No te fíes de esa frase tan chistosa que define al pesimista como un optimista bien informado. El pesimismo, además de distorsionar la información, para lo único que sirve es para fastidiar. Para fastidiarse un@ mism@ y para fastidiar a l@s demás.
Es curioso, en la realidad sí que existe el término medio, que afortunadamente es el que más abunda; pero en el lenguaje nos falta la palabra para expresarlo. De todas maneras, si has de pecar de algo, peca de optimismo.
EL ALMANAQUE está apuntado al optimismo a piñón fijo. Aficiónate e él. Si luego vienen mal dadas, nadie podrá quitarte lo bailado

.

Volver al almanaque