ECUADOR


NOTICIAS

PRENSA DE ECUADOR

eluniverso.com: 5,663

elcomercio.com: 7,174

hoy.com.ec: 37,249

INFORMES SOBRE ECUADOR

Por Eduardo Mora – Anda
Coordinador General Ministerio Relaciones Exteriores
 
Geografía
El Ecuador es una presencia encarnada en cuatro mundos distintos: el trópico costero, la fría sierra andina, la misteriosa selva y las islas encantadas o Galápagos.
La Costa es ancha, ubérrima, generosa. Costa de plantaciones de banano, abacá, caña de azúcar, cacao. Costa de arrozales y manglares. Costa de los floridos guayacanes, panzudos ceibos y utilísimos palos de balsa.
El trópico exuberante ofrece las generosidades del árbol del pan, la riqueza del oro verde o banano, el cacao de aroma que se transforma en el más noble de los chocolates, el café enjundioso de Zaruma y Manabí. Y, también, la magia de las anchas playas bordeadas de palmeras, los secretos oscuros del manglar... Se trata pues, como ya dijo Gabriela Mistral, de un trópico generoso ubérrimo, bueno, donde habita un mestizo alegre, decidido, sensual y apasionado, personaje de giros rápidos y dignos, amigo eterno de sus amigos y apasionado amante de sus amores, personaje que pasa a la literatura costeña.
Luego, la Sierra. En el Ecuador los Andes fingen una escalera. Los peldaños, los nudos de la Cordillera, separan fértiles valles templados. Los soportes laterales hacen dos filas indias de nevados deslumbrantes. Valles de trigales y pastos, de manzanos y capulíes, de eucaliptos y sauces. Valles abrigados como los de Ibarra, Ambato, Tumbaco, Gualaceo, Malacatos, Vilcabamba. Altos, fríos y fertilísimos, propicios a la ganadería, como los del Carchi, Machachi y Cayambe. Calurosos los del Chota y Catamayo. Como decía Fray Luis de León "Sierras que vais al cielo altísimas y que gozan de sosiego..."
En cada valle hay un río y los ríos corren abriéndose paso por entre las montañas, unos hacia las plenitudes del despejado litoral, otros hacia el embrujo de la selva oriental. Y así queda señalada la doble vocación de los ecuatorianos: hacia la costa del azul Pacífico y hacia la Amazonía cautivante.
A lo largo de esa deslumbrante geografía de nevados y valles verdes y variados, las ciudades de la serranía mezclan y combinan, con sabor andino y barroco, los elementos de la cultura española y la indígena de origen quitu, cañari, quechua e inca.
El Oriente, como suele llamarse a la parte ecuatoriana de la selva amazónica, tiene ese misterio de los parajes ignotos: ríos calmos y anchurosos y una especie de silencio hermosamente acentuado por los intermitentes zumbidos, silbidos y ceceos de los bichos tropicales. Selva de plantaciones de té y ganaderías, de intrincada vegetación y torres para obtener petróleo, de clima tórrido y lluvioso.
Las Islas Galápagos son un tesoro telúrico en donde Charles Darwin se inspiró para desarrollar su importantísima teoría de la evolución de las especies. Ambiente nada turbado y cuidadosamente preservado, las islas son parque nacional al cuidado de la fundación científica "Charles Darwin". Viven allí la inocencia de una vida pacífica, las impasibles tortugas, las mansísimas iguanas, los piqueros, los pinzones, graciosos lobos marinos. El paisaje es irrepetible.
 
  1.  
    Historia
     
    Hacia esos lares ecuatoriales, en tiempos ignotos, se dirigieron las balsas de los osados polinesios y asiáticos que toparon las costas del Guayas y las riberas manteñas. Gentes audaces, de nombre y procedencia ignoradas, desvanecidas en las leyendas, que constituyeron las prístinas culturales del país ecuatorial: Valdivia (3.200 a 2.000 AC), Chorrera (1.800 a 800 AC), Causal y Cashaloma (entre 1.000 y 1.500 AC).Culturas de las que sólo nos han llegado los sugestivos perfiles de su escultura y alfarería, sus venus y joyas, el misterio en el que asomaron y desaparecieron. La cultura Valdivia es una de las más antiguas de América y guarda semejanza (o quizá se origina) en la cultura japonesa.
    Luego, la aventura de la Cordillera y la aparición de comunidades de altura, que se desarrollaron hasta constituir las tribus de los imbayas, caranquis, otavalos, quitus, o shiris, panzaleos, puruhaes, cañaris, paltas.
    La expansión de los Incas, que venían del sur, tropezó con esas tribus, que le opusieran feroz resistencia. Tras rudas batallas, la fusión del país con el Incanato se consolidó mediante el matrimonio de la princesa quiteña Paccha con el emperador Huayna Cápac. El hijo de ambos, Atahualpa, fue el último monarca del Tawantinsuyo.
    Después: España. Los audaces peninsulares, impulsados lo mismo por el afán de riqueza que por el celo evangelizador, fundaron ciudades, erigieron cabildos, levantaron templos y conventos. Trajeron el buey, el caballo, el gorrión y la mula, el manzano y el durazno, la manzanilla y el trigo, los rosales y los geráneos. Hicieron verdadera obra de colonización, aunque, cierto es, superpuesta a la sometida y enervada sociedad indígena, que fue duramente explotada.
    Y entonces le ocurrió a Quito una de las mejores cosas que le pudieron pasar: Fray Jodoco Ricke y otros franciscanos fundaron una escuela de artes que generó la aparición de la pintura, la escultura y la imaginería quiteñas, primas hermanas del movimiento artístico cuzqueño. Pintan entonces Miguel de Santiago, Samaniego y Goríbar; esculpen donairosas estatuillas y figuras Caspicara, Pampite, Bernardo de Legarda, el padre Olmos. Vocación estética del Ecuador, que se han renovado en las modernas generaciones de pintores como Guayasamín y Eduardo Kingman, en las habilidosas manos de los artesanos de Cuenca y Azogues, de Montecristi y Jipijapa, de San Antonio de Ibarra, que hacen la primorosa cerámica, el fresco sombrero de toquilla, la perfecta talla de madera. La pintura y las artesanías ecuatorianas descienden directamente de la imaginería colonial.
    La ciudad de Quito, descuella por la imponente fábrica de los conventos y el complicado diseño de sus barrocas iglesias. 38 iglesias y conventos de estilo barroco exornan el apretado espacio del Quito colonial. El templo barroco de la Compañía, insuperado en América, tiene el interior completamente cubierto con pan de oro, y la pétrea cara cincelada en un increíble bordado que entremezcla modelos europeos y salomónicos con elementos indígenas, autóctonos.
    El talento de Eugenio Espejo alumbró los sencillos tiempos coloniales. Como periodista fundó el primero periódico de Quito. Cómo médico intuyó lo que Pasteur encontró: los microbios. Como patriota luchó por la independencia en sitio adelantado. La época española exhibe también la poesía de Juan Baustista Aguirre S.J., las caridades de Santa Mariana de Jesús, las relaciones históricas de Juan de Velasco y la labor misionera del padre Samuel Fritz y otros jesuitas.
    El 10 de agosto de 1809 los patricios quiteños intentaron por primera vez la separación de la España madre de tantos pueblos, que regó por el mundo su cultura y su fe católica. La brillante generación de esos separatistas fracasó en sus tempranos empeños y fue asesinada, casi en su totalidad, el 2 de agosto de 1810.Esta pérdida de talentos alteró profundamente la historia de Quito. El 9 de octubre de 1820 la ciudad de Guayaquil optó por la independencia y luego se pronunciaron una a una las distintas ciudades del país, pero la independencia ecuatoriana sólo se consolidó en la batalla de Pichincha, el 24 de mayo de 1822.
    En 1822 el Ecuador pasó a integrar la Gran Colombia de Simón Bolívar, como Departamento del Sur. En 1830 la obra del genio se hizo pedazos. En la época española todos los americanos de habla castellana se consideraban y se sentían compatriotas. En cambio, desde la independencia hasta nuestros días, nos hemos atrincherado, con notable miopía histórica y avaricia, en una serie de repúblicas débiles y atrasadas.
    La historia republicana del Ecuador está sombreada por la lucha interminable entre liberales y conservadores, entre clericales y anticlericales, entre la derecha y la izquierda.
    Como otros países de América Latina, no hemos hallado todavía un sistema político acorde con nuestra idiosincracia .
  2.  
    Población y aspectos sociales
     
    Actualmente El Ecuador tiene 12.699.000 habitantes. El Ecuador fue uno de los primeros países latinoamericanos donde se reconoció a la mujer el derecho al voto. Ya en el siglo pasado, el gobierno del Presidente Gabriel García Moreno, y a comienzos de este siglo, los Presidentes Eloy Alfaro y Leonidas Plaza se preocuparon de dar acceso a la mujer a la educación.
    La Ley de matrimonio civil y divorcio fue dictada por el régimen liberal (1905). En las décadas de los años 20 y 30 los Presidentes Isidro Ayora y Alberto Enríquez Gallo propiciaron la protección laboral y la seguridad social en favor de la mujer. Posteriormente, en las décadas de los años setenta se cambiaron o suprimieron unos cien artículos del Código Civil ecuatoriano para garantizar la igualdad entre la mujer y el hombre. En 1964 se realizó una reforma agraria. La legislación laboral contempla la igualdad de remuneraciones y la protección a la madre trabajadora. En lo penal se han creado las Comisarías de la Mujer, para recibir denuncias por maltratos y dar asesoramiento.
    El Ecuador ha suscrito y ratificado la Convención sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación contra la Mujer y la Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra la Mujer. El 29 de noviembre de 1995 fue aprobada la Ley Contra la Violencia a la Mujer y la Familia, que entró en vigencia en diciembre del mismo año.
     
  3.  
    La Literatura ecuatoriana
     
    Como se sabe, la literatura en América Latina nació al amparo de los modelos europeos. Lo vemos en las imitaciones de los clásicos y de los románticos. Sin embargo, desde un principio se hizo patente un afán de presentar el carácter propio de América y hallar formas de manifestar la personalidad social que emergía. Ya el propio Juan León Mera incluye hermosas descripciones de la región y Juan Montalvo con su prosa de fuego, alude a la tragedia del indio. Montalvo es un pensador señero y un notable polemista. "Los Siete Tratados", "La Mercurial Eclesiática", "Las Catilinarias", "los Capítulos que se le olvidaron a Cervantes", son obras imperecederas
    La novela empieza en el Ecuador con "la Emancipada" de Miguel Riofrío en 1863. Juan León Mera, siguiendo el modelo de las obras de Chateabriand, produce "Cumandá", novela romántica por excelencia. Luis A. Martínez, con "A la Costa", inicia el realismo. Gonzalo Zaldumbide, con su novela "Egloga Trágica", deslumbra con su estilo.
    La poesía ecuatoriana tiene dos grandes nombres en el pasado: el culterano Juan Bautista Aguirre, en el siglo XVIII, y el poeta clásico José Joaquín Olmedo en el XIX.
    A fines del siglo XIX y principios del XX publica sus obras el más grande historiador ecuatoriano, Federico González Suárez
    Después en América surgió el Modernismo. Rubén Darío estaba influenciado por los poetas franceses y por los mitos europeos, pero en sus "Cantos de Vida y Esperanza" puso un sabor de América, una fe en nuestro ser y nuestro porvenir y un estilo nuevo, tan novedoso que se puso de moda en España. En el Ecuador el Modernismo llegó un poco tarde. Nos dio la llamada "generación decapitada", grupo de jóvenes trágicos y también a Alfonso Moreno Mora.
    En el siglo XX, se destaca la literatura social e indigenista de América Latina, que revela el rostro indio y campesino de América Latina y que denuncia una serie de injusticias. En el Ecuador se da entonces la importante generación de 1930: un grupo de escritores con un alto sentido de lirismo, que revelan la realidad social. La novela, y, sobre todo, el cuento, permiten que afloren los claros talentos de José de la Cuadra, Mora Moreno, Demetrio Aguilera Malta, Joaquín Gallegos Lara, Angel Felicísimo Rojas, Enrique Gil Gilbert, Jorge Icaza, Nelson Estupiñán Bass y otros.
    La publicación de un libro de cuentos, "Los Que se Van", marca la aparición del relato acerca del montubio, el campesino del Litoral ecuatoriano, y la publicación de "Plata y Bronce", de Fernando Cháves, y "Humo en las Eras", de Eduardo Mora Moreno, inician el relato sobre las indígenas de la Sierra. El indio y el mestizo asoman con sus costumbres, sus valores, sus prejuicios, sus defectos, sus sufrimientos y sus anhelos a menudo frustrados. Se muestra todo el desorden moral y económico en el que gravita una sociedad defectuosa, heredera de prejuicios y rígidas estructuras anacrónicas. Caso aparte es el de un singular personaje, Pablo Palacio, con sus relatos surrealistas, desconcertantes, kafkianos.
    Por otra parte, con el siglo XX asoman los ensayos de Pío Jaramillo Alvarado, Benjamín Carrión y Gabriel Cevallos García. Pío Jaramillo analiza la cuestión indígena en su libro "El Indio Ecuatoriano" y los orígenes históricos en la "La Nación Quiteña". Benjamín Carrión planteó la "Teoría de la pequeña patria": "Somos un país pequeño, asevera, no podemos ser una potencia militar o económica, pero sí podemos ser una potencia cultural" Carrión fundó la primera Casa de la Cultura en la región. Fue un gran promotor de escritores y artistas. Por su parte, Gabriel Cevallos García, siguiendo a Toynbee, planteó una interpretación geográfica, histórica y humana del país en su libro "Visión Teórica del Ecuador". El esfuerzo es comparable al de Ezequiel Martínez Estrada al analizar la realidad del gaucho y de Argentina en "Radiografía de la Pampa".
    En la oratoria destacan los Presidentes Arroyo del Río y Velasco Ibarra. La poesía del siglo XX ofrece nombres sobresalientes: Jorge Carrera Andrade, César Dávila Andrade, Miguel Angel Zambrano, Alejandro Carrión, Rubén Astudillo.
    Posteriormente asoma la novela indígena sicológica, con "Por qué se fueron las Grullas" de Gustavo Alfredo Jácome y el realismo mágico, nuevo retrato de nuestra realidad y, yo diría, muestrario de nuestros mitos, de nuestro mestizaje y de nuestro sentido del humor, con Alicia Yánez Cossío y su obra "Bruna, Soroche y las Tías".
  4.  
    Relaciones Internacionales
     
    El Ecuador es miembro fundador de Naciones Unidas y en todo momento se ha pronunciado por la solución pacífica de las controversias y el respeto al Derecho Internacional
    El 26 de octubre de 1998 Perú y Ecuador firmaron el arreglo definitivo de su secular cuestión limítrofe y también suscribieron un Acuerdo Amplio de Integración Fronteriza, Desarrollo y Vecindad.
    Ecuador y Perú también firmaron un acuerdo de facilitación del comercio para la formación de un mercado libre bilateral, con arancel cero, que deberá estar listo el año 2.002. Desde que se firmó el arreglo con Perú el comercio entre los dos países se ha incrementado poderosamente. De enero a julio del 2000 las exportaciones ecuatorianas al Perú crecieron en un 167% y las peruanas al Ecuador en 85%. Se calcula que para el año 2001 dicho comercio, de unos 250 millones de dólares, llegará a 600 millones.
     
  5.  
    Economía y Comercio
El Ecuador es miembro de la Comunidad Andina y de Aladi y participa en las negociaciones de ALCA. Actualmente Ecuador produce unos 430.000 barriles diarios de petróleo y exporta 250.000. La ocupación del nuevo oleoducto para crudos pesados (contratado), duplicará la exportación petrolera del Ecuador.
El Ecuador también exporta banano camarones, atún, flores, cacao, palmito, café, frutas exóticas, artesanías y textiles, entre otros productos.
La belleza de las regiones ecuatorianas, el clima benigno y el notable patrimonio cultural del país lo hace particularmente atractivo para el turismo.
El Ecuador es el mayor productor de banano en el mundo. Desde la década de 1950, bajo la Presidencia de Galo Plaza Lasso y sobre la base de un clima y un suelo ampliamente favorables, el Ecuador desarrolló una creciente tecnología de siembra, recolección, manipulación, desinfección y embalaje que lo llevaron a ser el principal productor de banano en el mundo. El banano ecuatoriano es de alta calidad.
El 30 de junio de 2000 se registró en la Secretaría de la ALADI el Acuerdo de Alcance Parcial de Complementación Económica entre el Gobierno de Argentina y los Gobiernos de Colombia, Ecuador, Perú y Venezuela, el mismo que entró en vigor a partir del 1 de Agosto de este año. Se espera que este nuevo instrumento permita incrementar aún más el comercio bilateral y el flujo de inversión argentina hacia Ecuador.
El Ecuador ofrece ampliar posibilidades tanto para el comercio como para las inversiones.

BRASIL, ECUADOR Y VENEZUELA: ¿UN EJE POPULISTA Y DEL MAL?

Indice de Temas  -  El Almanaque