SECRETOS DE LA TRISTEZA

“Pero así con su amarga tristeza
sin sol y sin luna
y con toda la angustia presente de un suelo sin par”.
Los Olimareños

Se piensa en tristeza como sinónimo de decadencia. Más si la tristeza es hastío, se podría encontrar alguna vuelta para retomar algun deseo olvidado.
El deseo es aquello que rescata a un sujeto de la determinación del “nada se puede hacer”. 
La tristeza consiste en silenciar, pisar, calmar las ganas de hacer con el vivir algo diferente.
El secreto es aquello guardado bajo llave. 
Guardado para ser utilizado en momentos donde todo parece desfallecer. ¡Y ese secreto que hace al sujeto será cantado en el momento donde el hastío ya no sea refugio!. 
Y lo cantado es canto que como virtud y deseo no tiene nada que ver con imposición. 

La dirección sera hacía lo nuevo, lo diferente. Lo decadente es acatar las demandas que aplastan, y que nos hacen chatos. Chatos de sonrisa, chatos de corazón y en fuga.
Lo decadente es no animarse a hacer un futuro diferente. El futuro se forja con lo que hacemos y decimos cada día. Lo diferente implica aceptar las diferencias, aquellas que nos sacan de la comodidad, de ese hastío resignado del “siempre fue igual:
Convertirse en un sujeto artifice de su historia no es cosa facil. Siempre se espera que algun Amo determine la suerte que te corresponderá.
Y se trata de una búsqueda, de una exploración al corazón. Busqueda que con-prende a tu Otro. De ese corazón “sentido” del cual la medicina no le encuentra “sentido”. Corazón SINSENTIDO pero que busca. 
Explorar tu subjetividad es diferente a acatar las imposiciones del Amo de turno. Hay que derribar muros, esos que cercan el corazón. Aquí, en este punto, es donde se extravian algunos psicólogos reparadores de faltas. Ignorando que cuando algo “hace falta”, hace falta hacer algo con ese dolor (que es grito silenciado), y no se trata de silenciarlo.
Solo se transforma la tristeza si “eso” que “hace falta”, se con-vierte en acción que subvierta el malestar. 
La liberación del malestar de un paciente dependera de la posición del analista. Si se ubica como Amo que todo lo sabe, ¿Qué posición le queda al paciente?. Si en cambio causa el deseo, ¿cuáles serán las concecuencias?. Apuestas a la subjetividad. A la interrogación sobre las causas, sin respuestas prefabricadas. Apuesta al deseo y al corazón, la labor de un psicoanalísta podría ser, como diria un poeta, que indaga profundo en lo superficial o viceversa, :

QUIÉN FUERA
Estoy buscando una palabra
en el umbral de tu misterio.
¿Quién fuera Ali Ba- Ba?
¿Quién fuera el mítico Simbad?
¿Quién fuera un poderoso sortilegio?
¿Quién fuera un encantador?

Estoy buscando una escafandra,
al pié del mar de tus delirios.
¿Quién fuera “Jaques” Costeau?
¿Quién fuera Nemo el capitán?
¿Quién fuera el batiscafo de tu abismo?
¿Quién fuera explorador?

corazón oscuro
corazón con muros,
corazón que se esconde,
corazón que está donde
corazón en fuga,
herido de dudas
de amor

Estoy buscando melodia
Para tener como llamarte.
¿Quién fuera ruiseñor?
...

Derribando los muros de la ignorancia accederemos a lo REAL del vivir
Y se trata de buscar en esos corazones oscuros y en fuga. En corazones heridos e interrogados por la duda del amor.

Si un sujeto no acude con una interrogacion sera deber del psicoanalista ayudar a formularla, y si no... insistiremos en “ello”.

Sabemos que se trata de una suposición de saber. ¿Quién esta dispuesto a hacer semblante de “ello”?.
Encausar el deseo de saber, puede, y es apuesta, transformar a una persona en sujeto artifice de su destino. 

Si UD. de

Si desea realizar alguna consulta o sugerencia:

E.mail: psigoalvar@yahoo.com.ar.

Sitio en Internet: http://www.elalmanaque.com/psicologia/

Desde ya muchas gracias y hasta la próxima.

EL ALMANAQUE   PSICOLOGÍA - PSICOANÁLISIS

EL ALMANAQUE   PSICOLOGÍA - PSICOANÁLISIS

EL ALMANAQUE   PSICOLOGÍA - PSICOANÁLISIS

EL ALMANAQUE   PSICOLOGÍA - PSICOANÁLISIS