Archivos

rel


    Twitter Facebook Google Plus LinkedIn RSS Feed Email

ALOJAMIENTO SIN RENUNCIAR A NADA

892012_169_z

Todos recordarán la época, no muy lejana, en que a la hora de planificar un viaje si querían disfrutar de un alojamiento simplemente “decente” tenían que renunciar a otras actividades o a algún que otro capricho. Habrán visto aquellos viajeros que se trasladan con bastante provisiones para gastar menos en restaurantes, los que compran en tiendas de alimentación y se preparan su propio menú y así buscando mil y una maneras de poder estirar el presupuesto que el hotel se llevaba en gran medida. Eso, si no se optaba por dormir prácticamente al raso o en algún camping sin que esa fuese la finalidad lo que les obligaba a cargar con tiendas y otros enseres no previstos. Porque en la mayoría de los viajes la finalidad no es disfrutar del hotel, sino del lugar o lugares que visitan.

Hoy en día las ofertas son tan numerosas y atractivas que casi se perderían a la hora de elegir la suya. Ya no es necesario alojarse en el peor hotel del mundo para economizar, ni recurrir a esos originales y inusuales alojamientos catalogados como el más barato del orbe.  Han surgido nuevos conceptos fruto de la evolución de alguna experiencia como los hostels y, por supuesto, siempre encontrará esos blog donde de forma totalmente altruista y con algo de presunción, les ofrecerán consejos sobre cómo buscar hoteles baratos.

Todo está muy bien y les será de gran utilidad, pero es tal la oferta y tan variada que posiblemente cuando ya tengan la reserva hecha encontrarán algo más idóneo o aparecerá ese conocido que todo lo sabe para indicarles que había algo mejor. Visiten al especialista, al que todo lo conoce sobre viajes y hoteles y déjense asesorar por el profesional. Visiten Hoteles con Expedia, y conviértanse en el asesor de los conocidos. Confíen en los profesionales y acertarán siempre.