Portada

Artículos

Léxico

Fotos

Instituciones

Enlaces

Humor

Tablón

Solidaridad

AÚN A PESAR DE LOS POLÍTICOS, SALDREMOS ADELANTE
Mercedes Pablos Figueroa



            Hace ya 47 días que empezó el desastre y una gran mancha, del tamaño de la isla de Menorca (700 Km. cuadrados), se sigue paseando por el mar a merced de las corrientes y los vientos, y del Prestige siguen saliendo 150 toneladas de fuel diarias, sin que por el momento, ni lo uno ni lo otro, estén en absoluto controlados. 

            Pero aquí no pasa nada y, por supuesto, “España va bien”. 

            Claro que España va bien, y que nadie se preocupe porque los gallegos, una vez más, aunque hoy más que nunca, saldremos adelante, aún a pesar de los políticos,  responsables y chupópteros varios. 

            Aún a pesar de Fraga, Presidente de la Xunta de Galicia, que se fue de caza cuando se hundió el petrolero y dio señales de vida a los ocho días del siniestro, después de tener la desfachatez, entre otras, de presentar en Madrid un libro sobre alimentación sana. Eso sí, cuando las cosas ya estaban negras, y nunca mejor dicho, apeló a la ayuda de Dios y del Apóstol Santiago. 

            Aún a pesar de Aznar, Presidente del Gobierno, que negó sistemáticamente lo que todos veíamos; llegó un mes más tarde a Galicia y tuvo la cobardía de no bajar a las playas a mancharse los zapatos de chapapote, y decir que “hay alarmismos muy poco justificados”. 

            Aún a pesar de Rajoy, Vicepresidente del Gobierno, que minimizó el alcance de la marea negra llamándola “vertido”, -ya estamos esperando la cuarta-, y que afectó a toda Galicia, Norte de Portugal, Asturias, y ahora se anda paseando por el Cantábrico, amenazando a Francia. Más conocido también por “El Señor de los Hilillos” porque eso era lo que, según él, seguía saliendo del Prestige, cuando en realidad eran 140 toneladas diarias, después de haber afirmado que “a una profundidad de 3.500 metros y 2 grados de temperatura el fuel estaría en un estado sólido, por lo que, en un principio, el combustible no se vertirá”. 

            Aún a pesar de Jaume Matas, Ministro de Medio Ambiente, que primero fue un vertido para, a los dos días, convertirse en la mayor catástrofe de la historia, pero que el Gobierno seguiría actuando igual, porque lo estaba haciendo muy bien. 

            Aún a pesar de Federico Trillo, Ministro de Defensa, por querer primero mandar un avión de combate y a la Guardia Civil para hundir el barco y luego tardar un mes en mandar al ejército a ayudar a limpiar las costas afectadas. Además de pasearse en helicóptero el 24 de Diciembre, desde La Coruña a La Guardia, y tener la desfachatez de decir que “las playas están limpias y esplendorosas, la visión era magnífica”. 

            Aún a pesar de Arias Cañete, Ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, que soltó eso de que “la rápida actuación de las autoridades españolas evitó que el vertido se convirtiese en una verdadera catástrofe pesquera y ecológica. No tememos una catástrofe ecológica ni prevemos problemas para los recursos pesqueros”. 

            Aún a pesar de Álvarez Cascos, Ministro de Fomento que, después de que no pasaba nada, y de decir que “nuestra información fue precisa, exhaustiva y sobre parámetros totalmente medibles”, su defensa fue que “aquí no somos profetas para saber que el barco iba a reventar en alta mar”. 

            Aún a pesar de López-Veiga, Conselleiro de Pesca y Asuntos Marítimos, que repitió lo mismo que Jaume Matas y nos advirtió de lo peor cuando el fuel nos llegaba a las rodillas, pero ante la falta de medios, se despacha con que no podemos tener un barco anticontaminación para un accidente cada diez años. Curiosamente, España tiene “sólo” 8.000 Km. de costa. 

Aún a pesar de Carlos del Álamo, Conselleiro de Medio Ambiente, por su discurso demagógico y contradictorio. 

            Aún a pesar de Arsenio Fernández de Mesa, Delegado del Gobierno en Galicia, por su flagrante ineptitud, que como muestra llega un botón: “Hay una cifra que está clara y es que la cantidad que se vertió no se sabe”. Y esto lo dijo todo convencido y en serio. 

            Aún a pesar de José Luis López Sors, Director General de la Marina Mercante, que afirmo que “no se puede hablar de marea negra, son manchas negras y dispersas sin mayor importancia”. 

            Aún a pesar de Juan Carlos I, Rey de España, por defender la actuación del gobierno y decirle a los periodistas, cuando visitó Galicia, que no emitiesen imágenes tan impactantes. Las imágenes no se acercan ni de lejos a lo que uno siente cuando se encuentra de frente con esa mierda y, curiosamente, ésta es la opinión unánime de todos los voluntarios que han estado colaborando en la recogida del chapapote. 

            Aún a pesar de la censura informativa, ya que nos tuvimos que enterar de lo que estaba pasando por Internet, -básicamente a través de las páginas del Cedre francés y del Instituto Hidrográfico portugués-, y por la única cadena de televisión española TELE 5 que informó in situ desde el primer momento y sin tapujos, aunque según el Gobierno, el ver sus noticiarios es de masoquistas. 

            Aún a pesar de la prisa que se dieron en empezar a pagar indemnizaciones, para dividir y taparle la boca a los marineros, pero ninguna en buscar una solución eficaz para que el Prestige deje de echar el fuel que sigue escupiendo todos los días. 

Aún a pesar de ocultar y negar la toxicidad del fuel que transportaba el Prestige y el peligro para los voluntarios que trabajan en su recogida. “No se puede decir que es cancerígeno, eso alarmaría a la población”. Pero lo es y mucho. 

Aún a pesar de que el Gobierno se acuerda ahora, precisamente ahora, de que va a hacer cumplir las condenas completas a los terroristas y nos va a mandar una cartita a todos los españoles contándonos la eficacia de actuación del PP y lo malos que son los del PSOE, “partido de las tres is”, según ellos, por su actuación “irresponsable, insolidaria e incapaz de afrontar la situación”.           

            Aún a pesar de que, en teoría, están todas las labores centralizadas, pero no he visto nunca cocina con tantos cocineros guisando:  Ministros de: Medio Ambiente, Fomento, Agricultura y Pesca, Defensa; delegado del Gobierno en Galicia, comisarios europeos de Transportes y Energía y de Medio Ambiente. Cuatro conselleiros: los de Pesca, Presidencia, Medio Ambiente y Asuntos Sociales; así como diferentes cargos del Gobierno con competencias sobre puertos, salud pública o recursos marinos; representantes de Salvamento Marítimo, Tragsa (empresa designada por la Xunta para la distribución de todo el material de limpieza, -ya sancionada por la CEE este verano por irregularidades-), Cedre, y de la empresa del Nautile; Ayuntamientos, Cofradías de Pescadores, Mancomunidades, ONGs, Asociaciones ecologistas, etc., etc. 

Aún a pesar de que a los voluntarios les ponen trabas para trabajar, porque tiene que estar todo muy organizado, y además no hay material suficiente. ¿Por qué me recordará esto tanto al “vuelva usted mañana” de la burocracia y los funcionarios de hace unos cuantos años? 

            Aún a pesar de que este sábado falleció, DE PENA, Man, el ermitaño de Camelle, un alemán de 63 años que llegó a la zona hace cuatro décadas y que no pudo superar que el fuel hubiese sepultado su museo natural al aire libre, donde vivía. 

            Pero, aún a pesar de todo eso, de todos ellos, y con el alma rota de dolor, Galicia saldrá adelante gracias a su buena gente y al apoyo, que no podremos olvidar jamás, de todos los voluntarios que, sin importarles ideologías ni colores, han venido a echarnos una mano, sin buscar nada, sin esperar nada a cambio, peleándose para poder trabajar cuando muchas veces se lo querían impedir... aún a pesar de los políticos... ¡¡¡ GALICIA SALDRÁ ADELANTE !!!  

Mercedes Pablos Figueroa - DNI nº 36018868V (Gallega y Voluntaria)  mercepf@arrakis.es