Archivos

rel


    Twitter Facebook Google Plus LinkedIn RSS Feed Email

El calor del invierno en Polonia

El calor del invierno en Polonia

Nochevieja en Cracovia: el calor del invierno en Polonia

La ciudad de Cracovia es uno de los principales símbolos de Polonia en el extranjero. Cada año 8 millones de turistas visitan la ciudad atraídos por la belleza de su arquitectura, su apasionante historia y su animada vida cultural. Durante la temporada navideña, la ciudad adquiere nuevos e interesantes matices: la nieve, los pintorescos mercados de navidad donde comer, beber y comprar artesanías, las pistas de patinaje sobre hielo… y la gran celebración de Nochevieja en Rynek, la plaza medieval más grande de Europa.


Durante la tarde del día 31 y hasta entrado el año nuevo esta hermosa plaza de casi 10.000 metros cuadrados se convertirá en una inmensa pista de baile al aire libre. Por el escenario desfilarán todo tipo de bandas y solistas, acompañados de luces, proyecciones y un gran show pirotécnico con el que se recibirá el año nuevo.

 Desde el folk hasta la música electrónica, pasando por el jazz, el rock, el funky, el indie o el r&b, los conciertos supondrán un repaso por el panorama musical polaco desde clásicos como “Perfect” o “Lady Panks” hasta las nuevas propuestas como la joven “Brodka” , cuyos primeros discos han tenido una excelente acogida entre la crítica polaca e internacional, o el particular universo musical de “Czeslaw Spiewa”.
Más información en 
http://sylwester.krakow.pl/

Magia y luz en Wrocław por Navidad

El éxito en las últimas ediciones ha hecho que este año, además de la ya habitual zona sur este de Rynek y la calle Świdnicka, el mercado se extienda al lateral norte de la plaza además de a la peatonal Oławska.
Más espacio, por supuesto, significa más atracciones y novedades. La más visible será una casita rural con una pequeña torre que se levantará en la confluencia de Oławska y Świdnicka en la plaza. Se van a instalar además varias chimeneas de leña que ambientarán la plaza con su olor a humo y que aspiran a ser un lugar de encuentro y reunión donde recuperar el calor.

 Para beber, los típicos polacos: vino caliente (grzane wino) o té con miel y frambuesa. Para comer, vicios internacionales: un taller de chocolate suizo, gofres holandeses o langós húngaro. Y para comprar: artesanía, bisutería, pieles, cerámica…

Más en http://www.elalmanaque.com/navidad