Archivos

rel


    Twitter Facebook Google Plus LinkedIn RSS Feed Email

UNA POLÉMICA Y GENIAL “CARMEN” CELEBRA EL 20 ANIVERSARIO DEL TEATRO REAL

UNA POLÉMICA Y GENIAL “CARMEN” CELEBRA EL 20 ANIVERSARIO DEL TEATRO REAL



Una bandera española se convierte en protagonista antes del estreno

Enrique Sancho

Ni el cambio de Sevilla por Ceuta, ni el del siglo XIX al XX, ni el de los soldados un tanto afrancesados por rudos legionarios, ni el de los contrabandistas moviéndose en burro por emigrantes haciendo cola para cruzar el estrecho, ni siquiera la presencia de un gigantesco toro de Osborne o de una cabina telefónica, ni la de toreros desnudos o escenas de sexo semi explícito han causado tanta polémica como la de unas banderas españolas –un elemento que podría considerarse accesorio, si no corrieran los tiempos que corren– en el avance del estreno de la ópera Carmen, de Mérimée/Bizet el 11 de octubre con la que el Teatro Real celebra, justo, los 20 años de su reapertura el 11 de octubre de 1997, y los 200 de su creación.

Claro que la polémica que se arrastra desde hace algo más de una semana ha coincidido con un momento de proliferación de banderas por toda España, de alta tensión en lo político y de la ya habitual en todos los montajes del burgalés Calixto Bieito que, sin embargo, lleva repitiendo este montaje, con pequeños cambios, desde que lo estrenó en Perelada en 1999 y tras pasar por más de 30 grandes teatros de todo el mundo. La polémica inicial por el uso un tanto denigrante de la bandera española –algo que el Real ha desmentido–, en la que tomó parte desde alguno de los patrocinadores del Real a la presidenta de la Comunidad de Madrid, y que incluso motivó una pregunta parlamentaria, ha obligado al equipo artístico del Real a hacer algunos “ajustes”, según precisó su Director Artístico Joan Matabosch, pero no “cambios”. En la presentación de la ópera fue muy concreto en precisar la diferencia entre una cosa y otra. “Algo habitual en muchas puestas en escena”, según indicó 

“Por sentido de servicio al mundo de la cultura, sentido de la excelencia del trabajo profesional y sentido de la responsabilidad, problemas como los que se han inventado y vaticinado con cierta irresponsabilidad se han resuelto”, ha señalado el presidente del Teatro Real, Gregorio Marañón que dedicó casi toda su intervención inicial a exaltar el trabajo de Calixto Bieito intuyendo por dónde iban a ir las preguntas de los periodistas.

Entre los días 11 de octubre y 18 de noviembre el Teatro Real ofrecerá 18 funciones de Carmen de Georges Bizet (1838-1875), con tres repartos diferentes, en la exitosa producción dirigida por Calixto Bieito que, desde su estreno en 1999, en el Festival de Peralada ha sido presentada en más de 30 teatros de Europa y América. Además de este periplo por los teatros de ópera (que proseguirá después del Teatro Real), avalan la calidad de la producción los premios que ha recibido, como el Premio Campoamor, en Oviedo, en 2011, o el Franco Abbiati, en Italia, en 2012. Para la espectacular itinerancia de la producción, ha contribuido, además de la calidad, originalidad y fuerza de la dirección escénica de Calixto Bieito, la escenografía sencilla y eficaz de Alfons Flores.

En su propuesta dramatúrgica para Carmen, Calixto Bieito aleja la ópera del enfoque pintoresco y traslada su trama a Ceuta durante los años 70, espacio fronterizo propicio al universo del contrabando y la marginación, en el que la situación de los protagonistas se presenta con desgarro. Se trata de que el público disfrute de una producción que “evita clichés prefabricados” y afronta el asesinato de Carmen a manos de Don José como “un crimen de violencia de género”, ha indicado Matabosch.

Al margen de los ajustes, Matabosch ha querido resaltar también que la ‘Carmen’ de Bieito huye de todo tipo de clichés para ir a la esencia y expresa un crimen por violencia de género de forma “muy explícita”. “Si tiene todo el sentido del mundo que hoy en día pongamos Carmen en el escenario del Teatro Real, es porque está tratando temas que nos afectan, que tienen que ver con nosotros, que están en los diarios, que nos inquietan y nos desgarran”, ha recalcado.

Tres repartos darán vida a la ópera de Bizet, encabezados por las mezzosopranos Anna Goryachova, Stéphanie d’Oustrac y Gaëlle Arquez; los tenores Francesco Meli, Andrea Carè y Leonardo Caimi como Don José, las sopranos Eleonora Buratto y Olga Busuioc (Micaëlla) y los barítonos-bajo Kyle Ketelsen, Vito Priante y César San Martín como Escamillo. La dirección musical de la ópera correrá a cargo de Marc Piollet

A ellos les demanda Bieito “una interpretación visceral en la que la seducción, la pasión, el sexto, el maltrato, la humillación, el machismo, los celos y la sinrazón llegan al espectador con una violencia emocional y un ritmo trepidante, no exento de una inquietante poesía, que recuerda a Quentin Tarantino o Martin Scorsese”, según el Real.

En torno a Carmen se han organizado diferentes actividades en colaboración con la Real Academia de la Historia (coloquio, el 16 de octubre), el Museo del Romanticismo (conferencia, el 17 de octubre), el Institut Français (taller creativo, el 21 de octubre) y la Filmoteca Española (Carmen, de Carlos Saura, el 27 de octubre). También están dedicados a la ópera un concierto monográfico de música francesa en Los domingos de cámara, el 22 de octubre, y dos sesiones dominicales del taller familiar ¡Todos a la Gayarre!, bajo del título: “El amor es un pájaro rebelde”.