Archivos

rel


    Twitter Facebook Google Plus LinkedIn RSS Feed Email

LOS BELENES : ORIGEN

LAS COSAS Y SUS NOMBRES  ORIGEN DE LA PALABRA

LOS BELENES : ORIGEN

Fue san Francisco de Asís, el santo que se caracterizó por su sentido positivo de la vida, por su amor a la naturaleza, el que tuvo una visión tan “infantil” y tan bella de la Navidad. Él fue el que ideó esta forma de vivir el nacimiento de Jesús: reproduciéndolo en algo tan vivo y tan plástico como los belenes, llamados también pesebres o nacimientos.

El salto importante fue pasar de la representación pictórica e incluso escultórica, a la plástica en miniatura, en versión infantil. Algo así como jugar a soldaditos, pero con una historia infinitamente más atractiva que la guerra. Con el gran lema PAZ EN LA TIERRA que exhiben los ángeles. La prueba de la genial intuición de san Francisco de Asís es que al morir, en 1226, la piadosa costumbre de celebrar la Navidad reproduciéndola en el Belén, se había extendido por todo el mundo cristiano, y que con el paso de los siglos se ha ido afianzando más y más.

Este milagro se debió a dos factores: al sello de simplicidad e ingenuidad franciscana, que ponía su diseño y realización al alcance de cualquiera, y al entusiasmo de santa Clara, la fundadora de las clarisas y ferviente admiradora de san Francisco, que difundió esta piadosa costumbre por todos los conventos de la orden y la contagió a las familias. El mismo origen franciscano tuvieron también los pesebres vivientes.

En forma paralela se desarrollaron durante la edad media los llamados misterios, que se representaban en las iglesias como parte de la liturgia. Eran una catequesis viva sobre la vida de Jesús. Se representaban especialmente los pasajes de la Anunciación, de la Adoración de los pastores, y de la Adoración de los Reyes Magos.

El clima de profunda vivencia de la navidad que creaban todas estas cosas fue creciendo y retroalimentándose, hasta que tomó posesión definitiva de los hogares, convirtiéndose el pesebre o belén en el centro de interés de las fiestas navideñas. Fue en el siglo XVIII cuando la participación de grandes artistas en la creación de figuras para el belén, le dio gran predicamento incluso entre las clases más elitistas.

La costumbre de construir belenes pasó de Italia a España, y de aquí a América. En torno al belén se organizaron los rituales domésticos tal como el canto de villancicos, el avance de los Reyes Magos, los regalos, etc.