Inicio | Nacional - Internacional - Rural | Guías | Ocio | Hoteles | Restaurantes | Bodegas | Embutidos | Varios

TRASMEDITERRANEA : COMPAÑIA DE BARCOS 

JJ SISTER

Historia

Fue un 1 de enero de 1917 cuando José Juan Dómine, Vicente Ferrer, Joaquín Tintoré y Enrique García crearon una nueva compañía mediante la fusión de sus respectivas empresas armadoras. Nacía así Compañía Trasmediterránea, con un capital social de 100 millones de pesetas y 45 buques. La sede social, construida ese mismo año, se ubicó en la Via Layetana de Barcelona. Asimismo, se abrieron delegaciones en Madrid, Valencia, Alicante, Sevilla y Canarias. En los primeros 5 años, el valor de la flota había pasado de 46 a 111 millones de pesetas.
En abril de 1923, la Junta General decide trasladar la dirección de la Compañía a Madrid, permaneciendo el domicilio social en Barcelona.

El buque J.J. Sister formó parte de la historia de Trasmediterránea desde sus inicios. En 1924 prestó servicio en la línea Sevilla-Canarias, con escalas en Cádiz, Santa Cruz de La Palma, Santa Cruz de Tenerife y Las Palmas de Gran Canaria, regresando a Sevilla, previa escala en Cádiz.
Fuera de las comunicaciones de soberanía, realizó en 1927 el viaje de Valencia a Sagunto con el séquito del rey Alfonso XII, con motivo de la inauguración del Monumento a la Restauración. En 1929 efectuó otro crucero de recreo desde Barcelona a San Feliú de Guixols y S'Agaró con 402 pasajeros, organizado por Viajes Blaus. El importe del billete era de 13,50 pesetas. (Fotos: J.J.Sister)

El cambio político debido a la implantación de la República, en abril de 1931, tuvo inmediatas consecuencias en la nomenclatura de la flota de Trasmediterránea. Aquellos buques que ostentaban en su popa y amuras los nombres de miembros de la Familia Real y de políticos de la Monarquía, hubieron de cambiarse por disposición gubernativa y Trasmediterránea acordó imponerles nombres de ciudades.

Con el estallido de la guerra civil en 1936, la dirección de la Compañía se trasladó de nuevo, en esta ocasión a Cádiz. Durante tres años, la flota quedó dividida en ambos bandos, y fueron muchos los barcos que se perdieron, hundidos o embarrancados. Finalizada la guerra, Trasmediterránea procede a una ambiciosa reconstrucción de su flota.

Desde 1955 y a lo largo de diez años, los buques Ciudad de Barcelona y su gemelo Ciudad de Burgos se alternaron en el sector de Baleares. (Fotos: Ciudad de Barcelona, Ciudad de Burgos)

En 1956, el buque Ciudad de Toledo recorrió 16 países americanos como exposición flotante de la industria española. (Fotos: Itinerario, Ciudad de Toledo)
Otro barco, el Villa de Madrid realizó también un singular viaje a Grecia, con motivo de la boda de Don Juan Carlos y Doña Sofía. En mayo de 1962, partió de Valencia en un crucero de 16 días de duración llevando a bordo numerosos invitados.(Fotos: Villa de Madrid)

En la década de los 70, la evolución de la flota se caracterizó por la construcción de los buques J.J. Sister y Manuel Soto. La botadura de este segundo barco estuvo presidida por los príncipes de España Don Juan Carlos y Doña Sofía, quien amadrinó la ceremonia. Ambos buques constituyeron la serie denominada Tiburón, unidades que por su gran avance tecnológico, velocidad y capacidad de pasaje, se consideraron como las mejores unidades de su género de la flota mercante española.

En el mes de octubre de 1975, con motivo de la evacuación del personal civil y militar de los territorios del Sahara, prestaron servicios extraordinarios los buques Ciudad de Huesca, Plus Ultra, Isla de Formentera, Ciudad de La Laguna y Villa de Agaete, que realizaron 23 servicios para la evacuación de La Agüera, Villa Cisneros y el Aaiun.

En las mismas fechas, el nuevo buque J.J. Sister, construido en Unión Naval de Levante, efectuó su viaje inaugural en la línea Barcelona-Cádiz-Canarias. En ocasiones extraordinarias atendió la línea Barcelona-Palma. (Fotos: J.J.Sister)

El 1 de enero de 1978, el nuevo contrato con el Estado con un período de vigencia de veinte años, era sustancialmente modificado respecto a los anteriores. Los servicios iniciales que comprendía este contrato significaban una notable diferencia en relación con los contenidos en los anteriores, pues la supresión de las líneas de Península a Fernando Po o desde Canarias a las que fueron posesiones españolas del Africa Occidental, modificaban considerablemente las comunicaciones previstas con anterioridad.
Ese mismo año, Trasmediterránea pasó a ser Sociedad Estatal al adquirir el Estado la mayoría del capital social de la Compañía, para garantizar la continuidad de lo que en lo sucesivo iba a denominarse Servicio de Comunicaciones Marítimas de Interés Nacional.

Entre los años 1978 y 1986, se produjo una intensa evolución de la flota: se construyeron cuatro buques de tipo Canguro: Ciudad de Badajoz, Ciudad de Sevilla, Ciudad de Salamanca y Ciudad de Valencia; y se adquirieron a otros navieros los buques Ciudad de Santa Cruz de La Palma, Ciudad de Palma, Ciudad de Ceuta, Ciudad de Zaragoza, Ciudad de Alicante y Ciudad de Cádiz.

Puede decirse que la modernización de la flota se inició a partir de 1980 cuando se implantaron dos hitos en las comunicaciones. Por una parte, la incorporación del jet-foil en Canarias, que protagonizó la embarcación Princesa Voladora; y, el otro hecho destacable fue la renovación del tráfico Península-Canarias, mediante la adecuación de los buques de carga a esta línea. (Fotos: Princesa Voladora)
La presencia del jet-foil en Canarias fue todo un acontecimiento, puesto que inició un puente marítimo entre las dos capitales canarias: Las Palmas de Gran Canaria y Santa Cruz de Tenerife en sólo 80 minutos. Esta embarcación supuso un impacto en la sociedad canaria al producirse un salto en calidad que llevó a la Compañía a comprar otros dos barcos de la serie jet-foil: el Princesa Guayarmina y el Princesa Guacimara, en los dos años siguientes. En el verano de 1987, se añadió una tercera línea a Morro Jable (Fuerteventura). (Fotos: Princesa Guayarmina)
De diseño aeronáutico, el casco de la serie jet-foil se construye en aluminio, con sus alas (foils) de acero inoxidable y flaps de titanio. Este sistema de navegación convierte al jet-foil en un híbrido avión-barco, ya que hace que la embarcación vuele sobre el mar apoyada en sus alas, elevando el casco 1,5 metros sobre el agua, por medio de sofisticadas computadoras de vuelo similares a las utilizadas por los aviones más modernos, a la vez que evita las olas y en consecuencia el balanceo y cabeceo habituales de los buques convencionales. Esta configuración aeronáutica favorece la maniobrabilidad de la nave, que ha demostrado ser confortable y segura.

El buque J.J.Sister realizó en 1985 su primer viaje trasatlántico como Aula Navegante de Estudios Iberoamericanos. Organizado por la Comisión Nacional del V Centenario, el buque rebautizado con el nombre ocasional de Guanahaní, embarcó a 700 jóvenes procedentes de España, Portugal e Iberoamérica, adscritos al programa "Nueva Gente-Aventura 92", y que tuvieron la oportunidad de rememorar la aventura del Descubrimiento de América. Se organizaron 850 horas de clase con catedráticos de varias universidades españolas. El viaje se inició en aguas de La Rábida y realizó escalas en Las Palmas, Santa Cruz de Tenerife, San Salvador, La Habana, Puerto Plata y Santo Domingo, regresando a Cádiz. El J.J. Sister realizó, en los siguientes años, diversos viajes Aventura 92, que finalizaron en 1991 cuando efectuó el más largo con una duración de 42 días.

En el verano de 1988 se inaugura la línea Alicante-Ibiza con una embarcación Hidro-Foil y se suprime la línea Canarias-Génova.

En 1989 se produce un aumento de la actividad de la flota debido a la apertura de nuevas líneas servidas con embarcaciones rápidas y los fletamentos de buques de carga en el sector Península-Canarias. Se adquirieron las embarcaciones rápidas Hidrofoil Marrajo y Barracuda. Entonces, los buques en servicio fueron 28. (Fotos: Barracuda)

A finales de 1990 se adquiere el ro-ro Ciudad de Burgos y, a través de la filial Naviera Mallorquina, se adquirieron dos buques de carga: los ro-ro Cala Salada y Cala Fustán. La incorporación de esta flota permitió la apertura de los nuevos servicios: Palma-Ibiza, Algeciras-Ceuta y Cristianos-Gomera, todos ellos con embarcaciones rápidas.

En 1991, se incorporan dos nuevos jet-foil en Canarias: el Princesa Dácil y el Princesa Teguise, que actualmente continúan atendiendo el puente marítimo entre las dos capitales canarias. Al año siguiente, se aplicó en estas naves equipos de detección de objetos sumergidos WDA (tecnología sonar para alta velocidad). A lo largo de más de veinte años, el jet-foil ha servido para cohesionar el Archipiélago canario de una manera firme, segura y rápida. El jet-foil es el único barco capaz de navegar a 43 nudos de velocidad sostenida, lo que reduce al máximo las suspensiones del servicio y garantiza el cumplimiento de los horarios.

En septiembre de 1992, se llevó a cabo la botadura del ropax Las Palmas de Gran Canaria, en los astilleros Unión Naval de Levante, en Valencia, y a su entrada en servicio cubriría líneas interinsulares en Canarias. En mayo de 1993, se presentó del buque Juan J. Sister, que entró en servicio en la línea Cádiz-Canarias, con capacidad para transportar 1.600 metros lineales y dotado de los servicios necesarios de restauración y ocio para los 550 pasajeros que puede recibir a bordo.

La demanda de embarcaciones rápidas se fue incrementando y los fast-ferry Alcántara y Almudaina, construidos en los astilleros Bazán de San Fernando, se incorporaron a la flota de la Compañía en 1995 y 1996, respectivamente, para operar inicialmente en las líneas Algeciras-Ceuta, Tarragona-Palma y Valencia-Ibiza-Palma. Estas embarcaciones de alta velocidad tienen capacidad para transportar vehículos y disponen de clase Club y clase Turista.

El 17 de septiembre de 1997, el rey Don Juan Carlos de Borbón inauguró la nueva Estación Marítima de Trasmediterránea en Barcelona, en un acto que contó también con la presencia del presidente de la Generalitat de Cataluña, Jordi Pujol. En 1998 se inauguraba la nueva Estación Marítima de Las Palmas de Gran Canaria.

El 26 de enero de 1998 entra en vigor un nuevo contrato de servicio de navegación de interés público entre Puertos Peninsulares y Puertos de las Islas Baleares, Islas Canarias, Ceuta y Melilla. Este contrato se refiere al servicio marítimo regular de pasajeros y vehículos en régimen de equipaje.

En junio de 1998, el ferry Ciudad de Tánger se incorporó a la línea Algeciras-Tánger; y en julio del mismo año, se entregaba el buque Ciudad de Málaga en los astilleros de Huelva, que entró en servicio en la línea Almería-Melilla.

NUEVO MILENIO

Renovación de flota y Privatización de la Compañía.

Coincidiendo con la entrada del nuevo milenio, Trasmediterránea renueva su flota y se produce un hecho en la historia de la Compañía: su privatización, tras un paréntesis de 25 años en el ámbito de la empresa pública.

En marzo de 2000, el ropax Alyssa se incorpora a la línea Barcelona-Palma de Mallorca, fletado por la Compañía hasta la entrada de los nuevos superferrys Sorolla y Fortuny. En el mes de junio comienza a operar la línea diaria de alta velocidad Barcelona-Palma de Mallorca con el catamarán Milenium, construido en Incat (Tasmania).
En julio de este mismo año, se celebra en las dos capitales canarias el XX aniversario de la llegada de la primera unidad Jet Foil a Canarias, y que la Compañía conmemora con campañas de premios y sorteos entre sus pasajeros.
Un mes más tarde, tiene lugar la botadura del buque de carga Super Fast Levante, en el astillero de Unión Naval de Valencia, que comienza a operar en la línea Cádiz-Canarias en marzo de 2001.

En el año 2000 se producen la botadura y la flotadura de los superferrys Sorolla y Fortuny, encargados a los astilleros Hijos de J. Barreras, en Vigo, e Izar en Puerto Real, respectivamente. El 25 de octubre se botaba el buque Sorolla en un acto que amadrinó Ana Mª Pastor Julián, subsecretaria del Ministerio de la Presidencia, y el 17 de octubre se flotó el buque Fortuny.
Ambas unidades entraron en servicio al año siguiente y despertaron gran expectación por la amplia oferta y calidad de sus servicios y acomodación. El buque Sorolla partía el 17 de mayo de Barcelona rumbo a Palma de Mallorca, y su gemelo Fortuny inició la navegación el 14 de junio en la travesía Valencia-Palma de Mallorca.

El catamarán Alborán se incorpora a la línea Algeciras-Ceuta, en abril de 2001, y con su presencia cuadruplica la oferta para transporte de vehículos del fast-ferry Alcántara al que sustituye.
En septiembre de 2001, el astillero de Izar de Sevilla botaba el buque Murillo, actuando como madrina la alcaldesa de Cádiz Teófila Martínez, y que entregó a la Compañía en un plazo récord de 20 meses para empezar a operar el 22 de marzo del año siguiente entre Valencia y Palma de Mallorca.

La Sociedad Estatal de Participaciones Industriales SEPI inicia, el 2 de octubre de 2001, el proceso de privatización de Trasmediterránea, con el acuerdo de su Consejo de Administración de aprobar las entidades a convocar para la posterior selección del asesor de SEPI en dicho proceso. Igualmente, se aprobaban los criterios y el baremo a aplicar en la valoración de sus propuestas de colaboración.

El 11 de enero de 2002, Trasmediterránea resulta adjudicataria de los concursos para prestar los servicios de líneas marítimas de interés público, y durante los próximos cinco años, en las tres fachadas de península-Baleares, península-Canarias y península/Ceuta y Melilla. Este nuevo contrato incluye como novedad la introducción de una línea de alta velocidad en las comunicaciones con Melilla, durante el verano, y que el fast-ferry Alcántara comienza a realizar en junio de ese mismo año.

En marzo de 2002 comenzó a operar el buque Isla de la Gomera (antiguo Ciudad de Tánger) en la línea Los Cristianos-La Gomera-El Hierro, un buque acondicionado a las necesidades de la línea.

La nueva Estación Marítima de Trasmediterránea en el puerto de Valencia entra en funcionamiento en junio de 2002, con capacidad para dar servicio a los buques de la Compañía y a los cruceros que llegan a este puerto.

Con motivo de la canonización del fundador del Opus Dei, el Comité organizador de los actos conmemorativos fleta los buques Ciudad de Valencia y Ciudad de Sevilla para trasladar a los peregrinos que partían del puerto de Valencia rumbo al puerto italiano de Civitavecchia, el 3 de octubre de 2002.

El Consejo de Administración de SEPI, celebrado el 30 de julio de 2002, adjudica Trasmediterránea al consorcio formado por Acciona Logística, la Caja de Ahorros del Mediterráneo, Compañía de Remolcadores Ibaizábal, Agrupación Hotelera Dóliga, Suministros Ibiza y Naviera Armas. El Plan Industrial presentado por el consorcio adjudicatario impulsa el fortalecimiento de Trasmediterránea en el transporte marítimo de pasajeros y mercancías con el objetivo de convertir a la Compañía en líder europeo en el sector de operadores de ferry.
En la Junta General Ordinaria de la Compañía, celebrada el 11 de abril de 2003, se forma el nuevo Consejo de Administración de Trasmediterránea en el que participan trece consejeros nombrados por los nuevos propietarios.

En marzo de 2003, se inaugura una nueva línea regular de pasaje y carga con el norte de Africa. Con la travesía Almería- Ghazaouet, que realiza un buque tipo Canguro, Trasmediterránea pasa a ser la primera naviera española en enlazar España y Argelia.
En Junio del mismo año, el catamarán Milenium Dos construido en los astilleros australianos INCAT (Tasmania) se incorpora a la flota que opera en Baleares.


Historia - Agencias y Delegaciones - Rutas y Servicios - Buques - Información y reservas telefónicas

 


Inicio | Nacional - Internacional - Rural | Guías | Ocio | Hoteles | Restaurantes | Bodegas | Embutidos | Varios

 

DirecToSpain Destination management company spain. Hotel in Puerto BanusBenabola Hotel & Apartments. Puerto Banus