Archivos

rel


    Twitter Facebook Google Plus LinkedIn RSS Feed Email

LA CESTA DE RECOLETOS. Diversión en torno al plato

LA CESTA DE RECOLETOS. Diversión en torno al plato

El local de la calle Recoletos se consolida como gastrobar de éxito con una elegante ambientación musical, un servicio atento que invita a volver y una cocina para picar y compartir en la que el lujo nace de la propia sencillez

Madrid, marzo de 2012.- Si hace unos años cocina, bodega y sala eran el trinomio a confluir en un buen restaurante, ahora se suma una variable más a la fórmula del éxito: el ambiente. Decorada por Pascua Ortega y dirigida por un equipo joven, atento y profesional,

La Cesta de Recoletos pertenece a esa nueva generación de gastrobares que, como su propio nombre indica, aúnan una propuesta culinaria y de servicio apta para gastrónomos exigentes con la magia y la alegría propias de la cultura tabernaria. Todo ello pasado por el crisol del glamour y la sofisticación. Abierta hace poco más de dos años, La Cesta vive hoy su punto álgido de madurez culinaria y ambiental, con un producto de primera que se deja ver en elaboraciones sencillas y pensadas para compartir, una atención de las de lujo y sonrisa y una parroquia ecléctica de gente guapa que se mueve al ritmo de una animada selección musical.

Diferente e informal. Así es La Cesta, un restaurante pensado para el día a día y la noche en el que la gastronomía es solo el hilo conductor de una completa experiencia de ocio y disfrute diseñada para que la gente se lo pase bien. Desde la decoración, tan rabiosamente moderna como atemporal y tan cálida como lúdica, hasta la disposición del espacio, invitan al carpe diem en la mejor compañía. El local cuenta con una mesa alta corrida con vistas a la cocina, mesas redondas que permiten la conversación entre hasta seis comensales y mesas de dos con bancada que, aunque bien separadas para la intimidad en pareja, pueden unirse para grupos mayores. En definitiva, una sala atendida por un equipo amable, cercano e invisible cuando debe que dirigen con gajes de anfitriones natos Jose Antón, socio del proyecto, y su maître Sònia Vilavendrell.

COCINA SEGURA, POPULAR Y DE ÉXITO
 En lo gastronómico La Cesta apuesta por una cocina eminentemente tradicional y de mercado, regida por “la cesta de la compra” y la estacionalidad del producto, que se presenta en propuestas sencillas, que no simples en su elaboración. El responsable de la felicidad del cliente en los fogones es Adolfo Santos, segundo de a bordo en la cocina sel dos estrellas Michelin Santceloni durante más de cinco años, que ofrece una carta breve pero bien estructurada con propuestas de temporada y platos fijos a petición del cliente, muchos de los cuales pueden pedirse en medias raciones, la mayoría de ellos aptos para compartir y con un precio que oscila entre los 4,50 y los 20 euros.

Entre sus versos inamovibles destaca una burrata excepcionalmente sápida y bien aliñada, una tortilla de patatas gallegas y huevos de corral cuajada al punto por fuera y casi líquida por dentro, o las croquetas “de la abuela Matilde”, que compiten en el top five de las mejores de Madrid con una cremosidad excepcional cuyo secreto reside en “echar mucho brazo en la bechamel”.

Sobresalen también dignos representantes de esa cocina clásica de la paciencia y la técnica como la menestra de verduras, el tartar de ternera blanca, los chipirones, las albóndigas de pato o los callos.

En la carta, siempre presentes, hay platos y guisos del día, entre los que ahora destacan unas lentejas caviar con ternera y trufa negra, y postres caseros con una tarta de queso, galleta y frutos secos como especialidad estrella para el final.

VINO, JAZZ Y BUEN AMBIENTE

La bodega, como todo en La Cesta, está diseñada para adaptarse a todo tipo de gustos, momentos y compañías, incluyendo desde los buques insignia de las principales denominaciones de origen españolas hasta las últimas incorporaciones y vinos de tendencia del mercado, algunos de ellos también servidos por copas y siempre buscando precios asequibles y márgenes ajustados.

La experiencia de La Cesta se completa con una elegante selección musical que varía según la franja horaria, pasando del jazz, chill-out y bossa nova que suena mediodía, al funk, el pop-rock de los 80 y 90 y los greatest hits internacionales que vibran con las primeras copas de la noche en un espacio que marca la diferencia entre “cenar y salir a cenar”.

Dirección: Recoletos, 10 Madrid

Teléfono: 911 400 696

Horario:

De lunes a jueves de 13:00 a 16:30 h. y de 20:30 0:00 h.

Viernes y sábados de 13:00 a 16:30 h. y de 20:30 a 0:30 h.

Domingos de 13:00 a 16:30 h.

Precio medio: 35 € Menú del día: 18 €