Archivos

rel


    Twitter Facebook Google Plus LinkedIn RSS Feed Email

CASTO – CASTA


      SAN VALENTIN    

CASTO – CASTA

Castidad, casto, castigar, castrar, incesto, tienen en común la raíz cast-, que tomada probablemente de la agricultura (con el significado de “podar, “expurgar”), forma parte del léxico sagrado, derivando más tarde hacia otros valores.

La palabra latina castus significa “conforme a los ritos”, “puro”, “casto”, “virtuoso”, “exento o liberado de…” Y el verbo castrare significa “castrar”, pero también “mondar”, “podar”, “cortar, “amputar”, filtrar”, “colar”, “tamizar”, “cerner”. Se llama castratura además de a la castradura, a la acción de cribar o tamizar el grano. Castratus, además de “castrado” significa “cernido”, “tamizado”, “limpio”. Y finalmente, mientras el verbo castigare significa castigar, reprender, corregir, enmendar, sujetar, regir, dirigir, su derivado castigatio es, además de castigo, corrección y reprensión, corta o poda de las plantas. Y castífer es el que lleva el látigo, que es a la vez instrumento para regir (los animales de tiro y de montura) y corregir (las personas). El contrario de castus, in-cestus (es el prefijo in- el que hace cambiar la a en e) significa en un principio “impuro”, “deshonesto”; y el respectivo verbo incestare significa “manchar”, “contaminar”, “profanar”, “hacer impuro”, “deshonrar”; y sólo muy posteriormente se le asignará a la palabra incesto el significado que actualmente tiene, como paradigma de la transgresión de la castidad.

Dejo constancia, en relación con el término castrar, que en español tenemos la palabra ciclán que se aplica al animal al que le falta un testículo o tiene ambos ocultos. Todos los diccionarios están de acuerdo en que este término proviene del árabe siklab, son el significado de “eunuco” que a su vez procede del griego sklavos (origen que no he conseguido comprobar), lo cual nos daría una relación directa entre esclavitud y castración, cosa evidente en los animales de explotación como el método más seguro para garantizar su castidad.

Por otra parte tenemos el nombre casta (del que deriva castizo), con el significado de raza, que no viene del latín, ni menos de la raíz castus, como magistralmente explica Corominas; sino que más probablemente sea de origen germánico y procedente del mundo animal. Esto no obstante, se ha producido el inevitable emparentamiento de dos palabras que por extraños caminos han acabado encontrándose. Es decir que la castidad tenía como única razón de ser la casta, aunque esta realidad se percibió primero en el mundo animal y sólo pasó a adquirir plenamente su significado actual a partir de que los portugueses aplicaron esta palabra para denominar las múltiples divisiones de la sociedad India.

Éstos son los cimientos léxicos sobre los que está construido parte del discurso de nuestra civilización sobre la moral sexual.