrícola, el prefecto de Capadocia, que por deseo del emperador Licinio andaba a la caza de cristianos insignes para convertirlos al paganismo. Fue encarcelado, y como no hubo manera de hacerle renegar de su fe, el emperador mandó decapitarlo. Fue en el año 316.

Varias tradiciones conservamos en torno a San Blas: se le considera aún hoy patrón de los cardadores porque sus verdugos, antes de decapitarle, le desgarraron todo el cuerpo con unos peines de cardar la lana. En muchos lugares, el día de su fiesta se bendicen dos velas en cruz con las que se toca la garganta de los fieles para prevenir las enfermedades laríngeas, porque según la tradición San Blas, estando en la cárcel, curó a un niño que se moría por habérsele atragantado una espina. Se bendice también el 3 de febrero pan y sal para la curación de hombres y bestias. Se bendice asimismo el aceite de los candiles. En Rusia es considerado patrón de los ganados porque las fieras acudían a él para que las bendijera.

La popularidad del nombre queda atestiguada en el franero: "Lo dijo Blas, punto redondo"; "En llegando San Blas, pon pan y vino en la alforja, que día no faltará"; "¡San Blas bendito, que se ahoga este angelito!"; "Por San Blas, besugos atrás". Y por nombrar a un solo Blas célebre, citemos al gran matemático, físico, filósofo y escritor francés Blas Pascal. ¡Felicidades a cuantos llevan este nombre insigne!

Indice

 


LOS LIBROS MÁS VENDIDOS - ESPECIALES - MONOGRÁFICOS - Recomendados 1 - 2 - Libros en Amazon.com ( Latinoamérica )