TEMAS DE HOY - COLOMBIA

ESPECIAL ELECCIONES

A URIBE LE SOBRARON VOTOS
 
     Con un total de 5.829.958 votos, el 53,04 por ciento, Alvaro Uribe Vélez, candidato por el Movimiento "Primero Colombia", obtuvo el triunfo en las elecciones presidenciales colombianas y desde el próximo 7 de agosto será el Jefe del Estado para un período de cuatro años.
 
     A Uribe, un liberal disidente, le sobraron votos, porque fue elegido en la primera vuelta, y con su victoria prácticamente sepultó la carrera política de Horacio Serpa Uribe, el candidato oficial del Partido Liberal, que por segunda vez fue derrotado en su aspiración para ser presidente de Colombia. Serpa obtuvo 3.486.384 votos (el 31,72 por ciento), perdiendo ante Uribe por 2.343.574 votos y un porcentaje equivalente al 21,28 por ciento.
 
     El presidente electo, que obtuvo el suficiente respaldo de sus compatriotas porque ofreció combatir a los grupos terroristas ofreció, no obstante, a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc), Ejercito de Liberación Nacional (Eln) y Autodefensas Unidas de Colombia (AUC) un "diálogo  sobre la base que se abandone el terrorismo y se facilite un cese de hostilidades".
 
     Para ello, Uribe pidió a la Onu  ("deberá cumplir un papel fundamental")  que "asuma la mediación en el conflicto armado interno", en colaboración con Estados Unidos, la Unión Europea y los países vecinos (Brasil, Venezuela, Ecuador y Perú, fundamentalmente).
 
     El sucesor de Andrés Pastrana como inquilino de la Casa de Nariño, sede presidencial, no pudo superar la votación que el dirigente conservador registró en la segunda vuelta de 1998 y que alcanzó a 6.114.752 votos. Nadie duda, sin embargo, que si hubiese habido necesidad de celebrar otra ronda, Uribe había sobrepasado esa cifra.
 
     Una vez tome posesión como presidente de Colombia (y Francisco Santos, como vicepresidente), Uribe empezará a fondo la tarea de reformar el Congreso de la República (la institución peor calificada del país, a la que se acusa de ser una "nido de corruptos), y las reformas tributaria y laboral para buscar que sus compatriotas tengan sustanciales mejorías en esos campos. También dará prioridad a la defensa de los Derechos Humanos y declarará la "guerra" a la "corrupción y la politiquería".
 
     Las elecciones del 26 de mayo, según el Ministerio del Interior, "no se pudieron realizar en once municipios" y hubo "ataques y hostigamientos" de los terroristas en 30 puntos del país.
 
     Además, las Fuerzas Militares frustraron trece atentados en distinas zonas, mientras que tres torres de energía "fueron voladas" por los terroristas que, sin embargo, no pudieron "intimidad a la población" que acudió a votar en un  46,45 por ciento.La abstención, tan habitual en Colombia y cercana al 70 por ciento, bajó en esta oportunidad pues sólo llegó al 53,55.
 
     El presidente electo también pidió a los grupos terroristas que "den de baja la idea de la violencia y la remplacen por la democracia".
 
     Uribe ganó en 20 de los 33 departamentos del país y su triunfo fue especialmente notorio por su amplitud en capitales como Bogotá, Medellín y Cali; Serpa ganó en los otros 13 departamentos, entre ellos su natal Santander del Sur y los de la Costa Atlántica, excepción del Magdalena, que siguen en la mira del Consejo Electoral y de la Fiscalía General por las decenas de denuncias sobre fraudes cometidos en las elecciones legislativas del 26 de marzo, por lo que no se han podido declarar quienes son los senadores y representantes a la Cámara electos por esa región.
 
     Horacio Serpa Uribe fue derrotado en 1998 por Andrés Pastrana y volvió a sufrir su segunda "paliza electoral" seguida cuatro años después. Al contrario de lo que ocurre con los líderes políticos europeos y estadounidenses, Serpa no "se retirará de la política", aunque anunció que dejará la jefatura de la Dirección Liberal y "no volverá a presentarse como candidato a la presidencia de la república".
 
    El candidato izquierdista por el Polo Democrático, Luis Eduardo Garzón, fue el tercero en votación, pero muy alejado de Uribe y Serpa, pues sólo obtuvo 679,201 votos (6,18 por ciento), mientras que Nohemí Sanín Posada, tambien derrotada por segunda vez, contabilizó 639.585 (5,82%) y la secuestrada por los terroristas Ingrid Betancourt recibió el "respaldo" de 53.939 electores (0,49%) y el ex general Harold Bedoya, otro aspirante derrotado por segunda vez registró 52.710 votos (0,48%).
 
     Colombia cree, a través de sus analistas políticos y de los principales medios de comunicación, que la victoria de Uribe dará paso a una nueva e interesante situación, que las gentes esperan sea positiva para el país y, consecuentemente, para ellas.
     "Hay fundadas esperanzas que todo va a cambiar y que Colombia encontrará una ruta adecuada para su buen destino y para borrar los ocho años de desgobierno de Ernesto Samper (1994-98) y Andrés Pastrana", los dos últimos presidentes. Pastrana saldrá de la presidencia con la más baja cifra de popularidad, ya que el 83.6 por ciento de los colombianos rechaza su gestión.                                                      
 

Volver