6 herramientas tecnológicas fiables para evitar el fraude en e-commerce

El fraude online es uno de los principales riesgos que corremos los usuarios a la hora de adquirir productos por internet. El e-commerce es una tendencia cada vez más al alza, especialmente durante 2020, y se espera que continúe extendiéndose durante los próximos años como una de nuestras principales formas de realizar nuestras compras, así que resulta más importante que nunca garantizar que realizamos nuestras compras en plataformas web seguras para evitar estafas.

En España, una red de fraude online desarticulada en 2019 llegó a estafar a más de 2400 personas, no solo recibiendo el dinero de sus compras sin enviar nada a cambio, sino, además, apropiándose de sus claves de acceso a sus entidades bancarias para vaciar sus cuentas o solicitar créditos rápidos.

Afortunadamente, en la actualidad contamos con diversos recursos para mantener a salvo nuestros datos y nuestro dinero mientras realizamos nuestras compras online. Para ayudarte a protegerte, aquí tienes una selección de 6 de las mejores herramientas tecnológicas para evitar el fraude en el e-commerce.

1. Software antimalware

Desde los inicios de internet, el software antimalware es una de las herramientas fundamentales que necesitamos para poder navegar con seguridad, y es aún más importante ahora que realizamos cada vez más compras en línea. Con un software antimalware de última generación en nuestros equipos, no solo nos aseguramos de protegernos frente a troyanos y otros virus que podrían robar nuestros datos, sino que además contaremos con una capa de protección extra frente al phishing y las páginas web fraudulentas.

2. Una VPN

Una conexión VPN es una herramienta que nos permite encriptar nuestra conexión a la hora de navegar por la red. De esta manera, podemos asegurarnos de que todos nuestros datos permanezcan privados incluso si alguien intercepta nuestra conexión, por ejemplo al conectarnos a través de redes Wi-Fi públicas como las de un hotel o una cafetería. Debemos tener en cuenta, no obstante, que las páginas fraudulentas también pueden usar una VPN para proteger sus comunicaciones, lo que dificulta su localización por parte de las autoridades.

3. Navegadores robustos

Cuando realizamos nuestras compras online, normalmente introducimos nuestras credenciales como nuestro nombre, dirección y tarjeta de crédito a través de un navegador web. Si utilizamos navegadores vulnerables, estas credenciales pueden filtrarse fácilmente y caer en las manos equivocadas, así que debemos asegurarnos de utilizar navegadores robustos para evitarlo. También es buena idea utilizar navegadores orientados a la privacidad como Iridium para impedir el seguimiento de nuestra actividad online mediante cookies.

4. Un gestor de contraseñas

Las contraseñas simples como el nombre de nuestra mascota o la fecha de nuestro aniversario son algo del pasado. En la actualidad es necesario utilizar contraseñas complejas para garantizar la seguridad de nuestras cuentas, pero utilizar una contraseña compleja para cada cuenta resulta imposible de recordar. Para esto contamos con los gestores de contraseñas, programas que archivan todas nuestras claves de forma encriptada en nuestro equipo para asegurarnos de que solo nosotros podemos acceder a todas y cada una de nuestras cuentas en internet.

5. Un sistema de doble verificación

Si tu entidad bancaria no cuenta con un sistema de doble verificación, deberías cambiarte a otra ahora mismo. Si un atacante obtiene tu contraseña y tu cuenta no está protegida con este sistema, podrá acceder a tus fondos y vaciar tu cuenta bancaria de forma sencilla. Los sistemas de doble verificación interponen una segunda barrera de acceso vinculada a un dispositivo que solo tendrás tú, de forma que los estafadores no podrán acceder de manera remota a tus cuentas.

6. El sentido común

En muchos casos, las estafas que cometen los sitios fraudulentos de e-commerce se aprovechan en la ingenuidad de sus clientes, y, ante eso, no hay antivirus que valga. La mejor herramienta con la que cuentas en estos casos es tu sentido común. Desconfía de los correos electrónicos sospechosos y de las webs que no parecen demasiado elaboradas. Visita foros de consumidores para comprobar si, efectivamente, la tienda online donde estás comprando es legítima. Y, por supuesto, nunca facilites tus datos bancarios, ni siquiera si la persona al otro lado del teléfono se identifica como alguien que te habla en representación de tu banco de confianza.

En síntesis

El e-commerce tiene un gran futuro en España y es una excelente manera de comprar y vender productos en internet, pero no está exento de riesgos. Para garantizarte una experiencia segura a la hora de realizar tus compras online, presta atención a cada detalle de las webs en las que compras y asegúrate de contar con todas las herramientas dedicadas a garantizar la protección de tu dinero y tus datos personales.