click here!

ARTICULOS - POLÍTICA

LA LEY DE LAS AFINIDADES

¡Para qué nos vamos a engañar! Cada oveja, con su pareja. El nacionalismo es democrático y defiende la pluralidad política sólo provisionalmente, durante su minoría política. Pero en cuanto crece y se hace fuerte, se convierte en opción única: verdad única, cultura única, lengua única, partido único, etnia única. La única opción es la unidad, la negación de la pluralidad, es decir el totalitarismo. En cuanto los partidos nacionalistas del país Vasco han atisbado la posibilidad de la victoria nacionalista de la mano de Eta, no han dudado ni un momento en darse todos la mano. Y al tiempo que celebran de puertas adentro esta nueva situación política como la aurora de la construcción nacional (el eufemismo de la independencia), niegan esto mismo con todas sus fuerzas de puertas afuera, porque la táctica que les ha dado mejores resultados hasta ahora ha sido la de aparecer como lobos con piel de cordero, es decir como totalitarios con piel de demócratas. En la estrategia nacionalista se han acabado ya las elecciones en que puedan ganar los otros, los que siendo de fuera pretenden ilegítimamente gozar de poder político en la patria vasca. Ya no vuelve a haber elecciones si no hay antes un nuevo censo en el que se niegue el derecho de voto a los de fuera, a no ser que abjuren de la democracia y juren los principios del nuevo movimiento nacional. Es absurdo pensar que cuando se le ofrece a un partido nacionalista una opción de totalitarismo al alcance de la mano, la rechace por considerar que la democracia (es decir el compartir el poder en su tierra con los que no piensan en nacionalista) es un valor más alto. No sólo es absurdo, sino también ocioso pensar esto. De ahí que sea una pérdida de tiempo discutir con ellos acerca de su condición de demócratas. ¡Claro que lo son!, como lo eran los mismísimos inventores de la democracia, los griegos, a los que nunca se les pasó por las mientes conceder derechos políticos a los metecos ni menos a los esclavos. Si todo su afán es salirse del marco de la Constitución extranjera en que les encerraron a la fuerza los opresores de la libertad del pueblo vasco, ¿a qué viene invocar esa Constitución opresora precisamente para reivindicar los derechos políticos de los opresores? Eso es absurdo, es un diálogo de sordos. Lo mismo que ir a plantearles cuestiones de derechos humanos de los que están en su tierra por derecho de conquista. En el Euskadi que empieza a amanecer, para los de fuera como mucho las sobras. Sus derechos humanos serán atendidos y respetados en tanto no vayan en detrimento de los derechos humanos de los vascos, que es lo que como políticos vascos responsables les incumbe. ¿Acaso se preocupa el estado español de los derechos humanos de los que vienen en las pateras a meterse a la fuerza en su territorio? ¿Es que se celebran en España grandes duelos y funerales y manifestaciones por los que caen víctimas de la defensa que hace España de sus fronteras frente a esos invasores que al fin y al cabo no vienen a buscar poder, sino tan sólo trabajo? Si España no llora a esos muertos porque no son suyos (y bastaría que en vez de patrulleras para impedirles el paso les pusiera embarcaciones de la Cruz Roja para que no hubiera muertos), ¿por qué razón tendría que llorar Euskadi unos muertos que no son suyos, y que encima son los de aquellos que se interponen en su camino hacia la libertad? Lo que realmente les importa a los nacionalistas coherentes es la libertad, que ya la tienen al alcance de la mano.

EL ALMANAQUE examina hoy la palabra coherencia, parienta de cohesión.

DirecToSpain: Destination management company spain.
Benabola Hotel & Apartments: Hotel in Puerto Banus.
Costamueble, Tu tienda de Muebles Online: Costamueble.
Club Hípico Samuel Oliva: Club Hípico fuengirola.