Sorry, your browser doesn't support Java(tm).

 

CLIMA

Es una palabra griega, klima (klíma), que significa inclinación, pendiente (del sol, de una montaña, etc.). Cuando se refiere a la inclinación de la tierra con respecto al polo a partir del ecuador, da lugar ya al concepto de clima, equivalente al de región o zona geográfica. Es decir que los griegos dieron a la palabra clima (=inclinación), referida siempre a un territorio concreto, el sentido de grado de inclinación de ese territorio con respecto a la hipotética posición plana, dando por entendido que de esa inclinación depende la meteorología y demás caracteres que llamamos climáticos. Los romanos, que también adoptaron esta palabra, le añadieron los significados de unidad de medida agraria y el de "situación de un punto con relación al meridiano". Clímata caeli eran para san Isidoro de Sevilla los grados de latitud. También lo usaron los romanos con el significado de "región", pero ya no sólo geográfica; así clima medium ventris era la región media del vientre. El poeta y gramático Rufino (siglo V) llamó clima a una de las siete épocas de la creación. En cualquier caso, esta palabra la hemos recibido del griego a través del latín.

Klima (klíma) es la substantivación del verbo klinw (klíno), que significa inclinar, hacer pender, y que a partir de aquí desarrolla multitud de significados tanto directos como metafóricos. Otro tanto cabe decir del campo léxico, que es muy extenso: por ejemplo klisia (clisía) es desde el abrigo natural para acostarse, la choza, la cabaña del bosque, la tienda del soldado, hasta el lecho nupcial y cualquier otra clase de cama; klision (klísion), la estancia de los esclavos junto a la mansión del señor; klisiV (klísis), la acción de inclinarse, la inclinación, la declinación del sol.

Para los geógrafos y astrónomos griegos el clima era, visto de manera simple, como la inclinación de la línea del horizonte de una región con respecto al eje de rotación la tierra. Tolomeo, y con él muchos otros astrónomos y geógrafos, dividía la tierra desde el ecuador a los círculos polares en zonas que llamaba climas (astronómicos) y nosotros denominamos husos horarios. Pero en vez de 12 por hemisferio, colocó 24, pero con variaciones especiales para los círculos polares. Era por tanto, el de clima, un concepto astronómico y geográfico. Es porque se creía que las condiciones climáticas de cada lugar dependían exclusivamente de la intensidad de las radiaciones solares que recibe cada región en razón de su inclinación (klima / klíma) respecto al eje de la tierra, determinante para la radiación solar.

Pero fue inevitable ir comprobando que en el comportamiento climático de cada región había más factores que el de la sola inclinación, por lo que fue necesario ir enriqueciendo el concepto de clima con nuevos elementos, que finalmente alejaron la palabra de su significado original. Hoy solemos definir el clima como el conjunto de condiciones atmosféricas de cada lugar, constituido por la temperatura, la humedad, la nubosidad, los vientos, el régimen de lluvias y algunas otras variables; pero con olvido total de la inclinación de la zona geográfica en cuestión, el que creyeron los griegos factor determinante del clima; lo que hace que hoy no entendamos la razón de ser de esta palabra.

Indice  -  El Almanaque - Volver