Nuestros Otros. Los que acuden como fantasmas

“todas las cosas que me gustan
tienen tu cara...
haría bien... alejarme un tiempo,
unos setenta años...
me es imprescindible
sentarme en un café
y soñar un poco...”

BERSUIT BERGARABAT

 

Años que se te pasan y seguís buscando, consumiendo vida. Nada de lo que hay te sirve para soñar, ni ilusiones neuróticas, ni creencias que acostumbran a la resignación, ni supersticiones de moda.
El primer paso para vivir es que un sueño distinto cuestione lo monótono. Y así se te va la vida. La vida termina algún día. La vida es un camino recto, y lo penoso de eso. La vida se consume cada día.
No consumas tu vida en el invivir, cuando termines de pensar será demasiado tarde. 
Sin embargo hay perdidas, causas perdidas que acuden a tu pensar como fantasmas. Hacer con los fantasmas que nos habitan:
Temerles como niños o desenlazar y volver a dar las cartas. Salir de las fantasías. Darle un lugar a eso que sientes. Eso que sientes, si alguien lo siente, es decir lo escucha y te devuelve ese dicho, hará que puedas escucharte, escuchar ese sueño que no te atreves escuchar.
Pensaras que hoy es demasiado tarde, que lo que no hiciste en ese día ya esta, que ya no hay vuelta atrás. Y eso es verdad.
Solo que si repites será un siempre lo mismo. Para que eso no se repita “hace falta” un nuevo posicionamiento ante la vida.
Siempre se repite aquello que salió mal, desgraciadamente es así, nunca se aprende de los fracasos, a menos que se asuma subjetivamente como error. Y eso es lo difícil, hacerse responsable de lo hecho.
“Hace falta” ser un poco soñador para intentar caminos nuevos. Pero el sueño, como expresión de deseos es solo un primer paso. Hay que tener algún deseo para subvertir este malestar, pero no es lo único. Deberán sobrevenir la toma de decisiones impostergables, y un querer que abofetee el siempre.
El cambio real no es sin violencia. Cambio subjetivo que violenta tu conformidad adaptativa al sufrir.
Darse cuenta trae aparejado angustia. El comprender de que se trata el cambio implica un tiempo. Y ese deseo loco que te habita y quiere ya.
Bienvenido ese deseo que es sin espera.
Y sin embargo te alejas de esos Otros que alientan tu deseo. Aquellos Otros que cuestionan, que ponen un signo de interrogación a esa monotonía que elegiste como vida.
Tal vez no te la jugaste en su momento. Parecería algo pasado. Sin embargo, ya pasado el tiempo, eso te molesta. De nada valen las respuestas conformistas.
Y la culpa por dejar, por haber dejado pasar la vida, el amor.
Duelar faltas. Intentos del psicoanálisis.
Caer en la cuenta de que la vida tiene un límite.


Si usted desea realizar alguna consulta o sugerencia:
Teléfonos: 420445 o 437285.
Mail: psigoalvar@yahoo.com.ar
Sitio en Internet: http://www.elalmanaque.com/psicologia/
Desde ya muchas gracias y hasta la próxima.

EL ALMANAQUE   PSICOLOGÍA - PSICOANÁLISIS

EL ALMANAQUE   PSICOLOGÍA - PSICOANÁLISIS

EL ALMANAQUE   PSICOLOGÍA - PSICOANÁLISIS

EL ALMANAQUE   PSICOLOGÍA - PSICOANÁLISIS