PSICOANÁLISIS  
Embarazo. Un hijo. Ser madre. Ser padre. Y un deseo de ser.



“Por ese rumbo una iguana
montaña adentro de la Segovia
se oyó una resplandor extraño
como una aurora de medianoche
los maizales se prendieron
los quiebraplatas se estremecieron

...

La gente para mirarlo
se arrejuntaron en un molote”.
CHAVELA VARGAS




TENER un hijo. NO TENER un hijo.
Un hijo que se nos nace. Madre. Padre. Responsabilidades del ser.
Un hijo que no se nos nace. Madre . Padre. Quien duela de no ser madre o padre. Un duelo es dolor ético. Bienvenido lo ético que desee expresarse.
Un hijo que nace. SER madre. SER padre. TENER ese hijo implica un pasar de SER a HACER.
NO SER madre. NO SER padre. NO TENER un hijo implica un duelo a hacer.
Algunos TIENEN y jamás llegan a SER. Algunos TIENEN y paren un nuevo SER.
Otros NO TIENEN y llegan a SER. Otros NO TIENEN y reemplazan ese NO TENER un hijo, por bienes del mercado de consumo.
Están los que TIENEN y no desean SER. Están los que no son y no se atreven a tener lo que les corresponde.
EL TENER Y EL SER.
Padres y madres que esperan a ese hijo, que quieren SER padres. 
Hijos que se presentan inesperadamente.
Vicisitudes de tener un hijo.
Hijo deseado. Hijo no deseado.
Ese DESEO puede SER enfermedad.
Un amor y lo otro. Hijo deseado – Hijo no deseado.
Si ese hijo no es deseado se plantearan cuestiones que ahondarán hondo, en lo mas entrañable de esos seres. Lo hondo y en el fondo.
Cuando el hijo es deseado se estremecen hasta las montañas. El tener un hijo se conjuga con un deseo de ser padre o madre. Allí el deseo de ser padre o madre, NO TIENE que ver con lo biológico. En el adoptar hay cosas hermosísimas. Ya hablamos de Ello hace un tiempo, en un artículo que se llamaba: “La adopción como opción”. 
Sobre aquel que viene y es bienvenido por sus padres: En la actualidad se estila que el padre este presente en el momento del parto. El papá esta justito allí desde donde va a venir el nuevo. Toda una conmoción, se lo imaginaba, la cara, la boca, el pelo. Y nunca ese niñito es todo lo que imaginábamos. Claro, él, ese sujeto que nace, desde un comienzo desea ser él.
Ese bebe tiene ese algo de su madre, y eso otro del padre.
Vendrán los parientes, cada uno hará su propio bloque.
Se parece mas a la mamá dirán los parientes de la madre.
Miren esos ojos son los del padre, y esa pera es de la familia, dirá la familia del padre.
Y allí se empiezan a revolver fotos de parientes bebes para justificar la apariencia del nuevo. Tironeos. ¿A quien se parece mas?. Allí parecería que el parecer, ya siendo padecer, da cierta autoridad sobre ese nuevo sujeto.
A veces la cosa se invierte, y los parientes de una parte intentan ver en el bebe características físicas de la otra parte. –Y si, se parece a la madre, dice la madre del padre, mira esos ojos tan grandes y lindos, son los de la madre.
Así se comienza a decir cosas del sujeto que nace sin que él brinde opinión al respecto.
Hermoso don ese que tenemos los seres humanos de precipitar, con palabras y frases, a la cultura del lenguaje a ese pequeño ser que nace.
Se puede decir cualquier cosa total el bebe no entiende, piensan algunos. Lamento informarles que un día lo hará. Un bebe comprende, aun si todavía no domina el lenguaje. Solo los adultos creen dominar el lenguaje, hasta que un día dicen mas de la cuenta, y allí el lenguaje pasa a dominarlos a ellos.
Así el nacimiento de un hijo trae aparejado un pasar a ser.
EN OCASIONES ESO ENFERMA, aun antes de que ese hijo nazca. Posiblemente al tiempo de enterarse que van a ser padre o madre..
Padres que comienzan a padecer dolores de cabeza a los pocos meses del embarazo de su pareja.
Madres que al poco de embarazadas necesitan ser mas queridas.
Así ese SER a nacer. Pasa a modificar nuestro SER.
En otro momento seguiremos hablando sobre: ¿en que consiste la consulta de padres y madres en tiempos de embarazo?. 
Por hoy dejamos acá. Hay tantas fascinantes cuestiones que se le plantearan a esos padres, lo que se quiere de ese hijo y lo que el quiere de su vida. El ser padres y madres es todo un aprendizaje. Se trata de facilitarle al hijo sus elecciones.
De cuando el tener y el no tener apuntan al ser del cambio:
Un hijo será lo que su deseo le indique, o no será nada. Experiencias al respecto:
Madres que se hacen a la vida en el momento donde el ser madre implica un cambio en su forma de pensar, comprendiendo que un hijo es deseo. Y comienzan a transformarse a partir de ese deseo de su hijo. No de su deseo de madre, sino a partir del deseo de su hijo. De allí nacen “Las madres de plaza de Mayo”. Paridas por el deseo de sus hijos. Ellas saben del amor al que se pare, aun sin ser paridos por ellas. Porque esos hijos simultáneamente fueron paridos desde Otro AMOR. 
El homenaje a esas madres: porque supieron hacer de su perdida una lucha. Luchan por el deseo de sus hijos.
Y a esos padres que siempre cuidaron a sus hijos, mas que en el momento preciso, aquel donde la vida linda convoca, respetan la convicción de sus amados.
La vida y los que entregan su vida por la vida.
Ser hijo.
Ser madre.
Ser padre.
Espacios diferentes.
¿Y que podemos decir de los espacios?.
Cada quien busca el suyo.
Buscar espacios.
Búsquedas. No dejemos de buscar.


 


GABRIEL O. ALVAREZ. PSICOANALISTA

Teléfonos: 420445 o 437285.
Mail: psigoalvar@yahoo.com.ar
Sitio en Internet: http://www.elalmanaque.com/psicologia/
Desde ya muchas gracias y hasta la próxima.

Indice