PSICOANÁLISIS  La oveja negra 

“Para poder llegar, 

para poder llegar a tus oídos

necesito cantar.

Mover el aire que al sonido.
...

Saber que alguien escucha”.

Café Tacuba.

 Lo despectivo. Lo ético. Lo introspectivo.

Ser la oveja negra parecería ser lo distinto que introduce diferencias.

Los que se adaptan a la corriente imperante, ovejas blancas. Y los que padecen un sufrir porque no se adaptan, las ovejas negras.

Inadaptados al sufrir: ovejas negras.

Prestando orejas a aquellos que no se adaptan al sufrir imperante en sus vida es como nace la escucha psicoanalítica. No para ser un nuevo amo imperante que recomiende, que ordene lo que ese sujeto debe hacer para “ser” una oveja del rebaño, sino cediendo una escucha, una oreja siempre abierta.

Ovejas blancas que siguen al rebaño. Ovejas negras que se diferencian del rebaño.

Todos somos diferentes.

Un psicoanalísta escucha a ovejas negras, las que se diferencian del rebaño.

Las del rebaño, las blancas, blanquean sus manchas negras, para no diferenciarse. Ellas necesitan un Amo que les ordene lo que deben hacer para ser todas igualitas de blancas.

Extremos: lo blanco y lo negro.

En ajedrez las fichas blancas mueven primero, lo que no significa ganar el partido.

La creencia dicta en forma imperante que se puede ser totalmente negro o totalmente blanco. Xenofobia que no tiene en cuenta los matices.

Nadie es totalmente blanco o totalmente negro. Siempre habrá alguien menos negro, u otro mas blanco.

Recuerdo a un morocho que en Bolivia le decía negro a otro, y la diferencia era imperceptible.

El color, la visualización de los colores confunde, en las creencias prefabricadas parecería que todo pasa por una visión.

Por suerte somos seres de la cultura, de la palabra, la visión debería resignarse a la escucha.

Pero en los tiempos de la segregación y del avance de la incultura, lo visual toma la iniciativa. Los mas media, inculcan la imagen mediática como forma de entender la realidad.

Nadie escucha a las victimas, solo se ven cuerpos destrozados y esparcidos, secuestrados y torturados.

Un psicoanalísta escucha para poder llegar hasta lo que te pasa.

Recuerdo alguien que decía:

“quiero hacerte un regalo viejo

desempolvemos algo,

las pasiones lejanas,

algo de aquellos sueños sin ventana”.

Ovejas negras que hacen síntoma en lo todo parejito.

Ovejas negras que no están de moda.

Ovejas negras que por ser distintas arremeten contra el desamor.

Ovejas negras que des-hacen soledades.

Si uno recorre el sur argentino encuentra muchas ovejas. La mayoría son blancas. Muchas ovejas blancas de rebaño. Ovejas negras hay pocas, mas cuando una aparece seguro habrá re-vuelo, y del bueno.

El psicoanálisis es un arte que versa y trata el síntoma. Un oreja abierta al: “dime lo que te pasa”. No para hacer de una oveja negra un cambio genético que la convierta en oveja blanca. Un psicoanálisis respeta la diferencia. Es mas, es lo diferente. Así nació el psicoanalísta, como la oveja negra de la medicina.

Bienvenidas entonces a todas esas pocas ovejas negras que se atreven a decir, aun en voz baja.



GABRIEL O. ALVAREZ. PSICOANALISTA

Teléfonos: 420445 o 437285.
Mail: psigoalvar@yahoo.com.ar
Sitio en Internet: http://www.elalmanaque.com/psicologia/
Desde ya muchas gracias y hasta la próxima.

Indice

EL ALMANAQUE   PSICOLOGÍA - PSICOANÁLISIS

EL ALMANAQUE   PSICOLOGÍA - PSICOANÁLISIS

EL ALMANAQUE   PSICOLOGÍA - PSICOANÁLISIS

EL ALMANAQUE   PSICOLOGÍA - PSICOANÁLISIS