PSICOANÁLISIS  

IDENTIDAD: DESESPERANDO ALEGRIAS

 

Vamos a bailar
para cambiar esta suerte
si sabemos gambetear 
para ahuyentar la muerte
...

Si he de morir
no quiero como la oveja
que cuando no da mas lana
el amo la degüella.

B. Vergarabat.


Una identidad es un nombre propio. La identidad es el principio de todas las cosas.
Un principio no es fin. Un principio es un punto de partida. Sin punto de partida no hay principios. Una identidad es el principio fundamental de toda ley.
Una identidad puede ser una casa, mas si no es propia.
Una identidad es un arbolito genealógico, aun si es breve.
UNA IDENTIDAD JAMÁS PODRÁ SER SOSTENIDA DESDE UNA MENTIRA. PENSÉMOSLO. Son tiempos donde la mentira esta acorralada, y a dios gracias que la hallamos acorralado, pero intenta esconderse para seguir ocultando tanta identidad y verdad.
Una identidad puede ser un abrazo y algunos aromas.
Una identidad suele ser algo como un beso a escondidas.
Una identidad es como un mundo. Una identidad no se elogia, se comparte a baldazos de secretos.
Una identidad es lo que nos nombra.
Una identidad es un: ¿mis padres me desearon, cuales eran sus deseos?. 
Vida como gambeta. 
No todos serán goleadores.
Gambetearle a la vida es intentar una jugada, aunque sea la última.
Hay ideas traidoras que te acechan. Las de darte por vencido, las de tranzar con ese enemigo intimo que te acecha.
Identidad – Dignidad.
Intento de levantar el animo al final del partido, y cuando se va perdiendo por goleada.
Días agrios no queridos, pero que están para acompañar este vivir. La vida se ofrece, pero jamás en bandeja. Vida breve.
Y hoy te preguntas: ¿Por qué me abandonó si le quería?.
Carreras que se pierden por andar soñando, por cortarse solo a lo lejos, pidiendo auxilio en lo inhóspito.
Una ventana carnada, que con un anzuelo de nada, te denuncia sin quererlo, entre sombras.
O como dice un tango moderno: ¿Por qué pinto un rumor oscuro por acá?.
Persianitas de ojos desvelados. 
El que se cambia un nombre ponzoñoso por amor o el que vende su ser para no perder. El que cambia su identidad para poder seguir y el que sigue cambiando sin olvidar. 
Identidad sin soledad.
Los que se van y los que se nos van. Los que se quedan y los que quedamos.
Identidad sin soledad. La identidad se desintegra y llora su amor de tristeza cuando no encuentra otro cuerpo donde apoyarse.
Y una soledad que no espera y te desespera.
Identidad, memoria y olvido.
Los que nada quieren acordarse de aquel pasado de carnaval a baldazos en el barrio y sin respeto. Cuando no se cerraba con llave la puerta de calle.
Olvido: Aquellos que del presente hacen suelo infértil, sin identidad ni memoria.
De ser el granero del mundo pasamos a ser reserva de recursos naturales del amo de turno.
Sujetos diseminados.
Identidad y responsabilidad.
¿Ser en agonía?. Un nombre propio es el ser. Identidad que se le ha suprimido por secuestro a seres humanos indefensos. Hay responsables. Siempre habrá identidad si hay deseo de saber.
La supresión de la identidad es un mal tan grave que daña a generaciones, todavía no ha sido evaluado hasta donde llegan sus consecuencias. Aprendemos día a día, mas los estragos son REALmente tremendos.
En rescate de un futuro y a toda prisa.
Destornillando cajones de sueños dormidos. Despertando - Desesperando alegrías. 

 


GABRIEL O. ALVAREZ. PSICOANALISTA

Mail: psigoalvar@yahoo.com.ar
Sitio en Internet: http://www.elalmanaque.com/psicologia/
Desde ya muchas gracias y hasta la próxima.

Indice

EL ALMANAQUE   PSICOLOGÍA - PSICOANÁLISIS

EL ALMANAQUE   PSICOLOGÍA - PSICOANÁLISIS

EL ALMANAQUE   PSICOLOGÍA - PSICOANÁLISIS

EL ALMANAQUE   PSICOLOGÍA - PSICOANÁLISIS