TEMAS DE HOY - COLOMBIA

GRAVE ERROR UE NO INCLUIR FARC TERRORISTA
 
     La decisión de la Unión Europea de no incluir a la banda Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc) en la lista de terroristas mundiales constituye, sin ninguna duda,  una "sucia jugada" hacia un país, como Colombia, del que dicen son "sus amigos".
 
     Aunque el 27 de diciembre de 2001 los "quince" socios europeos no habían incluido a ningún grupo terrorista latinoamericano en la "lista negra" y ahora lo hicieron con dos, las Autodefensas Unidas de Colombia (Auc) y el peruano "Sendero Luminoso", causó estupor, especialmente en Colombia, que las Farc quedaran eximidas, cuando de sobra se conoce su actuación terrorista sobre la base de secuestros, chantajes, sobornos, tráfico de drogas y armas y atentados a infraestructuras vitales del  país.
 
     Francia y Suecia, inexplicablemente, lideraron la defensa de las Farc por "las dificultades que supondría sacarlas de la lista en caso de volverse a negociar el fin del conflicto armado en Colombia". Esta fue la surrealista explicación de una Comunidad que ha sufrido en carne propia el terrorismo en varios de sus países miembros y que, sin embargo, deja a Colombia a merced de uno de los grupos más sanguinarios y totalitarios del mundo.
 
     En Colombia, tras el rompimiento el 20 de febrero de las "negociaciones de paz" -que nunca existieron porque a las Farc no les interesaba-, no existe ninguna posibilidad de retomarlas, habida cuenta que el gobierno del presidente, Andrés Pastrana, está próximo a expirar en su mandato -el 7 de agosto de 2002-  y porque a dicho grupo terrorista también fuertemente vinculado con el narcotráfico, en ningún caso le interesa dejar de percibir mil millones de dólares anuales  con ese "sucio negocio".
 
     Los dos grupos latinoamericanos incluídos en esta nueva lista son de extrema derecha (las Auc colombianas) y maoísta, de extrema izquierda, el peruano).
 
     La UE mostró un "doble rasero" para medir a las organizaciones terroristas porque tampoco incluyeron a otro de los más sanguinarios, el Frente Popular de Liberación de Palestina (Fplp), que con sus acciones sangrientas, ha impedido que Israel y Palestina concreten un acuerdo de paz que acabe con la tensión que se vive en el Medio Oriente desde hace muchísimos años.
 
     El ministro español de Asuntos Exteriores, Josep Piqué, que a raíz del rompimiento de las conversaciones por parte del gobierno colombiano declaró en febrero pasado que "la UE debía plantearse la inclusión de las Farc en la lista común de organizaciones terroristas", explicó que la unanimidad requerida para considerarlas con ese carácter y calificativo no se logró en esta nueva reunión de Bruselas.
 
     De acuerdo con Piqué, Suecia estaba dispuesta a aceptar su ingreso en esa lista si los miembros de la UE se comprometían a excluirlos si se retomaban las negociaciones, pero otros países se opusieron a que así sucediera.
 
     El malestar causado por esta decisión en Colombia fue casi general entre la población, que ha sufrido en "carne propia" todas las tropelías de la banda que dirige Pedro Antonio Marín (alias Tirofijo o Manuel Marulanda Vélez).
 
     En varios medios de comunicación se realizaron rápidas encuestas de opinión y los colombianos acusaron a la UE de "ofender gravemente" a su país, de ser insolidaria ante la tragedia y el terror que viven y continúan viviendo y le pidieron que no sigan considerando a las Farc como "un grupo armado" porque es una banda terrorista.
 
     En un 20 por ciento de las encuestas, los colombianos pidieron a la UE que si la banda Farc no es considerada como terrorista, bien puede "llevarse a todos sus miembros para que viven en los distintos países de Europa".
 
     Según Piqué, la inclusión de las Farc en la lista de terroristas "puede seguir debatiéndose en próximas evaluaciones".
 
     La decisión de la UE es todavía más incomprensible porque los "quince" dejaron de otorgar visados de entradas a los miembros de las Farc a finales del año pasado por considerarlos, precisamente, terroristas.
 
      En diciembre pasado la UE había incluído a 13 organizaciones y a 25 personas en la  "lista negra" y ahora se aumentó con otras 11 organizaciones y 7 personas, entre ellas el Partido de los Trabajadores del Kurdistan (PPK, separatistas kurdos de Turquía) que recientemente pasó a denominarse "Congreso para la Libertad y la Democracia en Kurdistan (Kadek).
 
     También se incluyó a la organización vasca Askatasuna, nuevo nombre de Gestoras Pro Amnistía, que declaró ilegal recientemente el juez Baltasar Garzón. Igualmente, de España procede el Grapo (Grupo de Resistencia Antifascista Primero de Octubre).
 
     Otros grupos terroristas incluídos, de fuera de Europa, son los de Yihad Islámica, y un brazo armado de Hamás, al igual que cuatro ciudadanos de Arabia Saudí, uno de Kuwait y tres del Líbano.
 
     La única esperanza para la inclusión de las Farc en la lista terrorista es la revisión que hará la UE en la segunda quincena de mayo cuando se "procederá a posibles nuevas incorporaciones" de organizaciones y personas.

Guillermo Tribín Piedrahita

Volver