TEMAS DE HOY

SIDA

 CURAR EL SIDA, EL MAYOR RETO DE LA CIENCIA EN EL SIGLO XXI

Una enfermedad como el Sida (Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida), que en 20 años ha dejado más de 20 millones de muertos en el mundo, tiene que servir a la ciencia médica para que, en colaboración con los gobiernos de los países más poderosos, se lance a la búsqueda, sin treguas ni pausas, de una solución que impida que la pandemia siga extendiéndose y continúe siendo la cuarta causa de muerte en el planeta.

Actualmente otros 40 millones de personas, de las cuales 37,2 millones son adultos y 2,8 niños menores de quince años, la gran mayoría en Africa, están infectados y en peligro de muerte, sin mayores posibilidades de sanar, porque no pueden recibir los tratamientos que hasta ahora la ciencia ha encontrado para combatir el mal y, porque lo que es peor, no se ha alcanzado, pese a los adelantos médicos, la tan ansiada vacuna que la prevenga desde la misma niñez.

En los diez primeros meses de este año, de acuerdo con los informes de la Organización Mundial de la Salud y Onusida, han muerto diariamente, por causa del Sida, más de 8.000 personas en el mundo, mientras otros cinco millones quedaron infectados durante el mismo periodo.

En Africa, el continente más afectado, dice el informe, existen 28.1 millones de portadores del virus y un promedio de 3.4 millones de infectados anualmente, ocupando el Sida el primer lugar entre las causas de muerte de los africanos, aunque se trabaja, con mucho esfuerzo y sacrificio, por médicos, la Cruz Roja, la Onusida, la OMS y ONG, para que la población tenga conciencia de la prevención de la enfermedad.

No siempre en Africa, por las continuas guerras, por la pobreza de sus países, por la falta de higiene y por la alta promiscuidad, esa prevención funciona con la agilidad y la rapidez que la pandemia requiere. En ese continente, más que en ninguno, el virus ha afectado, en un nivel sin precedentes, a la estabilidad social y al desarrollo de sus propias naciones.

En América Latina y el Caribe no puede decirse que el Sida haya sido "medianamente controlado", y durante este año, según el informe de la OMS y la Onusida, contrajeron la enfermedad 190.000 personas y 1,8 millones viven con el VIH.

"Con una prevalencia del VIH en adultos de cerca del dos por ciento, el Caribe es la región más afectada del mundo", expresó la Onusida.

El informe también señala un aumento de las tasas de infección en los países ricos (América del Norte, algunos de Europa y Australia), que tienen "acceso a los mejores y más caros tratamientos, pero donde ha sido descuidada la prevención".

Casi una tercera parte de las personas que viven en la actualidad con el virus VIH "tienen entre 15 y 24 años de edad" y la gran mayoría de ellas "no saben que son portadoras del virus".

Todos los científicos, cuando hace veinte años se descubrió la enfermedad, estuvieron de acuerdo en señalar que la pandemia únicamente podría detenerse con prontitud si se encontrase una vacuna. Pero a pesar de sus esfuerzos no fue posible hallarla.

Hace 18 años el inmunólogo colombiano Manuel Elkin Patarroyo, descubridor de la vacuna sintética para combatir la Malaria, que ha tenido un éxito superior al 70 por ciento, declaraba al autor de este artículo, en una entrevista concedida en Madrid, que en el "siglo 20, pese a los esfuerzos de la ciencia, no se encontrará la vacuna para combatir el Sida", y lamentó que con su afirmación "pudiese frustrarse el optimismo de muchos científicos relevantes" (Robert Gallo, Instituto Pasteur, etc), precisando que "faltaban muchos años de estudio, de dedicación plena" para hallarla.

El tiempo le dio la razón, y es ahora el médico norteamericano Seth Berclay, presidente de la International Aids Vaccine Iniciative (IAVI), el que estima que la vacuna llevará "entre seis y diez años, para descubrirla y ponerla en el mercado.

Para ello, la IAVI, un organismo privado, cuenta con fondos económicos procedentes de donaciones y existe una gran voluntad para "asegurar el desarrollo de una vacuna segura, eficaz y financieramente accesible para todos", con lo que la Ciencia afrontará el mayor reto del siglo XXI, y del cual, Berclay y su equipo científico consideran que "saldrán adelante".

Mientras esta vacuna llega, es necesario insistir en la prevención, como la mejor forma de evitar que la pandemia siga extendiéndose, impunemente, por el mundo. Ya la ONU fijó el uno de diciembre como el Día Mundial contra el Sida, para agilizar así las campañas preventivas.

GUILLERMO TRIBIN PIEDRAHITA

logovida.

El Almanaque colabora en El Congreso mundial por la vida

Invitación Congreso Vida - Dia Mundial del Sida   Encuentro Sida

Indice  -  El Almanaque