Entre los temas domésticos que más nos silvan estos días en los oídos, y ya hasta Navidad, están los exámenes y las notas. Buen tema para dedicarle un poco de atención en el día de la Luna. Las casas están revueltas, los espejos empañados, los días vueltos del revés y la habitual alegría de vivir de los estudiantes, trocada en caras circunspectas, en anticipo de turbios presagios.

No nos asustemos demasiado; es un ritual quasiagrado que es inherente al oficio de estudiante. No hacer todo eso sería perder el oficio y el beneficio. Y sobre todo, no seamos irrespetuos@s con ese sagrado ritual y con quienes lo practican. Más nos vale que adoren a ídolos que no que sean descreíd@s.

EL ALMANAQUE te ayudará a entenderlo y a sobrellevarlo. De momento, para abrir boca, te explica qué quiere decir de verdad de verdad "estudiar".

Volver al almanaque