PSICOANÁLISIS
  
CÓMO EL AMOR

“Ni inocentes, ni culpables  
corazones que destroza el temporal
carnes de cañón”.
J. Sabina 

Los que cargan cruces por ir siempre en contra de la corriente. Están los que se dejan arrastrar. ¿Cómo se les llama a los que se dejan arrastrar?.

Corriente, río y pesca. Plomada.

Punto de basta, de un hasta aquí.

Plomadas distintas. Algo que nos sujete, para que el moverse no nos convierta en veleta.

Y una plomada es un punto de capitón, y no un adoquín de mochila.

Corriente, río y pesca. Anzuelo.

El anzuelo tiene la forma de un signo de interrogación.

Corriente, río y pesca. Carnada.

Lo que se ofrece, lo que se sacrifica, lo que se pierde.

Anzuelo, carnada y plomada, elementos de la pesca.

Agonías de ser carnada.

El peso de la plomada.

La agudeza del anzuelo.

Pez y pescador.

El amor suele comenzar asi, pez y pescador, aunque cada quien se cree lo uno o lo otro. El pescador haciendo su esfuerzo para apoderarse de lo que desea, el pez complicándole la tarea al pescador, y cada vez más deseado.

Amores que guardan las caricias en el congelador. Como pescado en el friger.

Amores que naufragan tragándose penas. Como si equivocaran el anzuelo con una plomada.

Y más cuando el anzuelo es signo de interrogación, algo que te haga desconocer “algo” de tu otro. Algo de ganas.

Algo así como un beso en un sueño, o una sombra que espera sin saber muy bien que.

El amor y esa manta de duda.

Ese signo de interrogación y esa duda.

“ella quiso barcos y él no supo que pescar

y al final números rojos en la cuenta del olvido

Y hubo tanto que al final llego el final

Mucho mucho ruido...

y por tanto ruido no escucharon el final...

Hubo una epidemia de tristeza en la ciudad

Se borraron las pisadas, se apagaron los latidos

Y con tanto ruido no se oyó el ruido del mar”, dice Joaquín Sabina.

Y fue ese ruido lo que no dejo que se escucharan, y ese mar de palabras fue lo que un día los unió. Y hoy la palabra dejo su espacio al ruido podrido fatal repetido, y los besos ya no saben a nada.

Y una caricia es rechazo.

Anzuelos sin agudezas.

Plomadas que se deslizan.

Carnadas inapropiadas.

Finalmente voy a citar a un psicoanalísta argentino que en temas del amor sostiene:

“El amor es don, es el regalo de lo que no se tiene, es dar nada, pero dar... Si una enamorada le pregunta al novio si la quiere, es muy diferente que el novio le diga que sí a que le diga que no. La diferencia consiste precisamente en eso, en que parece en que le da o no le da esa nada. Esa nada que ella pide, porque no le pide nada más. No le pide plata, no le pide regalos, por ahora. Incluso cuando le pida esas otras cosas va a ser mucho más aliviado para él si también tiende a interpretarlas en términos de que lo que le esta pidiendo es amor; evitará así meterse en una serie de gastos que le van a traer complicaciones”. 1. 

Referencias:

G. Lombardi, El síntoma y el acto, edit. Atuel, pág.37.


GABRIEL O. ALVAREZ. PSICOANALISTA

Mail: psigoalvar@yahoo.com.ar
Sitio en Internet: http://www.elalmanaque.com/psicologia/
Desde ya muchas gracias y hasta la próxima.

Indice

EL ALMANAQUE   PSICOLOGÍA - PSICOANÁLISIS

EL ALMANAQUE   PSICOLOGÍA - PSICOANÁLISIS

EL ALMANAQUE   PSICOLOGÍA - PSICOANÁLISIS

EL ALMANAQUE   PSICOLOGÍA - PSICOANÁLISIS