PSICOANÁLISIS   LIBERAR LA MEMORIA

GABRIEL O. ALVAREZ PSICÓLOGO ARGENTINA MP:20199 MN:27528

“Para que acabemos avanzando, echando abajo todas las tierras del mundo. Todas las que encierran...sereno ante la puerta que traspasará, porque ya sabe vencer al destino. Atrincherándose en lo indestructible: el momento presente. Viviendo el ahora en todo su abismo”. José Luis Sampedro. 

Algunas veces nos pasa que queremos recordar algún nombre o situación reciente y por mas que nos esforcemos no podemos lograrlo. 
En otras ocasiones olvidamos escenas, situaciones mas antiguas que han sido parte de nuestra vida, que nos han marcado, y que de alguna forma dicen mucho de lo que somos actualmente. Hoy hablaremos del recordar.
Recordar es liberar, avance que permite echar abajo las puertas del olvido. 
Recuperar la memoria de lo vivido nos pone en contacto con aquel joven idealista que fuimos, o con ese niño que sufría su angustia en soledad, pero que también amaba. Recordar hace libres a nuestros sentimientos. 
Los recuerdos no son solo imágenes en blanco y negro aburrido. Cierto es que “no todo” tiempo pasado fue mejor, asimismo “no todo” lo actual es mejor que lo pasado. 

Los recuerdos también son palabras, relatos, los consejos del “viejo” o los del “tío”, ¿te acordás hermano que tiempos aquellos?, dice el tango. ¿Te acuerdas?, si hoy todo parece tan lejos. ¿Te acuerdas?, ¡que desafió al aburrimiento, que ganas de vivir la vida, que deseos de tomar la vida por asalto, que falta de respeto a la resignación!.Recuperar la memoria no es vivir del pasado, es dejar que aquello fluya, y aquello que fluye es deseo fresco que renueva el presente, es un cambio de perspectiva, un aire liberador, brisa que re-mueve esa falsa coraza global que nos ponemos para no sentir. Movilización de esperanzas encadenadas aquí y ahora. Esperanzas encadenadas. Y hoy te sientes envenenado. Sientes que el hoy es un desastre, nada te consuela, “ni las pastas, ni la calle, ni el alcohol”, como diría el poeta. El hoy te duele, se trata de recordar, no de refugiarse en el pasado. Un psicoanálisis profundiza, opera. Evocar sin temor y sin culpa a aquellos que ya no están pero que siguen vivos en nuestra memoria y dicen: PRESENTE en cada vuelo de mariposa. Libertad de recordarlos y recordarnos. Los recuerdos no son ajenos al sentimiento, por la fuerza afectiva que contienen lo sentimos como actuales. Su motor consiste en una serie de deseos poderosos que siguieron existiendo a pesar del tiempo, como si intentaran hacernos comprender que el pasado no es pecado y desea ser escuchado.
El olvido atenta contra nuestra libertad. Es temor a ser libres. El objetivo del olvido es domesticar eso que nos hace únicos e irrepetibles y que es el deseo. Pero los recuerdos aguardan en emboscada en cada esquina de la vida, recordándote que aquel sueño del pibe al que renunciaste por miedo o comodidad aun vive en ti, oculto y clandestino, en plena lucha contra el olvido. Recuerdo como eco del pasado. Y un poeta que dice:
“que no se apague nunca el eco...”. Ecos del pasado que resuena en tus recuerdos iluminando el sombrío presente. Liberar la memoria para que de una vez por todas podamos vivir el ahora en todo su abismo, sin miedo, sin retirada, avanzando, liberándonos del sufrimiento que implica el olvido. 
Agradezco a José Luis Sanpedro, Ya que la lectura de su novela “La Sonrisa Etrusca” movilizo en mí deseos de escribir estas líneas.

GABRIEL O. ALVAREZ

Mail: psigoalvar@yahoo.com.ar
Sitio en Internet: http://www.elalmanaque.com/psicologia/
Desde ya muchas gracias y hasta la próxima.

Indice

EL ALMANAQUE   PSICOLOGÍA - PSICOANÁLISIS

EL ALMANAQUE   PSICOLOGÍA - PSICOANÁLISIS

EL ALMANAQUE   PSICOLOGÍA - PSICOANÁLISIS

EL ALMANAQUE   PSICOLOGÍA - PSICOANÁLISIS