Logo
  PORTAL  - DIARIO   REVISTA  -  MÓVIL -  VIDEOS   Facebook      Google Plus     Email
 

REPORTAJES -TURISMO - GASTRONOMIA -  HOTELES - RESTAURANTES

Vall de Núria con parada y fonda en Els Caçadors y la Perdiu Blanca  

Descubrir la Vall de Núria es un canto a la naturaleza en estado puro. La música la pones tú, pero te recomendamos que no te pierdas el excelente audiovisual que proyectan durante toda la jornada en las salas junto a la oficina de información, muy cerquita de donde te dejará el Tren Cremallera, que en 35 minutos te transporta desde Ribes de Freser hasta Núria.

Prepara tu cámara antes de llegar porque la entrada en la Vall es una recreación de los sentidos que jamás olvidarás. De repente, el trenecillo reduce su velocidad para acariciar el maravilloso lago, construido en 1956.

Los cuatro elementos: aire, agua, fuego y tierra se combinan mágicamente alrededor de las siete cimas donde está ubicado la Vall de Núria, a poco más de una hora y media desde Barcelona. Lejos del mundanal ruido es un viaje que puedes improvisar de un día para otro como realizamos los dos reporteros firmantes.

Los más atrevidos o mejor preparados físicamente pueden acceder a la Vall de Núria andando desde Ribes de Freser (8 horas) o desde Queralbs (3 horas y media).

Nuestra propuesta es reservar habitación un día antes de la excursión en el Hostal de Els Caçadors en Ribes de Fresser y comprar los billetes del “Cremallera” en la estación a tres minutos de Els Caçadors. Desde 1920, cuatro generaciones han elevado el listón de hospedaje con el paso de los años.

El equipo de Els Caçadors, capitaneado por Ramón Pau, presume y con razón  de pertenecer a la Guía Michelín desde el 2007 y además son miembros de “Els Fogons de la Vall de Ribes”, otra garantía añadida del trato culinario que brindan a sus clientes, que se chupan los dedos con la pierna de cordero al horno o se relamen con el original helado de viangre.

En 95 años de historia, Els Caçadors ha ido renovando con esmero, sin prisas y con cariño sus múltiples espacios, donde destaca el Mirador de la Lluna, con un techo transparente desde el que gozas de las constelaciones del Universo o te das una baño masaje en su jacuzzi al aire libre.

El abanico de hospedaje está al alcance de todos los bolsillos en habitaciones de oro, plata y bronce, todas equipadas con televisión, aire acondicionado y telefóno.

Eliges pensión completa, media pensión o alojamiento y desayuno con un exquisito bufet, donde el embutido de la tierra y el pa amb tomaquet cargarán tus pilas antes iniciar la aventura de descubrir la Vall de Núria.

Doscientos cincuenta metros nos separan de Els Caçadors del Tren Cremallera, que parte con puntualidad inglesa a las 9,36 desde Ribes. Viajamos rumbo a Núria, con una única parada en Queralbs. Un peculiar silbato de la jefa de estación nos dará la salida hacia el Santuario, donde llegamos a las 10,10.

Antes de que la niebla nos prive de una panorámica inolvidable nos dirigimos hacia el Mirador del Via Crucis a 2.020 metros, una excursión de 30 minutos (ida y vuelta) y desde donde contemplamos una de las vistas más singulares del La Basílica Menor de Núria, como así fue designada hace un par de años por el actual Pontífice, el Papa Francisco.

Camino del Mirador encontramos la Ermita de San Gil, que según la tradición complace a los futuros padres que desean niño o niña si colocan su cabeza dentro de la olla, que no está ubicada en la Ermita sino en una sala dentro del mismo Santuario.

Si tu espíritu te lo pide y tus piernas te acompañan puedes realizar varias excursiones como El Camí del Canal, Camí del Bosc, Camí de Les Creus, Camí de la Creu d’en Riba, Camí del Bosc, todas en menos de 45 minutos o el Camí de les Coves un poquito más larga (75 minutos).

De regreso a Ribes de Freser, sobre las 14 horas, nos presentamos en el Restaurante La Perdiu Blanca, sito en la Crta de Puigcerdà, 5 (telf. 972727150 www.laperdiublanca.com). Recomendamos reservar mesa en cualquier fecha.

El combinado de croquetas de la casa, las patatas perdiu blanca, el rissotto de boletus, pollo y queso, la escalivada de salmón y bacalao, los canalones de setas, el fuet del esquiador, los callos con garbanzos, la hamburguesa ibérica con salsa de queso, el magret de pato a la plancha o los pies de cerdo rebozados, son algunas de las propuestas de los fantásticos menús, que ofrece La Perdiu Blanca.

La carta de postres es igualmente extensa y para todos los gustos, con especial atención a la respostería de la zona, calurosa en verano y gélida en los inviernos, que invitan a los esquiadores y excursionistas a reponer energías en la Perdiu Blanca, uno de los restaurantes pantagruélicos que deben conocer todos los amantes de la mesa tradicional que nos transporta sin duda a la cocina de la abuela, la madre, la tieta o la señora Asunción.

Como decíamos ayer: Vall de Núria con parada y fonda en Els Caçadors y la Perdiu Blanca. Un pequeño gran homenaje a la vida y a los cinco sentidos.

Hotel Restaurant Els Caçadors

Dirección: Carrer Balandrau, 24 i, 26, 17534 Ribes de Freser, Girona

Teléfono: 972 72 70 06 http://www.hotelsderibes.com/es/

Restaurante La Perdiu Blanca

Crta de Puigcerdà, 5 (telf. 972727150
www.laperdiublanca.com)

Vall de Núria

Santuario y estación de montaña Vall de Núria, de una riqueza natural y paisajística única

www.valldenuria.cat

Por Ferran Martínez   Fotos de Lola Rojas

PORTAL EL ALMANAQUE DIARIO   REVISTA - REPORTAJES