click here!

ARTICULOS - POLÍTICA

EL CRÉDITO: FEUDALISMO MODERNO

Todo enfeudamiento tiene como causa o como efecto la concentración de los medios de producción en muy pocas manos. Cuando la concentración se ha producido por conquista o rapiña, el señor de estos bienes necesita sacarles rendimiento, así que se los cede en explotación a los mismos que desposeyó, pero quedándose con la mayor parte del rendimiento. Es lo que se consagró en el código de Alarico como sortes gothorum et tertiae romanorum: dos tercios de los godos (los conquistadores), y un tercio de los romanos (los sometidos). Es la fórmula que más comúnmente ha funcionado en la explotación de las fincas: dos tercios para el propietario, y un tercio para el que la trabaja. De cualquier modo, tenía que mediar un pacto de fidelidad y una fiabilidad objetiva, para que funcionase la fórmula. Fueron los germanos los que inventaron este sistema de explotación; lo practicaban ya con sus esclavos: en vez de estar sobre ellos haciéndolos trabajar, tal como hacían los romanos, preferían marcarles el rendimiento que les tenían que dar de los campos y del ganado. Si les fallaban, se les insubordinaban o les defraudaban, no eran partidarios del castigo, como los romanos, sino de la ejecución. Es obvio que este género de relación evolucionase hacia el feudalismo. Los vasallos eran antiguos esclavos venidos a más. Pero no fue ésta la única fuente. Roma fue dejando tras sí grandes masas de expropiados a los que no sometió a esclavitud. Eran libres, pero no tenían de qué vivir; eran la plebe, algo muy distinto del pueblo. Estando las necesidades de mano de obra cubiertas por los esclavos, poco margen tenían de maniobra. Así que se constituían en clientes de los patricios, y se ponían a su disposición. La fides era el nexo de unión entre unos y otros. El poderoso patricio dotaba de medios de subsistencia a su cliente, asegurándose de este modo su fidelidad y sus servicios, incluido el de las armas. A éstos se unieron pequeños propietarios que preferían estar bajo la protección de un señor poderoso, en especial a efectos de defensa. De protegidos, pasaron todos a la condición de vasallos. Es interesante la evolución de este colectivo, porque fue con sus mismos bienes con los que se construyó el dominio que les oprimía. La misma situación de quien recibe un crédito del dinero que él mismo ha confiado al banco para tenerlo ahí más seguro. Es el colectivo de deudores el que pone en manos de sus acreedores bancarios el dinero con el que van a esclavizarle y explotarle. El banco es el nuevo señor feudal que se vale de los bienes que le confían sus clientes para reducirlos a servidumbre. Frente a la fidelidad que exigía el noble a sus vasallos, está la hipoteca con que se asegura el banquero su crédito; se constituye en propietario automático de los bienes hipotecados en caso de que el deudor no devuelva el dinero prestado. No sólo eso, sino que como en las primitivas hipotecas del tiempo de los romanos, queda el mismo deudor hipotecado, sometido a trabajar para su acreedor en la cuantía del préstamo, hasta tanto no lo haya devuelto con la correspondiente usura. Y al igual que los romanos, puede vender su parte de propiedad sobre el deudor. En realidad, éste se ha convertido en súbdito de su acreedor, con lo que nada tiene que envidiar a los antiguos señores feudales: multitudes de súbditos, es decir de hipotecados, trabajan como ejércitos de esclavos para los banqueros.

EL ALMANAQUE le da hoy un repaso a la palabra y al concepto de hipoteca.

DirecToSpain: Destination management company spain.
Benabola Hotel & Apartments: Hotel in Puerto Banus.
Costamueble, Tu tienda de Muebles Online: Costamueble.
Club Hípico Samuel Oliva: Club Hípico fuengirola.