PSICOANÁLISIS  Rompiendo la costumbre de lagrimear

“Hay que matar esa nube

 con una gran tempestad

para romper la costumbre,

gaviota, de lagrimear.

...

para que lluevan auroras

sobre mi tierra y tu mar”.

JULIO HUASI

Nube lagrima que hoy empaña tus ojos. Nube que no deja ver un “mas allá” de tu sufrir.

Pupilas atadas a un sufrir sin libertad. Sujetos que sienten que se les ha robado su dignidad, naufragando en la orilla. Se cae el todo en pedazos.

Puñales clavados que ya no duelen, anestesiado para emprender de nuevo un vuelo. Alguien se ha acostumbrado a nublarse su vivir.

Nubes que ocultan deseos. Un sol nublado. Sin aurora, sin espacio cielo.

Auroras que rompen costumbrismos y hacen volar gaviotas.

Tempestades que rompen el circulo vicioso que te mantiene esclavo. Circulo que te hace dar vueltas mil veces sobre lo mismo igual.

Puede pasar que una noticia te haga saber lo real que no querías saber. Noticias inesperadas, que nunca habrías querido saber, y que en la fecha se anuncia con alevosía. Tu voz que estalla y se contiene. Continente de silencio.

Esclavo de un patrón que te ordena lo que su capricho ambiciona. Esclavo sin auroras. Clavo clavado en tu carne al sol que quema. Un cuerpo que duele y tirita en día frió. Rabias. Cargas en el pecho, sin tormenta que limpie la pesadez de una vida sofocada.

Porque cada foco de libertad esperanza de tu sujeto insurgente es sofocado por esas demandas inmemoriales que te asustan con sus castigos. Y sigues creyendo en la mentira que limita tu ansias de liberación. Aquel que levanta la mirada es porque no quiere ver lo que lo rodea. Amos sobran.

No darse por vencido.

Podrá ser un mañana el que te libere, eso no será sino estas dispuesto a dejar caer tus miserias.

Cualquier mañana un cambio te ¿despertara?. Una vieja canción que dice:

“una mattina mi sono alzato ed

ho trovato...”.

Voz que se alza. Voz amiga a escuchar. Voz quejosa, que protesta. Voz que te habita.

Voz que en su queja no dicha te explota. Palabras dichas que no dicen mucho. El sol con su cambio llegará con tu grito, que es un mas allá de lo que intentas decir.

Rota la nube que te oculta el vivir. Deberás combatir en cada sesión por tu liberación, entre cielos y montañas. Una liberación de alegría. De esas ganas de hacer: alegría no es olvido. En la alegría lo que prima no es el placer. Alegría no es en principio placer. La alegría no es el principio del placer.

Aquel que se halla sujetado al principio del placer no deja de ser un esclavo en principio.

Y la antigua melodía que resuena:

“e le genti che passeranno mi

diranno che bel fior”.

Protestas de tu sentir. Pro-testas. Un sentir anterior a la testa. Que no te gane la esclavitud. Que no te gane la resignación. Que no te gane esa testa que repite lo que tanto mal te hace, y te explota.

Un psicoanalísta que impulsa la cura de aquel que sufre:

Un psicoanálisis avanza de a poco, atacando al asalto enemigas posiciones del deseo. Un psicoanálisis es un combate frente a un enemigo represivo. Psicoanalísta que desde su posición combatiente de volcán impulsara un cambio que te ayude a salir de tu guarida. Un psicoanalísta jamás te dirá lo que debes hacer. Un psicoanalísta no es un patrón a seguir. Un psicoanalísta actúa con su deseo,  no con sus demandas, y actúa entre sombras que no tienen riendas, cual vendaval. Él solo sabe de tormentas que estallan como auroras. Impulsa con fuego frió un: “hoy es el tiempo que puede ser mañana”, ante tu deseo que re-quiere: “sopla como el viento la flor de la quebrada”.

Tu soplo es palabra. Levanta tu palabra para que sea escuchada. Hace escuchar tu voz. Murallas que se imponen y no dejan escuchar tu alma.

Hay murallas y murallas. “No todas son iguales”. No todos somos iguales.

Están las murallas que impiden hacer lo que nos haría sentir bien.

Están las murallas que impiden que un amigo nos quiera.

Están las murallas éticas que resguardan el deseo.

Murallas y murallas.

De un lloro que podrá ser flor y no costumbre.

¿Sigues durmiendo?.

¿Por fin decidiste despertarte?. ¿Tienes valor aun para levantarte?.

Levántate en tu decir, y anda por los desfiladeros de tu acción. Acción como un mas allá del decir.


GABRIEL O. ALVAREZ. PSICOANALISTA

Mail: psigoalvar@yahoo.com.ar
Sitio en Internet: http://www.elalmanaque.com/psicologia/
Desde ya muchas gracias y hasta la próxima.

Indice

EL ALMANAQUE   PSICOLOGÍA - PSICOANÁLISIS

EL ALMANAQUE   PSICOLOGÍA - PSICOANÁLISIS

EL ALMANAQUE   PSICOLOGÍA - PSICOANÁLISIS

EL ALMANAQUE   PSICOLOGÍA - PSICOANÁLISIS