DE LO QUE CAMBIA, si hay salto

 

Cambia lo superficial
también cambia lo profundo

VIOLETA PARRA

...y ha pasado mi hora
¿Quién robo mis años?
Cambio...

BERSUIT BERGARABAT

 

No siempre lo que cambia es para siempre. En la vida se vuelve tantas veces sobre lo pasado. En la historia de nada sirve lo pasado pisado. Avances y retrocesos.
Dudas sobre lo que se pensaba y las categorías con las que interpretábamos al mundo. Solo hay que intentar comprender lo que pasa a nuestro alrededor.
Y “la falta” de un cambio real al vivir. No otra vuelta sobre lo mismo. Sino una caída hacia algo diferente. Y para caer solo hay que sentir ímpetus. Para caer primero hay que animarse a saltar.
En la indeterminación de un salto se pasa la hora, tu hora.
No creas que lo pasado esta pisado, aunque a muchos les cueste asumir la fuerza indomable del deseo de cambio. Pioneros del cambio hubo. Todo cambio implica una manera distinta de pensar. Y esto es profundo. El cambio es una constante, nada ni nadie lo detiene. No te detengas ante un cambio. Apuestas al cambio, volver a jugar a vivir.
Que caiga lo maduro, lo nuevo debe florecer. Lo nuevo es sentir excitación por el otro día.
Hay cambio. Apostemos a ello. Y cuando se apuesta se puede ganar o perder. Ganar no siempre es digno. Perder en ocasiones es ético.
Piensa en las discusiones que tienes con tu pareja. ¿Quién gana?, ¿Quién pierde?. Siempre se pierde. Asumir las perdidas es un modo subjetivo de cambiar.
Lo que nos cambia son esas cosas que nos hacen tambalear las certezas que teníamos como estandarte para escaparle al compromiso con la vida. Pero todo cambia si nos tomamos el atrevimiento de escuchar al corazón.
Y revolvemos en restos de amores. Años escapando, buscando solo vivir de fantasías, consumiendo vivir.
Salir o meterse y cambiar. Para cambiar hace falta descifrar los signos de la ansiedad. 
Todavía sientes que el corazón te late cuando no sabes lo que tu Otro quiere de ti. Y temes que algo haga caer ese mundo que a jirones te has construido. Y lo REAL golpea tu puerta, despertándote, anunciándote que nada es para siempre. Y que nadie sabe nada de lo que sucederá al día siguiente.
Y así son las cosas. Somos mortales. 
Y reaccionas ante los cambios. Reaccionario frente a deseos. De nada te servirá el día en que caigas en la cuenta en el vivir que ya no volverá, por no haber dado aquel beso o abrazo en el momento preciso.
Porque para sentir no hay que estar anestesiado de resignación reaccionaria. 
Para cambiar hay que tener cierto compromiso. El cambio implica una diferente posición subjetiva frente a lo que sucede.
Esa posición subjetiva no pide permiso a nadie para hacer. Solo hace y no se miente asimismo.



Si usted desea realizar alguna consulta o sugerencia:
Teléfonos: 420445 o 437285.
Mail: psigoalvar@yahoo.com.ar
Sitio en Internet: http://www.elalmanaque.com/psicologia/
Desde ya muchas gracias y hasta la próxima.

EL ALMANAQUE   PSICOLOGÍA - PSICOANÁLISIS

EL ALMANAQUE   PSICOLOGÍA - PSICOANÁLISIS

EL ALMANAQUE   PSICOLOGÍA - PSICOANÁLISIS

EL ALMANAQUE   PSICOLOGÍA - PSICOANÁLISIS