TEMAS DE HOY - ARGENTINA

¿Qué pais se quiere construir ?

El debate acerca de la dolarización o de la devaluación permite un análisis sobre que tipo de pais  nos interesa construir. Nuestra economía ha sido fuertemente dolarizada por todos aquellos que
han invertido en el país sin interesarse por el crecimiento o el desarrollo genuino des sus fuerzas económicas. No caigamos en la trampa de pensar como ellos. Sin duda que luego de más de una década de vaciamiento industrial y ficción económica no es fácil encontrar los veraderos puntos de referencia que podrían encontrarse no más lejos que en el Mercosur.  El atractivo del país para los reales inversores debe ser su potencial productivo y no sólo el margen de ganancia o especulación que pueda presentar. Ese atractivo debe estar consolidado por la seriedad de su clase dirigente y la de sus trabajadores.

Cada uno debería preguntarse sobre su potencial de trabajo y de creación. Sobre las ideas  o métodos de trabajo nuevos que pueda generar. Evidentemente al mirar alrededor suyo uno debe
encontrar solidaridad y respeto a su esfuerzo para encontrar cada día las fuerzas necesarias para afrontrar la inercia natural de una sociedad confundida y aturdida por tantos años de mentiras.
La aventura económica pasa por la creatividad y el trabajo en equipo en un ambiente de construción colectiva. Cada individuo representa un potencial único de crecimiento.

Es obvio que existe aún una estructura de poder político y económico que es la misma que ha llevado el país al desastre y ha expulsado a tantos de sus hijos.
Los argentinos con sus cacerolas, con sus piquetes con sus broncas son aquellos que piden construir un nuevo país.
La base filosófica e ideológica debe ser el Trabajo, la Justicia. y la Solidaridad. La confianza en el otro para hacer, para comerciar, para trabajar juntos. La Justicia debe asegurar que esta ley sea
respetada.

Argentina es un país rico, aunque ahora este hiperendeudado y vaciado económicamente. La riqueza de nuestro país es su gente, los individuos honestos que lo componen. Cada comercio, cada escuela, cada empresa, cada organismo, debería elegir un  representante que puedan elegir a su vez un representante por rama, necesariamente diferente de todos los antiguos representantes sindicales. Los desocupados deberían estar representados por barrios. Representantes que deberían
renovarse sin poder ser reelegidos para evitar la burocratización.. Comunicarse entre ellos y  comunicar con su gente, utilizando, porque no, los nuevos medios de comunicación para consultar y debatir, generando de esta forma un nuevo tejido de representación. política.

Aprendamos de los grandes países del mundo, pero no olvidemos que nosotros debemos construir uno nuevo, necesariamente diferente.
Ahora que el ruido de las cacerolas nos ha mostrado que no estamos solos, construyamos un tejido social y político nuevo. Los hombres y mujeres capaces de este cambio están, aún no los conocemos, pero están.
Cada día cuenta. No esperemos de los viejos personajes las nuevas respuestas.
Hace veinte y cinco años, una generación era asesinada aprovechándose de nuestro silencio. Su inexperiencia política les impidió ver el peligro de la masacre, pero su martirio nos debe iluminar. No hay ideologías mágicas para resolver el problema político y social. Lo que hay son principios éticos y una Justicia a construir en función de ellos.
Nuestro país ha pasado por momentos muy duros que nos han permitido aprender. La memoria nos debe ayudar a no cometer los mismos errores pero también a reconocer nuestros frustrados intentos de cambio, ahogados en sangre o en la impotencia política alimentada por los mitos del pasado político nacional o internacional.
Rescatemos nuestro reencontrado dinamismo popular para que nos sirva a exorcisar nuestros viejos mitos. Dejemos que la iniciativa privada nacional e internacional enriquezca la paleta de colores de
nuestra nación. Fortalezcamos el Estado para asegurar la igualdad de oportunidades. Hablemos claro a los fuertes y protejamos a los más débiles para que encuentren sus fuerzas. Construir una sociedad abierta es el mejor reaseguro para evitar la burocratización y el abuso de
poder. Abramos el debate sobre todo lo que nos interese saber.
Preguntemos, sin complejos, y no renunciemos a entender. Los corruptos no son mayoría. Ellos sólo han aprovechado de nuestro silencio y de nuestra ausencia.


Daniel Santos
Daniel.Santos@isn.in2p3.fr

----------------------------------------------------
Daniel Santos
TE : (33) 4 76 28 40 21
Fax : (33) 4 76 28 40 04
Institut des Sciences Nucléaires de Grenoble

Volver