SALMO 104

HIMNO A JAHVÉ CREADOR

Desde vuestro palacio regáis las montañas,
saciáis la tierra de lluvias del cielo,
hacéis crecer los prados para las bestias
que trabajan al servicio del hombre.
Y él saca el pan de la tierra
y el vino que alegra el corazón,
el aceite que le unge la frente
i el pan que le renueva las fuerzas.
Los árboles más altos están repletos,
los cedros del líbano que él plantó.
En él anidan los pájaros,
y encima de todo la cigüeña.
Los gamos van por la alta montaña
y los tejones se refugian en los roquedales.
La luna que habéis creado marca las fiestas,
el sol conoce el lugar donde ha de ponerse.
Cuando extendéis la oscuridad, se hace de noche,
y rondan todas las bestias de la selva ;
los leones rugen en pos de su presa,
reclamando a Dios su alimento.
Cuando hacéis salir el sol se retiran
y se acuestan en sus guaridas.
Y el hombre se va a su trabajo,
a su tarea hasta el atardecer.
¡Cuán diversas son, Señor, vuestras obras!,
todas las habéis hecho con sabiduría.
La tierra está llena de vuestras criaturas.