TEMAS DE HOY

EDUCACIÓN - ACTUALIDAD

 NOTICIAS - REPORTAJES - ENLACES

REVÁLIDA

La definición y descripción que da la Espasa (ed. 1926) es: Acción y efecto de revalidar o revalidarse, o sea de dar un nuevo valor a una cosa o reiterarle el que ya tenía. Se entiende también por tal la que se recibe o aprueba, según el régimen vigente de instrucción pública, en una facultad y por un tribunal superior a fin de obtener el título que corresponde al grado de los estudios cursados anteriormente. Por real decreto del 10 de marzo de 1917 se suprimieron los exámenes de reválida para todos los grados de enseñanza oficial.

Vemos que no estamos ante una palabra ni un concepto nuevos. La función de la universidad en los tiempos de esa definición era preparar para los más altos y responsables niveles profesionales. De allí se salía con el empleo asegurado, porque los niveles de exigencia eran realmente altos. Cuando uno acababa una carrera, para graduarse en esa especialidad tenía que examinarse ante un tribunal de todas las materias de la carrera. Era la repetición de todos los exámenes que había hecho y aprobado a lo largo de los cinco cursos. Luego quedó esta prueba tan dura exclusivamente para el doctorado, que hacerse llamar doctor no tenía que salir nada barato.

Era, pues, la reválida un examen de fin de carrera en el que entraban todas las materias que se habían hecho a lo largo de ésta. Quien no superaba ese examen, no conseguía el graduado indispensable para el ejercicio de la respectiva profesión. Luego se empleó este mismo término, evidentemente devaluado, para denominar la partición en dos tramos del "examen de estado", equivalente al de "selectividad" o de ingreso en la universidad.

Es el vicio de poner nombres grandes a cosas pequeñas, de lustrar las cosas que no tienen lustre, poniéndoles nombres bien lustrosos. Así se puso el nombre de reválidas a dos exámenes que sustituían a uno solo, para dar mayores facilidades a los alumnos; un nombre que se tomó de una realidad muy superior (la licenciatura y el doctorado). Lo mismo que ocurriría más tarde con el pomposo graduado escolar que instauró la reforma de 1970. Con la agravante, para más inri, de que se trata de un graduado en nada, pues así resulta de no especificar en qué se está graduado. Se entiende de todos modos que se trata de "graduado en enseñanza primaria".

Lo mismo cabe esperar de la reposición de la reválida. No será ni de lejos lo que fue la que se intenta recuperar. Conviene refrescar la memoria, que por lo visto se ha perdido. Con las reválidas se revalidaban dos cosas: por una parte todos los estudios hechos anteriormente, y por otra (y creo que fue la más importante, y se está olvidando) se pasaba a todos los alumnos de bachillerato de toda España por un solo tamiz: el de los institutos, que eran una especie de universidades de las enseñanzas medias. Los colegios privados podían poner a sus alumnos las notas que les diese la gana; pero luego los niveles que acreditaban esas notas tenían que ser revalidados en los exámenes que se hacían en el instituto. Y en un alto porcentaje lo eran, porque todos los colegios calificaban sabiendo que sus calificaciones pasarían la reválida.

Mariano Arnal 

VISITA EL ALMANAQUE DEL LÉXICO


Indice  -  El Almanaque - Educación