ISABEL

ELISABET

Nombre hebreo que significa "el juramento de Dios", que evoca por tanto la idea de fidelidad y firmeza.

Isabel es la madre de San Juan Bautista, considerado después de Jesús y María, la figura más importante de nuestro santoral (su fiesta se celebra en el solsticio de verano y la de Jesús en el de invierno). Eso explica que junto con el de María haya sido y siga siendo uno de los nombres de mujer con más solera.

Cuatro santas más relaciona la Enciclopedia Espasa con este nombre, de las cuales son dignísimas de mención Santa Isabel Reina de Hungría Y Santa Isabel Reina de Portugal. Ambas se distinguieron por su capacidad conciliadora y por su firmeza.

Además de estas reinas santas menciona la Espasa más de treinta reinas más, entre las que cabe destacar Isabel la Católica (I) e Isabel II. De la primera hay que decir que a ella se debe la unificación de España, incluida la conquista de Granada, el último reino árabe en la península, y a ella se debe también en gran parte que el descubrimiento de América fuese obra de España. En cuanto a Isabel II, madre de Alfonso XII (bisabuelo del rey don Juan Carlos), pagó muy cara (no sólo ella, sino también España) la defensa de sus derechos dinásticos, cuestionados primero, y menospreciado después, sólo por el hecho de ser mujer.

Últimamente ha proliferado la forma compuesta María Isabel, que a su vez ha dado lugar a las abreviaciones Marisa y Maribel.

Grandes pintores han representado en sus cuadros a las santas y reinas llamadas Isabel; por ello la iconografía de que pueden disponer las mujeres que llevan este hermoso y prestigioso nombre es ilimitada, de manera que se les pone muy fácil elegir una figura y un rostro con que identificarse.