Alquilar bici estática y cinta de correr, nuevo negocio del confinamiento

Por Ferran Martínez-Aira

Alquilar una bici estática (5 euros al día, 10 a la semana o 80 al mes)  más cuatro euros de depósito o alquilar una cinta para correr (desde 37 euros a la semana) se ha convertido en el nuevo negocio del confinamiento que padecemos en España desde el pasado 13 de marzo.  La obligación de quedarse en casa para intentar frenar la propagación del coronavirus, y las multas y los vídeos en los que se ve a la Policía multar e incluso a los runners y ciclistas que entienden que el estado de alarma no va con ellos— han provocado una burbuja en el negocio del ‘renting’: el alquiler de máquinas de gimnasio y material de fitness se ha disparado en estas cuatro semanas de reclusión domiciliaria.

Los ‘viciosos’ del gimnasio han visto cómo estos se cerraban y los devora kilómetros de la bici tienen su máquina en casa o en el trastero esperando a que pase esta pandemia. Por ello, y según Fitnessrent, una de las mayores empresas de alquiler de este material que normalmente suministraba a gimnasios, grabaciones publicitarias e incluso eventos multitudinarios, ahora se ha experimentado un ‘boom’ de demanda a los domicilios particulares.

La empresa asegura haber recibido en los últimos días “más de mil solicitudes de presupuestos y consultas”, y sobre todo en las bicicletas estáticas y las cintas de correr “porque se entregan en el domicilio en menos de 24 horas” con servicio de instalación y explicación profesional.

De todos modos, una de las mayores preocupaciones de quienes se deciden a alquilar una cinta o una bicicleta son las condiciones sanitarias, puesto que no hay que olvidar que se traen en pleno periodo de alarma y, además, son de alquiler y no se sabe quién ha sido su anterior usuario. Por ello, se está prestando “especial atención a los protocolos y medidas sanitarias”.

El servicio, teniendo en cuenta que a la mayoría de los que se apuntan a un gimnasio les dura la fiebre apenas una sesión, tiene como apoyo la web https://www.deportesdeciudad.com, donde se ofrecen todo tipo de ejercicios y opciones para que uno no se harte de la bici o la cinta y la quiera devolver. Eso sí, también hace falta tener un piso lo suficientemente amplio como para que la cinta o la bicicleta estática no nos obligue a comer en el dormitorio.