TEMAS DE HOY - ARGENTINA

ARGENTINA

Cuando empezó a generalizarse este nombre, muchos argentinos estaban soliviantados porque les sonaba muy mal: en efecto, se usaba como sustantivo lo que no era más que adjetivo. El nombre completo era República Argentina, que le viene, como a la península ibérica y a tantos otros pueblos, del río que define el territorio.

En 1508 Juan Díez de Solís y Vicente Yáñez Pinzón, que andaban explorando la costa atlántica desde Brasil, descubrieron la desembocadura del río de la Plata, que entonces no reconocieron como tal, sino como un golfo. 7 años más tarde volvió Solís al lugar para explorarlo. Al comprobar que aquellas aguas eran dulces, comprendió que se encontraba en la desembocadura de un río enorme. Subió río arriba, pero los indígenas acabaron con él. 5 años más tarde, Sebastián Cabot, veneciano al servicio de Carlos I, llegado allí con Magallanes, emprendió la exploración del río y la ocupación del territorio, y remontó el Paraná y el Paraguay hasta su confluencia con el Bermejo, donde después de haberse enfrentado a los guaraníes hizo las paces con ellos, que sellaron el pacto entregándole unos trozos de plata. De ahí dedujo Cabot (o Gaboto) que aquella tierra abundaba en plata, por lo que llamó a su río, y por extensión a las tierras irrigadas por él y por sus afluentes, Río de la Plata.

Y así fue el primer nombre administrativo de aquella región, el de Virreinato de La Plata, que abarcaba la mayor parte de la cuenca de este río, el más ancho y largo de la América meridional, después del Amazonas, formado por la unión del Uruguay (1500 km. de curso) y el Paraná (4500 km.). Después de la independencia se llamó "Estados Unidos del Río de la Plata" y también "Provincias Unidas del Río de la Plata" y "Confederación Argentina", por ser su organización federativa. Pero el nombre definitivo fue el de "República Argentina", que finalmente quedó en Argentina.

Entre las denominaciones "del Río de la Plata" y " Argentina" no hay más que la traducción a un término culto, prácticamente latino (argentum = plata), del elemento adjetivo del nombre; pero obviando el sustantivo río y quedándose con su apelativo, es decir volviendo a la fórmula del virreinato, que no se llamaba "del Río de la Plata", sino directamente "de la Plata". Así se vino a llamar al país "República de la Plata", que traducido al cultismo latino quedó en "República Argentina", en el que "República" es el sustantivo y "Argentina" el adjetivo. El fenómeno lingüístico es el mismo que se produce en la mayoría de nombres geográficos: el Mediterráneo, el Atlántico, los Pirineos, el Ebro (Ibero) son en realidad adjetivos. El nombre respectivo es mar, océano, montes, río.

Cito el artículo 35 de la Constitución argentina que trata del nombre del país: "Las denominaciones adoptadas sucesivamente desde 1810 hasta el presente, a saber: Provincias Unidas del Río de la Plata, República Argentina y Confederación Argentina serán en adelante nombres oficiales indistintamente para la designación del gobierno y territorio de las provincias, empleándose las palabras Nación Argentina en la formación y sanción de las leyes."

Mariano Arnal 

Volver