TEMAS DE HOY - COLOMBIA

LA DEMOCRACIA SE SOMETE A PRUEBA DE FUEGO
 
     La democracia en Colombia se somete hoy a una verdadera prueba de fuego con la realización de las elecciones presidenciales, las primeras del siglo XXI, en medio de las bombas y los atentados de los grupos terroristas y con dos candidatos liberales prestos a librar la "más encarnizada batalla política" en las urnas.
 
     Los 23.9 millones de colombianos convocados a las urnas por la Registraduría Nacional del Estado Civil (RNEC) dilucidarán el duelo político entre candidatos liberales -el oficialista Horacio Serpa Uribe y el disidente Alvaro Uribe Vélez-, los dos grandes favoritos en todas las encuestas, porque los restantes seis aspirantes no tienen posibilidad, ninguno de ellos, de ser inquilinos del "Palacio de Nariño" -la sede presidencial- a partir del 7 de agosto de 2002 y durante cuatro años.
 
     A Uribe Vélez, según el último sondeo, sólamente le falta el 1.8 por ciento para ser elegido en la primera vuelta, con mayoría absoluta, mientras que Serpa tiene, en esa encuesta, el respaldo del 23 por ciento, por lo cual le faltaría el 77.1 para ser presidente electo..
 
     Colombia, de acuerdo con las instrucciones del gobierno, estará militarizada a partir del viernes para asegurar un normal desarrollo del proceso electoral y para que todos los votantes tengan especiales garantías de seguridad para poder ejercer su derecho ciudadano.
 
     Las medidas especiales no sobrarán, porque la banda terrorista Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc) hizo un llamamiento a "no votar" y se ha apoderado de varias regiones, mientras que otro grupo, el de las Autodefensas Unidas de Colombia (Auc) invitó a sufragar y prometió no realizar ninguna acción terrorista.
 
     Además de en Colombia, habrá votaciones en otros 64 países, entre ellos España, Estados Unidos, Brasil, Argentina, Venezuela, Panamá, Chile, Francia, Alemania, Bélgica y Portugal.
 
     Los dos últimos sondeos dan a Uribe los porcentajes más elevados en la intención de voto con un 48 y un 49,3 por ciento, mientras Serpa obtuvo el 31 y el 23 por ciento, respectivamentee.
 
     Por primera vez en la historia democrática y política colombiana el Partido Conservador estará ausente de la lucha electoral, porque su candidato oficial Juan Camilo Restrepo renunció oficialmente a ella el pasado 12 de marzo. La ex ministra Noemí Sanín Posada, que procede de  esa colectividad, se presenta como "candidata independiente" por la agrupación "Sí Colombia" y los sondeos le otorgan únicamente un  9 y un 6 por ciento, respectivamente.
 
     El  candidato por la "Izquierda", Luis Eduardo Garzón, del Polo Democrático, contaría con el apoyo del 6 y el 7,8 por ciento, con lo cual juntó con Sanín, se convertiría en  la "balanza" en caso de celebrarse una segunda vuelta, el 16 de junio.
 
     Ingrid  Betancourt, secuestrada por las Farc tiene el apoyo del 1.4 por ciento, mientras el ex general Harold Bedoya cuenta con el 0.7 y dos "aspirantes estrafalarios", como han sido calificados, Alvaro Cristancho y Rodolfo Rincón reciben el 0,2 y 01, respectivamente.
 
     Si los sondeos se muestran acertados, Uribe y Serpa tendrán que esperar a que los indecisos -un 4,6 por ciento- y quienes dijeron que votarán en blanco -el 6,7- cambien de opinión a última hora y se "dejen convencer" por el programa electoral y las promesas de uno de ellos. Si así fuese, las deprimidas arcas  del Estado podrían ahorrrarse 53.187 millones de pesos (2.659 millones de dólares).
 
     Uribe Vélez cuenta con el apoyo mayoritario porque en su campaña electoral ha sido muy concreto sobre un punto muy sensible para los colombianos: el terrorismo. El buscará la paz pero sin "entregas de ninguna clase" y sin "otorgarles ventajas especiales" a los terroristas, en directa alusión a la fracasada gestión que se impuso el presidente, Andrés Pastrana Arango, que el próximo 7 de agosto entregará el poder y saldrá de la presidencia con la desfavorable opinión del 72 por ciento de los colombianos sobre su gestión.
 
     También el proceso electoral se celebrará en medio de sospechas sobre "posibles fraudes", tras los surgidos en los comicios parlamentarios del 10 de marzo, en donde no menos del 60 por ciento de los congresistas fueron elegidos con "trampas" y apelando a prácticas deshonestas, compra de votos, de funcionarios y jurados e introducción masiva de papeletas que no fueron depositas en las urnas por los votantes.
 
     Precisamente el miércoles 22, la Procuraduría General de la Nación (PGN) pidió al Consejo Nacional Electoral (CNE) que "de ser necesario realice un nuevo recuento de votos con el fín de esclarecer las denuncias sobre un gigantesco fraude".
 
     Ese "gigantesco fraude" ha evitado la confirmación de muchos miembros del Senado y de la Cámara de Representantes, pero el CNE tiene aún varias semanas de plazo para confirmar su existencia, pues el nuevo Congreso  comenzará a funcionar el 20 de julio.
 
     Serna Uribe y Sanín Posada se presentan por segunda vez como candidatos presidenciales, pues en 1998 fueron derrotados por Pastrana. En Colombia y en casi toda América -salvo Estados Unidos- no existe la lógica conducta de renunciar a los lideratos políticos cuando se naufraga en los procesos electorales.
 
     Sin embargo, la opinión pública colombiana viene preguntándose si en esta ocasión Serpa, en caso de ser vencido, "no asume su fracaso y se retira de la vida política", ya que es Director Unico del Partido Liberal.
 
     Los candidatos a vicepresidentes, Francisco Santos -con Uribe- y José Gregorio Hernández -con Serpa- son totalmente desconocidos en la vida política colombiana y, por consiguiente, nadie cree que "puedan aportar personalmente buenas cantidades de votos" por lo que serán los aspirantes a la Primera Magistratura los que tendrán que cargar con todo el "peso político y de imagen" para conseguirlos.
 
     La RNEC garantiza que "los comicios serán limpios" y el gobierno que "se realizarán en paz". Dos promesas en la que una gran mayoría de colombianos no creen porque cada votante en ese país se ha convertido en un auténtico Santo Tomás.
 
     La gran mayoría de los colombianos, sin embargo, aspira a "empuñar los fusiles de los votos" para derrotar con ellos a las armas auténticas de los terroristas.
 
     Es la lucha por la supervivencia de la democracia y "hay que ganarla" con la razón y la paz. Se busca que sean las urnas las que acallen los fusiles y las bombas.
 
                                           
 
 
                        ASPIRANTES EN ELECCIONES PRESIDENCIALES COLOMBIANAS
 
     Un total de 16 candidatos -ocho para presidente y otros ocho para vicepresidente- se presentan hoy a las elecciones generales colombianas en su primera vuelta.
 
     Para que no haya necesidad de realizar la segunda vuelta, el ganador de las elecciones de hoy domingo, deberá obtener la mayoría absoluta, es decir un 50.1 por ciento.
 
      Las "fórmulas" presidenciales son las siguientes, por orden de favoritismo en los sondeos electorales realizados por las firmas Napoleón Franco y Compañía  e Invamer y Centro Nacional de Consultoría:
 
--  Alvaro Uribe Vélez-Francisco Santos, liberales disidentes, movimiento "Primero Colombia".
 
-- Horacio Serpa Uribe-José Gregorio Hernández, liberal oficialista y conservador disidente.
 
-- Noemí Sanín Posada-Fabio Villegas, conservadora disidente y liberal disidente,  movimiento "Sí Colombia".
 
-- Luis Eduardo Garzón-Vera Grabe, izquierdistas, movimiento "Polo Democrático".
 
-- Ingrid Betancourt-Clara Rojas, independientes, movimiento "Oxígeno Verde".
 
-- Harold Bedoya-Marino Jaramillo, independiente y conservador disidente.
 
-- Alvaro Cristancho-Manuel Delgado, independientes.
 
-- Rodolfo Rincón-Donaldo Jinete, independientes.

Guillermo Tribín Piedrahita

Volver